Más bienes deberán tramitar licencias no automáticas

Nueva etapa de control a las importaciones

La industria fue duramente golpeada los últimos cuatro años. La medida apunta a incrementar la protección para apuntalar la recuperación. Los casos de autos y electrónicos.
La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento.La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento.La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento.La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento.La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento.
La cantidad de productos que ahora deberán ser monitoreados pasan de 12 a 15 por ciento. 

El gobierno dio el puntapié inicial para ajustar la política de gestión de las importaciones. A través de la resolución 1/2020, publicada en el Boletín Oficial con la firma del secretario de Industria, Ariel Schale, se definió ampliar en 300 posiciones arancelarias el sistema de monitoreo a través de las licencias no automáticas de importación. Así, el universo de las importaciones que deben pasar por el filtro oficial sube del 12 al 15 por ciento. Adicionalmente, el gobierno aplicará criterios de protección de la producción nacional a la hora de agilizar o demorar los trámites. En las nuevas licencias ahora quedan incluidos automóviles y electrónicos, que representan una gran porción de todas las importaciones de bienes finales. También se incluye a motos, madera y electrodomésticos. Por otro lado, el Ministerio de Desarrollo Productivo comunicó a través de un correo electrónico a las cámaras empresarias que "todas las compañías importadoras deberán informar sus proyecciones para el año 2020".

Días atrás, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, explicó a este diario que "en un 15 por ciento de las importaciones vamos a tener una mirada en particular. Esto no significa aislarnos, sino actuar en resguardo de los consumidores y en contra de las prácticas desleales. Sobre ese porcentaje tendremos mecanismos para el monitoreo en tiempo real a través de un sistema de licencias no automáticas. Pero no hay interés en generar un aislamiento ni que falte ningún insumo o producto necesario".

En esa línea, la resolución publicada este jueves explica que "se identificaron una serie de bienes respecto a los cuales en función de la actual coyuntura económica resulta indispensable evaluar sus respectivos flujos comerciales y grado de cumplimiento de las respectivas normas técnicas". Un referente del sector automotor retrató que "es un cambio de tendencia y una señal hacia todo el mundo industrial. Pero todavía no se sabe qué pendiente tendrá la nueva curva". Varios empresarios coincidieron en que los cambios van en línea con la política comercial que rigió hasta 2015, aunque no se sabe qué tan estricta será la nueva gestión a la hora de autorizar las importaciones. 

El gobierno elevó las posiciones arancelarias sujetas a las licencias no automáticas (LNA) de 1200 a 1500. El resto de las posiciones, unas 8700, siguen bajo el esquema de licencias automáticas. Las LNA constituyen un esquema de regulación del comercio contemplado por la Organización Mundial del Comercio (OMC) que dan un plazo al gobierno para evaluar si dicha operación puede, por ejemplo, constituir una maniobra de comercio desleal o afecta la salud de los consumidores. En los hechos, las LNA son herramientas que utilizan los Estados para proteger el empleo en determinados sectores e impulsar el desarrollo de otros, es decir, forman parte del set de instrumentos que hacen a la política industrial.

Metalmecánica, textiles, calzado, marroquinería y juguetes eran los sectores que abarcaban las 1200 posiciones arancelarias con licencias no automáticas que conservó la gestión Cambiemos. Ahora se suman los autos terminados, motos, manufacturas de madera, electrodomésticos y electrónicos. Son rubros que tienen mucho peso en las importaciones totales, sobre todo el caso de autos y electrónica.

Desde una terminal automotriz comentaron a este diario que "el gobierno querrá tener mayor control, pero la realidad es que hoy la actividad está muy baja, hay altos niveles de stock y nuestra balanza comercial en autos es superavitaria con Brasil, por lo cual en este momento no hay un panorama de fuertes importaciones para restringir". Agregan que las empresas más deficitarias en términos de comercio exterior, como Volkswagen y Renault, son las que más stock tienen a la espera de que se reactiven las ventas. 

Por otro lado, se redujo de 180 a 90 días corridos la validez de las licencias a partir de su aprobación y, a diferencia del marco anterior, se admitirán prórrogas sólo a solicitud de los interesados con 15 días de antelación y “por razones fundadas”. Esto complica la planificación de esas importaciones y obliga al importador a trabajar con plazos más cortos y, por ende, más incómodos.

Adicionalmente, el gobierno se comunicó con las cámaras empresarias para avisar que cada empresa deberá informar a la AFIP su proyección de ventas, exportaciones, importaciones  y personal ocupado. Así lo comunicó por correo electrónico la Dirección Nacional de Gestión Comercial Externa del Ministerio de Desarrollo Productivo. "Todas las compañías importadoras deberán informar sus proyecciones para el año 2020. La misma deberá realizarse por única vez por empresa o grupo empresario. Es importante destacar que este requerimiento no sustituye la presentación de los anexos correspondientes a importaciones con licencias no automáticas", indica el mail.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ