María Eugenia Vidal modifica la estructura de su gabinete

Cambio para las elecciones

La gobernadora recreará la Jefatura de Gabinete y pondrá allí con amplias atribuciones a Federico Salvai, su colaborador de mayor confianza. Joaquín de la Torre irá a Gobierno para manejar la relación con los intendentes peronistas.
Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder.Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder.Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder.Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder.Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder.
Vidal junto a Salvai, su colaborador de mayor confianza, al que le dará más poder. 

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal decidió dar marcha atrás con los cambios que realizó al organigrama del Ejecutivo provincial no bien asumió y volverá a la estructura administrativa que encontró al llegar a su cargo. Vidal creará otra vez la Jefatura de Gabinete que desmanteló en diciembre pasado y ubicará allí al actual ministro de Gobierno, Federico Salvai, con muchas más atribuciones. A Gobierno irá el ex intendente massista de San Miguel Joaquín de la Torre, quien hace dos meses asumió en el Ministerio de la Producción donde por ahora no hay reemplazante. El actual ministro de Coordinación y Gestión, Roberto Gigante, se hará cargo del Ministerio de Infraestructura, ante el alejamiento de Edgardo Cenzón, quien había anticipado que dejaría la gestión por razones personales. 
Las modificaciones en la estructura del gabinete y los cambios de funcionarios fueron confirmados desde la gobernación bonaerense pero se harán efectivas el mes próximo. Antes, la Legislatura provincial deberá aprobar la nueva modificación a la ley de ministerios que gire Vidal en las próximas semanas en medio de una complicada discusión por el Presupuesto 2017, en el cual hay carteras que no tienen recursos asignados. La gobernadora resolvería ese tema con las amplias atribuciones que tiene para la reasignación de partidas. 
La recreación de la Jefatura de Gabinete, que la propia Vidal había eliminado, le dará oxigeno a la gobernadora en la tarea diaria de gobierno en medio de un año electoral en el que la renovación de cargos legislativos pondrá prueba su gestión. Allí irá uno de sus hombres de extrema confianza: Federico Salvai, quien dejará la cartera de Gobierno para asumir una cargo con muchas más atribuciones y poder de decisión.  
El puesto que dejará vacante Salvai será ocupado por De la Torre, el ex jefe comunal massista que abandonó hace menos de dos meses la intendencia de San Miguel  –donde había sido reelecto en diciembre de 2015–  para asumir en el gabinete de Vidal como ministro de la Producción. Vidal creo ese cargo especialmente para De la Torre a partir de un desprendimiento del área de Ciencia, Tecnología e Innovación, que hoy ocupa uno de los pocos socios de la alianza oficialista Cambiemos en el gabinete de Vidal: el radical Jorge Elustondo. 
Desde la cartera de Gobierno, De la Torre tendrá entre sus tareas centrales la relación con los intendentes bonaerenses, gran parte de ellos peronistas y un puñado de ex socios en el massista Frente Renovador. Vidal todavía no definió quién será el reemplazante de De la Torre en el ministerio de Producción.
Distinta es la situación ante la salida del ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Edgardo David Cenzón, la segunda baja en el gabinete de Vidal en menos de un año. La anterior fue la renuncia del cuestionado ex ministro de Justicia Carlos Alberto Mahiques para sumarse como juez a la Cámara Nacional de Casación Penal, cuyo cargo fue ocupado por el ex denarvaísta Gustavo Ferrari.
El alejamiento de Cenzón había sido anticipado y atribuido a “razones personales”. Sin embargo, el funcionario deja cartera de Infraestructura y Servicios Públicos -que Vidal considera estratégica para su gestión- con apenas la mitad de su presupuesto de obra pública ejecutado, en un año con recesión económica y pérdida de fuentes de trabajo.  
Allí, la gobernadora pondrá al actual ministro de Coordinación y Gestión Pública provincial, Roberto Gigante, con la idea de reactivar la obra pública en el año electoral. Gigante trabajó en el sector privado de la construcción y en 2007 se incorporó al gobierno porteño de Mauricio Macri. En diciembre de 2015 juró como ministro de Vidal en la cartera creada para administrar los presupuestos ministeriales y que ahora -también por decisión de la gobernadora– será disuelta.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ