El cepo cambiario y el impuesto PAIS hundieron la salida de dólares

La fuga de divisas fue la menor en una década

La formación neta de activos externos en enero fue de solo 60 millones de dólares, cuando hasta octubre del año pasado alcanzaba picos de 4000 millones. 
Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior.Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior.Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior.Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior.Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior.
Por viajes al exterior y pagos con tarjetas salieron 221 millones, contra 1000 millones promedio durante el gobierno anterior. 
Imagen: Leandro Teysseire

Como resultado de la combinación de cepo y el recargo a la compra de divisas (impuesto PAIS), la fuga de dólares se contrajo en enero a su menor niveles en casi una década. Según el último balance cambiario difundido por el Banco Central, en el primer mes del año hubo egresos por 221 millones de dólares por viajes, pasajes y pagos con tarjeta, el menor monto desde enero de 2013, última cifra de la serie. Por su parte, la formación neta de activos externos de residentes (salida de capitales) fue de 60 millones de dólares, compuesta por ventas netas de billetes por 92 millones y transferencias netas (ingreso) de divisas por 153 millones. También se redujo la cantidad de personas que accedieron al mercado cambiario. “La cantidad de compradores (personas humanas y jurídicas) disminuyó en unos 2 millones, totalizando en el mes alrededor de 600 mil”, señala el relevamiento del BCRA.

Si bien la restricción para la compra de dólares a solo 200 por mes entró en vigencia tras las PASO, con un funcionamiento pleno en septiembre, fue la combinación con un desdoblamiento de hecho del tipo de cambio lo que logró frenar la inercia de salida de capitales. “Los cambios normativos tienen un impacto directo en las cifras mostradas en la cuenta “Servicios”, principalmente por la obligación de ingreso y liquidación de los cobros de exportaciones y por el registro de esas liquidaciones con la declaración jurada del cliente del concepto de la operación”, según informa el Central.

De esta manera, la cuenta “Servicios” registró un déficit de 26 millones de dólares, explicado principalmente por los egresos netos por “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” por 221 millones, seguidos por “Fletes y Seguros” (102 millones). Esos saldos fueron compensados parcialmente por ingresos netos por “Servicios empresariales, profesionales y técnicos” por 276 millones de dólares. “Las personas humanas, que básicamente demandan moneda extranjera para atesoramiento y viajes al exterior, compraron de forma neta 232 millones (32 millones por billetes y 200 millones por el resto de sus operaciones)”, explicó el Central. Las cifras son mínimas comparadas con el ritmo de salida de capitales que caracterizó la gestión macrista, que no bajada de los 1500 millones de dólares mensuales y en octubre pasado marcó un pico de 3920 millones.

Las compras brutas de personas humanas totalizaron 92 millones (el neto fue de 32 millones), cayendo en 370 millones respecto de diciembre, “efecto que podría asociarse al impacto de la implementación del impuesto previsto en la ley PAIS”, señala el comunicado del Central.

“Las ventas de billetes de personas humanas mostraron, al igual que las compras, una disminución respecto a diciembre tanto en monto (caída de unos 70 millones de dólares) como en cantidad de clientes (disminución de unos 100.000), totalizando 60 millones y 230.000 clientes, respectivamente”, explica el Central.

También se registró una baja en las transferencias brutas a cuentas propias en el exterior, que totalizaron 153 millones de dólares. “Estas transferencias fueron realizadas por personas humanas por 241 millones de dólares que, mayormente, fueron efectuadas con la utilización de fondos que ya tenían disponibles en sus cuentas”, explica el organismo que conduce Miguel Pesce. Por su parte, las personas jurídicas incluidas dentro del sector real y los inversores institucionales repatriaron fondos del exterior por 50 millones de dólares y 38 millones, respectivamente. Los inversores institucionales, tanto residentes como no residentes, efectuaron además ventas netas en el mes por 333 millones de dólares", concluye el Central. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ