Medios sin violencia de género
Periodistas piden un protocolo y licencia en casos de violencia y acoso
Las trabajadoras de prensa sufren la vulneración de los derechos que tienen como mujeres pero también el derecho a la libertad de expresión. 
Imagen: Flor Bustamante Arias

A través de un video, periodistas salteñas, presentaron los resultados de una encuesta que se realizó a periodistas de todo el país. Si bien el estudio solo responde a 150 encuestadas, la vocal titular y secretaria de Género del Sindicato de Prensa de Salta (Siprensal), Silvia Noviasky, dijo que “da el puntapié” para empezar a ver el estado de vulnerabilidad  en que desarrollan su labor las trabajadoras de prensa y comunicadoras.

“Se registraron cinco denuncias de abuso sexual ocurridas dentro de los medios”, se destaca en el video en las voces de las periodistas Analía Lía Parodi, Melina Sola, Graciela Quipildor, Marianela Pereyra, Nora Figueroa, Itatí Carrique, Lola Plaza, Maira López, Daniela Gutiérrez, Laura Urbano, Silvia Noviasky, Mónica Arroyo, Jimena Granados, Florencia Heredia y Nora Morales González.

La pieza audiovisual realizada por la productora feminista Patas Flacas subraya que más de la mitad de las periodistas dijo haber sufrido acoso sexual. Además, el 80 % denunció haber sufrido abuso de poder, casi el 90 % sufrió maltrato y el 80 % dijo no tener ámbitos dentro de los medios para tratar estas problemáticas.

Este video, por primera vez, el Sindicato de Prensa de Salta participó oficialmente de la marcha en el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Noviasky adelantó que desde la Federación Argentina de Trabajadores de la Prensa, elaborarán un estudio con más profundidad en cada una de las provincias. “Vamos a trabajar fuertemente en los medios. Se han denunciado cinco casos de abuso sexual dentro de los medios, eso nos da la pauta de que la problemática puede ser muy grande”, sostuvo. Y anticipó: "En Salta vemos que los números nos pueden dar muy negativos. Al ser una provincia que lidera la tasa de femicidios, nos coloca seguro en un lugar de vulneración a las mujeres comunicadoras”. 

“Lo que nosotras queremos es que haya un protocolo en los medios”, informó. Explicó que ni en las empresas de comunicación más grandes de Salta existe una forma de tratamiento adecuado ante casos de violencia de género. “Nadie sabe qué hacer”, indicó. Para Noviasky, la elaboración de un protocolo de manera conjunta entre propietarios y periodistas, permitirá que afrontar estos hechos de una mejor manera, y también prevenirlos. 

Las periodistas también destacaron la necesidad de una ley nacional que contemple las licencias en casos de violencia de género.

La dificultad de comunicar la violencia

Noviasky fue la única encuestada por Salta y señaló que la situación de las periodistas es “irónica” porque nunca se habla de los casos de abuso y acoso. “Damos una noticia de la que también somos parte”, lo que ocasiona que se presente “una situación medio extraña” porque “nunca nos visibilizamos”.

“Hablando con compañeras y desde la experiencia propia, una sabe que hay violencia desde el momento en que tu compañero cobra más o te vulnere con un comentario machista o quien lo haga sea un mismo entrevistado”, describió.

La periodista tuvo dos situaciones violentas con entrevistados políticos. “Supuestamente son amigos de la casa (del medio) y una no sabe qué hacer. Se siente mal por tener que poner un freno por el miedo a perder el trabajo”, relató.

Comunicó que la encuesta nacional también sirvió a los fines de saber desde donde vienen los abusos y acosos. En primer lugar y con gran mayoría se encuentran los propioso compañeros de trabajo, pero, en segundo lugar, están los entrevistados. “Nosotras estamos todo el tiempo expuestas" porque se está en un contacto permanente con otras personas, señaló. 

Para Noviasky, la situación de violencia hacia las periodistas es una doble vulneración de derechos. El primero, tiene que ver con los derechos de las mujeres y el segundo, con el ejercicio del derecho a la libertad de expresión. Dijo que cuando se sufren estas situaciones dentro del ámbito laboral, “después hay que comunicar”.

Añadió que existen “jefes que vulneran los derechos” al intentar callar los hechos por resguardo al medio o a los entrevistados. “Se nos vulnera el derecho de la libertad de expresión”, subrayó. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ