Fue el artífice del reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández
Juan Cabandié, ministro Ambiente y Desarrollo Sustentable
Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández.Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández.Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández.Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández.Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández.
Cabandié fue quien tendió puentes, junto a Máximo Kirchner, para el reencuentro entre Cristina y Alberto Fernández. 

Nacido en la Escuela de Mecánica de la Armada durante la última dictadura militar, Juan Cabadié es un diputado porteño que ingresó a la política de la mano de Néstor Kirchner en 2005, cuando empezó a coordinar el Consejo Federal de Juventud. Referente de la Cámpora, activista por los Derechos Humanos y flamantemente anunciado ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Cabandié fue, junto a Máximo Kirchner, uno de los principales armadores del reencuentro entre Alberto Fernández y Cristina, luego de años de distanciamiento. 

Hijo de Alicia Alfonsín y Damián Cabandié, adolescentes militantes de la Juventud Peronista que desaparecieron en 1977, la vida de Cabandié se transformó cuando, a los 25 años, recuperó su identidad. Fue el nieto recuperado número 77 por Abuelas de Plaza de Mayo y llegó a inspirar la famosa canción de León Gieco "Yo soy Juan": "Yo soy Juan, el último aparecido. Soy el hijo de la sangre, me puse sólo el alma adentro mío". Su apropiador, el ex policía Luis Falco, fue condenado a 18 años de prisión por los delitos de apropiación de menores y supresión de identidad.

El 24 de marzo del 2004, unos meses después de haber recuperado su identidad, el entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, lo invitó a participar del acto de apertura del Espacio de Memoria en la ex Esma. Así fue cómo Cabandié, que ya había militado en organizaciones populares, se acercó al kirchnerismo y comenzó su actividad política. Titular de la Secretaría de Juventud y secretario de Derechos Humanos del PJ, legislador de la Ciudad de Buenos Aires por el Frente de Todos y, luego, diputado nacional de la ciudad, fue escalando posiciones dentro de la estructura partidaria, a la vez que estrechó lazos con el matrimonio presidencial. En más de una ocasión, declaró que Néstor fue "como un padre" para él, a la vez que siempre se mostró muy unido con la ex presidenta, quien ha demostrado sentir un cariño especial hacia él. 

Fue esta cercanía la que le permitió, en 2016, iniciar conversaciones con el ex jefe de Gabinete, distanciado de desde hacía varios años. La idea, según cuenta Cabandié, fue del fundador de La Cámpora, Máximo Kirchner. El primer encuentro se organizó en la casa de Juan, en donde conversaron durante horas (y, finalmente, no dejaron de hacerlo hasta la actualidad). Sin embargo, fue recién luego de la derrota en las elecciones legislativas del 2017 que el diputado le propuso a Alberto que se reuniera con Cristina. Fernández aceptó, Cabandié fue al Instituto Patria y se lo propuso a la ex presidenta. Cristina, luego de dudarlo, aceptó y así fue como comenzaron los preparativos para el encuentro que finalizaría en la fórmula presidencial que ganaría las elecciones el 27 de octubre. 

Luego de 15 años al lado de les Kirchner y de haber posibilitado el reencuentro entre el presidente y vicepresidenta entrantes, Juan Cabandié estará a cargo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (que, como primera medida, elevará el rango de la Secretaría al de Ministerio). Según las palabras del propio Alberto Fernández durante el acto de presentación de los miembros del gabinete, Cabandié (41 años) forma parte de "la nueva generación" que, frente la emergencia climática internacional, "va a ocuparse de lo importante y no va a necesitar disfrazarse de árbol". Este último comentario hace referencia a la gestión de Sergio Bergman en la Secretaría de Ambiente, un área que se encuentra virtualmente paralizada. En efecto, los acontecimientos más rememorables de la administración de Bergman fueron dos: cuando se disfrazó de planta durante la inauguración del Festival de Cine Ambiental y cuando, frente a la amenaza de los incendios forestales que suceden cada verano, declaró que "lo más útil que podemos hacer es rezar"

Informe: María Cafferata

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ