La acusan de un faltante de $ 113 millones

La exintendenta de General Güemes contraataca 

Alejandra Fernández dijo que no existe el faltante de $113 millones y anunció que la semana que viene presentará una denuncia por daños contra su sucesor. 
Alejandra Fernández Alejandra Fernández Alejandra Fernández Alejandra Fernández Alejandra Fernández 
Alejandra Fernández  

La ex intendenta de General Güemes, Alejandra Fernández, desconoció las acusaciones realizadas por su sucesor, el intendente Sergio Salvatierra, y aseguró que ella no fue notificada de nada al día de la fecha.

“Yo lo único que sé es lo que él (por el intendente) públicamente expresó y que es una falta de responsabilidad total, porque aseguró que me robé $113 millones y me acusó de antemano como si fuese un juez”, dijo la ex mandataria municipal al ser consultada sobre las denuncias públicas de Salvatierra. 

Fernández confirmó que la semana que viene realizará una denuncia contra el jefe comunal por sus dichos.

El 29 de febrero, Salta/12 publicó la denuncia penal que el intendente Salvatierra realizó contra la gestión de su antecesora.

El nuevo jefe comunal aseguró que Fernández dejó una deuda de $113 millones, manejo de fondos irregulares y resoluciones mellizas para incluir como planta permanente a funcionarios políticos. El secretario de Gobierno, Marcelo Lazarte, dio los detalles de la denuncia.

La ex intendenta, quien se encuentra en Corrientes visitando a su hija y a su nueva nieta, aseguró que la transición en cada una de las áreas fue muy tranquila y que se presentaron todos los papeles pertinentes.

En ese sentido, informó que desde su gestión se realizaban periódicamente auditorías internas “para ir viendo y controlando los movimientos de cada área”.

Con respecto al actual secretario de Gobierno, Marcelo Lazarte, se manifestó muy afectada porque “era funcionario mío y sabe cómo trabajábamos. Todo estaba documentado” y agregó que él le solicitó trabajo en Güemes, “a pesar de que tenía un cargo en provincia”, por problemas familiares.

“No me parece ético que alguien que formó mi equipo y sabía cómo nos manejábamos ahora diga esto. Por eso también le voy a presentar en el Concejo de Ciencias Económicas una denuncia por mal desempeño de sus funciones como contador”, dijo sobre Lazarte la ex intendenta.

Negó las acusaciones de resoluciones gemelas para incluir en la planta permanente del municipio a funcionarios de su gestión. “Yo ya a eso lo contesté varias veces, la última resolución que yo emití para incluir gente fue en 2018, y no se incluyó a ningún funcionario de alta jerarquía, no hay ninguno en planta permanente, todos se fueron conmigo”, aseveró.

También negó el pedido de rendición de cuentas por $20 millones. Según Fernández eso es imposible ya que “esos montos en general los deposita la provincia, y para hacer cualquier movimiento, todo tiene que estar documentado”.

Por último, recordó que todos los papeles y rendiciones se entregaron como corresponde al actual secretario de Hacienda, Germán Humacata, quien firmó el recibido correspondiente. “Tardaron 40 días en salir a decir estas cosas, 40 días”, concluyó Fernández.

El descargo de Valdiviezo

La ex directora de Cultura municipal, Mónica Valdiviezo, a quien el actual intendente denuncia por no haber rendido $890.000 de entradas de cine, aseguró que todo se rindió y que ella misma le entregó los papeles al actual secretario de Gobierno.

Valdiviezo se mostró sorprendida por las actitudes de Lazarte, quien formó parte de la anterior gestión dentro de la secretaría de Hacienda durante el último año de mandato de Fernández y a quien consideraba su amigo.

“Cuando a mediados del 2019 designaron a Marcelo Lazarte dentro de Hacienda yo estaba muy contenta, porque era un amigo personal y compañero del Partido Justicialista. Y ambos éramos integrantes de la comisión de revisión histórica del departamento”, dijo Valdiviezo.

La ex directora de Cultura, a cargo del Centro Cultural Municipal 13 de Febrero, informó que siempre los ingresos de ese espacio autogestionado “eran públicos y el dinero se depositaba en una cuenta municipal. Pero como era de autogestión, se utilizaba ese dinero para pagar gastos, pero todo está rendido como corresponde”.

En su defensa manifestó que en junio del 2018, la contadora que estaba a cargo de llevar los números del centro cultural, Liliana Vega, fue removida por algunas irregularidades que descubrieron desde el municipio, y que de allí hasta mediados del 2019 no contó con un contador que pueda registrar los números como correspondían.

“Cuando entró Marcelo Lazarte a Hacienda yo pedí que nos de una mano con el registro de cuentas, pero me dijeron que había otras prioridades y recién en noviembre, tras mis pedidos reiterados él se acercó a ver los números”, dijo la ex directora acusada.

Y agregó que en ese período no recibió asesoramiento desde la Secretaría de Hacienda, sin embargo, presentó toda la documentación “gracias a una asesoría ad honorem del contador Miguel Segura, un amigo de mi familia”.

Sostuvo que a pesar de no contar con un contador presentó todo conforme a lo solicitado por la Auditoría General de la provincia “sin observaciones y se hizo un inventario que se entregó a la gestión actual”. La auditoría de la provincia de Salta se realizó a mediados del 2019.

A su vez, agregó que fue el actual secretario de Gobierno quien en noviembre le solicitó sólo los papeles de 2019 y se comprometió a organizarlos. “Él me dijo que comenzaría con los números de ese año y luego seguiría con el anterior”, sostuvo Valdiviezo.

La ex funcionaria añadió que ella misma, entre el 5 y 6 de diciembre, antes de finalizar su gestión, volvió a entregar todos los números pendientes al mismísimo Lazarte, quien firmó el recibido.

Valdiviezo afirmó que con lo que se recaudaba se pagaban las viejas deudas del cine con los proveedores, así como patentes, movimientos del bar, contrataciones de artistas “y todos los gastos para el mantenimiento del espacio”.

Sostuvo que las únicas deudas venían de la gestión municipal anterior (de Daniel Segura) y eran con Disney por $451.000 y Xenon por $179.868 (por la compra de los equipos de proyección). “Lo demás está todo justificado, se rindió o se devolvió”, repitió.

Por último, aclaró que la auditoría encomendada por Salvatierra no puede ser considerada válida porque “para realizarla contrataron al mismo Lazarte (hoy secretario de Gobierno) y a la ex contadora Liliana Vega, a quien removieron antes por irregularidades”.

Valdiviezo le dijo a Salta/12 que se presentará de forma voluntaria a la Justicia a pesar de no haber sido notificada. “Lamento mucho la situación y en lo personal me perjudica mucho. Soy docente y no quiero que me vean mal”. “Yo no me escondí ni me escapé, estoy acá con la conciencia tranquila. Fuimos juzgadas por el actual intendente sin un veredicto de la justicia. Salvatierra no mide el daño que nos está haciendo a nosotras y nuestras familias”, aseguró.

Y concluyó que “será él (por Salvatierra), quien deba pagar los daños que nos está generando esta acusación”.

Marcelo Lazarte se inició como funcionario en la gestión del ex intendente Daniel Segura. Su carrera personal lo llevó a ser diputado provincial por su departamento en 2009 y al culminar su mandato fue designado como Coordinador de Proyectos Ferroviarios en el gobierno provincial, cargo que ocupó hasta 2019, cuando volvió al municipio de Güemes a trabajar con Alejandra Fernández.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ