Represión, detenciones y denuncias de torturas por parte de la policía provincial
Asambleístas de Chubut en defensa de la ley que prohíbe la megaminería

Tres días de tensión en la Legislatura de Chubut, ante los fuertes rumores de la votación sobre tablas de una norma que borrará la Ley 5001, que prohíbe la minería a cielo abierto y el uso de cianuro en la provincia desde 2003, finalizaron con represión, detenciones y denuncias por tortura por parte de la Policía provincial contra los asambleístas autoconvocados contra la megaminería. Las asambleas ciudadanas de la costa y la cordillera chubutense marcharon para repudiar lo ocurrido. 

"Las compañeras denuncian que les taparon la cara para que no vieran lo que sucedía en la comisaría", "me dijeron que me iban a matar y que iba a ser el segundo Maldonado", fueron algunos de los testimonios de los asambleístas tras su liberación. Los detenidos fueron seis. Tres mujeres asambleístas fueron liberados en la madrugada, mientras que los tres varones permanecieron detenidos hasta la mañana del viernes.  

La represión ocurrió en la puerta de la Legislatura, cuando los asambleístas intentaron interceptar a los legisladores, que habían levantado la sesión legislativa, en la que no se llegó a poner a debate ninguna modificación sobre la prohibición de la minería, pero sí se votó una Ley de Ministerios, en la que se incorporaba el ministerio de Hidrocarburos y Minería. Ese intento también fue descartado por el reclamo de los asambleístas, pero "el articulado original incluye los términos para la Minería, incluida la de uranio", denunció la Asamblea en Defensa del Territorio, una de las tantas convocadas en la capital provincial.  

"Las versiones son concretas, quieren avanzar con la megaminería y querían que pague el costo el cuerpo de legisladores saliente. La denominación del ministerio como "Hidrocarburos y Mineria" es porque quieren darle un marco institucional para después inciar la zonificación y avanzar con la apertura de los proyectos", denunció a PáginaI12 Pablo Lada, referente del Movimiento Antinuclear de Chubut. 

La presión por derogar la Ley 5001 fue una constante del gobierno de Mauricio Macri desde el fallecimiento del gobernador Mario Das Neves. La crisis económica de la provincia fue utilizado como carte de negociación por el gobierno de Cambiemos.

Las versiones sobre un proyecto de 70 artículos para habilitar la megaminería creció fuerte entre las asambleas que se congregaron en Rawson para estar presentes en las últimas dos sesiones del año. En la del martes pasado confirmaron que el proyecto existía y estaba en manos del legislador Alfredo Di Fillipo, uno de los representantes que en octubre de 2018 recibió la orden directa de Macri, en una reunión en Olivos, para que la megaminería sea nuevamente habilitada en Chubut. 

Desde entonces, la tensión comenzó a crecer. Los asambleistas de la costa y la cordillera se acercaron a la capital provincial, rodearon la Legislatura, mantuvieron guardias hasta ayer a la medianoche, cuando solo se avanzó con la Ley de Ministerios. 

La tensión terminó en represión, detenciones y denuncias de tortura. "Al margen de permanecer más de cinco horas detenidas e incomunicadas, las compañeras denuncian que les taparon la cara para que no vieran lo que sucedía en la comisaría, pero sí pudieron escuchar cómo golpearon a sus compañeros a quienes incluso encerraron con un perro en el calabozo", denunciaron los asambleístas en las redes. 

Les asambleístas detenidos fueron Fabiana Cartolano, Jairo Epulef, Noelia Silva, Leonardo Silva, Roberta Gogorza y Juan Salvador. Las mujeres fueron liberadas en la madrugada y los hombres en la mañana del viernes, cuando declararon en los tribunales de Rawson, acusados de agredir a la Policía. 

"Jamás le pegué una patada a un comisario en la cara", desmintió Salvador las acusaciones en su contra al declarar en los tribunales de Rawson y describió los maltratos que recibió: "Me anestesiaron las manos, me inyectaron para que no tenga dolores. Me dijeron que me iban a matar y que iba a ser el segundo Maldonado".

En la tarde del viernes, las asambleas de Chubut salieron de nuevo a las calles --como ocurre cada 4 de octubre contra la megaminería-- para repudiar la represión y los artículos de la Ley de Ministerios que contemplan la explotación minera a gran escala. 

"Es un tema muy sensible para la sociedad de Chubut. Llevamos 16 años debatiéndolo y pretendía modificarlo por abajo de la mesa, pero hay un 80 por ciento de la población que lo rechaza", señaló Lada y alertó que antes de fin de año hay convocadas otras dos sesiones extraordinarias. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ