En conferencia de prensa

Deuda: Martín Guzmán anunció el envío de un proyecto de ley para la sostenibilidad

El ministro de Economía sostuvo que el nivel de deuda actual “es insostenible” e hipoteca “el futuro de los argentinos y argentinas”. Criticó a la gestión de Mauricio Macri: dijo que fue "un desastre" y "en dos años rifó el acceso al mercado de créditos internacionales".
"El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI."El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI."El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI."El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI."El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI.
"El programa económico es nuestro", dijo Martín Guzmán al rechazar condicionalidades del FMI. 
Imagen: Bernardino Avila

El Gobierno enviará un proyecto de ley al Congreso para restaurar la sostenibilidad de la deuda pública externa. “La situación de Argentina es crítica, el país enfrenta una profunda crisis de deuda”, aseguró el ministro de Economía, Martín Guzmán, en conferencia de prensa. La ley tiene como objetivo que el país mejore al menos dos de tres condiciones: plazos, tasas de interés y monto del capital. En el mismo sentido, reveló que mantiene conversaciones con el FMI en tono “constructivo” con la finalidad de reperfilar el sendero de pagos programados para devolver el préstamo otorgado. Por otro lado, remarcó que las estrategias del manejo de deuda de la provincia de Buenos Aires están “coordinadas” con la Nación, pero anticipó: “De nada serviría hacer ahora un salvataje a la provincia”.

Proyecto

“Lo que se hizo con la deuda fue un desastre, el país no puede sostener la carga de deuda que enfrenta”, dijo en reiteradas oportunidades Guzmán durante la conferencia que brindó este martes en el Palacio de Hacienda. Consideró que la resolución del tema de la deuda será clave para luego enfrentar otros problemáticas, como tres años consecutivos de recesión e inflación récord. “Para pagar el país necesita generar capacidad, para eso hay que crecer, por lo que es fundamental que haya un alivio en la carga de deuda que enfrenta el país”, explicó. El stock de deuda supera los 300 mil millones de dólares y es equivalente al 90 por ciento del PBI.

El proyecto de ley que será enviado al Congreso buscará que el país tenga las condiciones para “estructurar y ejecutar” las operaciones necesarias para resolver la crisis de deuda. “Esperamos el apoyo del Congreso”, anticipó Guzmán. El proyecto se inscribe dentro del marco de la ley de administración financiera, para que el país pueda mejorar dos de tres condiciones: plazos, tasas de interés y monto del capital. Es para la deuda pública externa en forma de títulos públicos, emitida bajo la ley de Nueva York, que se va a necesitar canjear con las reglas de esa jurisdicción. “La estrategia es sobre la base de la buena fe, la voluntad de pago está”, aseguró.

Cabe destacar que la propuesta concreta para los bonistas no estará detallada en el proyecto de ley, dado que aún se encuentra en conversaciones. La fecha límite para terminar de negociar es el 31 de marzo, había adelantado Alberto Fernández. Mientras tanto, la estrategia del Gobierno en materia de deuda en dólares será continuar con el pago de los intereses con reservas del Banco Central, pero sin pagar el capital y reperfilarlo, tal como hizo con el pago de los 9000 millones de dólares en Letes en diciembre. El ministro remarcó que se reperfilan los pagos y no se refinancian por las altas tasas de mercado que son “prohibitivas” e implicarían un aumento de la carga de la deuda, que en el futuro sería imposible de sostener. En cuando a los compromisos en pesos, la estrategia es refinanciar los vencimientos y pagar los intereses. “Las condiciones de mercado cambiaron y vemos una dinámica virtuosa”, opinó Guzmán. El lunes, el Ministerio realizó un canje de deuda por 100 mil millones de pesos con el que consiguió reducir la tasa de interés, alargar los plazos de pago y bajar el monto de los pasivos.

FMI

El ministro reveló que mantiene conversaciones con el FMI en tono “constructivo” para reperfilar los pagos programados, con vencimientos concentrados entre 2021, 2022 y 2023. Además, tendrá un encuentro a fin de enero cuando viaje a Nueva York. También podría mantener conversaciones en el Vaticano en febrero en un foro donde están invitados tanto Guzmán como Kristalina Georgieva, titular del Fondo.

El FMI tiene un plan de repago de mayor plazo, que puede ser de hasta diez años posteriores a concretarse el desembolso. El plan de facilidades extendidas (Extended Fund Facility, EFF, por sus siglas en inglés) exige metas fiscales, pero también la aplicación de reformas estructurales, como la previsional y laboral. Sin embargo, Guzmán adelantó: “El programa económico fue diseñado y ejecutado por nosotros, no vamos a permitir ninguna condicionalidad, lo nuestro es nuestro”. En este sentido, dijo que el programa que acordó el gobierno anterior con el Fondo fue un “estrepitoso fracaso” que empeoró todos los indicadores, como la pobreza, la indigencia, el empleo, la actividad y provocó la destrucción de empresas.

Buenos Aires

El ministro también habló sobre la deuda de la provincia de Buenos Aires. El gobierno provincial que conduce Axel Kicillof buscará posponer el pago de 256 millones de dólares de deuda que vence el 26 de enero y para eso buscará reunir esta semana la aprobación de al menos el 75 por ciento de los tenedores. Guzmán calificó a la propuesta como “prudente y responsable” y dijo que fue coordinada en conjunto con la Nación.

Rechazó que el Gobierno vaya a hacer un “salvataje” porque iría en contra del ejercicio que está llevando a cabo para que la deuda se vuelva sostenible: pagar intereses y posponer el pago de capital. Además, generaría una “explosión del gasto” que sería insostenible. “Mantenemos el principio que se sirven intereses pero no por demasiado más tiempo, por eso es necesario resolver esto rápido. Esperamos que haya voluntad de los bonistas, porque si la solución es desordenada, se van a perjudicar todas las partes”, opinó en relación a la posibilidad de un default. También dijo que “generaría ruido” en la negociación que lleva la Nación.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ