Reclamo contra el límite de edad que impuso la Liga provincial

Polémica en el fútbol femenino de Córdoba

Las Futboleras Organizadas salieron a las calles para reclamar por sus derechos y para frenar una decisión que discrimina a las jugadoras mayores de 32 años.
Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba.Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba.Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba.Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba.Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba.
Bandera de las Futboleras Organizadas de Córdoba. 

La marcha por el Día internacional de la mujer tuvo en Córdoba una bandera futbolera y una consigna clara: las Futboleras Organizadas de Córdoba salieron a las calles para reclamar también por derechos adentro de una cancha de fútbol después de que la Liga Cordobesa tomara la decisión de ponerle límite de edad al campeonato. El torneo –ahora con inicio suspendido por el coronavirus– iba a comenzar a disputarse con jugadoras que tuvieran entre 16 y 32 años, pero la presión del reclamo hizo que realizaran modificaciones a medias: para este campeonato permitirán incluir dos jugadoras de hasta 35 años y una hasta de 40.

Pese a este cambio, la pelea sigue porque los dirigentes anunciaron que el recorte de edad se hará entre el año que viene y el 2022 hasta igualar el del fútbol masculino, que es de 27 años. "Metieron un parche frente a nuestro reclamo, pero no solucionan el problema de fondo. ¿Cuál es la necesidad de ponerle un límite a la edad de las jugadoras? Creemos que no es un problema deportivo sino de género", expresa Betu Ballari, integrante de la organización de la que son parte futbolistas, directoras técnicas, periodistas e hinchas.

Antes del cambio de reglamentación, el mínimo de edad era 14 y el máximo 41. Lo cierto es que las futbolistas experimentadas, en muchos equipos son las capitanas, se quedarán afuera: la medida resulta discriminatoria para las mujeres, que no cuentan con espacios para jugar y que no tuvieron las mismas oportunidades que los varones para acceder al derecho a jugar al fútbol.

"Es un desgaste que vienen haciendo. Es una estrategia que busca desgastar a las jugadoras, pero además generar las condiciones dentro de los clubes para que no tengan fútbol femenino", dice Ballari.

La Liga cordobesa está afiliada a la Asociación del Fútbol Argentino. Cuando las Futboleras Organizadas pidieron explicaciones, les dijeron que era un pedido de AFA. Pero en AFA les explicaron que no era así. Hablaron con Analía Miskowiec, del área de género, y le pidieron a la entidad madre del fútbol argentino que interviniera.

Pero no se quedaron ahí. Intentaron dejar una nota en la Liga: se la rechazaron con el argumento de que sólo los clubes o la Agencia Córdoba Deporte pueden presentar esa documentación. Fue a la Agencia adonde tiraron la pelota las autoridades: la promesa de que el ente estatal (en Córdoba no hay ministerio ni secretaría, sino agencia) se iba a hacer cargo y organizar un torneo de veteranas.

¿Se es veterana a los 32 años? Ballari responde con indignación: "Es una burla. Primero que ese torneo se armará sólo si la Agencia Córdoba Deportes destina recursos. Es decir, tiran la pelota afuera. Y segundo, saben lo que cuesta armar equipos. En promedio se quedarán cinco sin competir en cada institución. No llegan a juntar las futbolistas necesarias para presentarse a otro campeonato".

Presidida por Alejandro Fernández, que asumió en diciembre de 2019, la Liga cordobesa de fútbol no genera las condiciones más propicias para incentivar el crecimiento del fútbol femenino en la región. 

El campeonato se creó en 2012 y dependió del torneo masculino hasta 2017. En ese tiempo las futbolistas empezaron a reclamar: querían un torneo de Reserva, independencia del campeonato de varones y jugar más tiempo (hasta ahí se disputaban dos periodos de 30 minutos). También pedían una terna arbitral (dirigía sólo un juez o jueza).

Sin embargo en 2019 la situación empeoró. Si bien se aumentó el tiempo de juego (dos tiempos de 35 minutos) y se puso terna arbitral, la Liga le sacó la obligatoriedad de tener la disciplina a los clubes. Así, el certamen de Primera pasó de tener 20 a 16 equipos y la B de 18 a 12.

Esto ocurre en un marco en el que las jugadoras ponen dinero para afrontar los gastos de los partidos y en el que no cuentan con las mejores condiciones de entrenamiento. "Las jugadoras tienen temor de hablar por las represalias que pueden tomar los dirigentes de los clubes. Los más afectados por este límite de edad son los clubes de menos recursos donde las mujeres se acercan a tener una actividad ociosa", dice Betu Ballari. Y marca que hay en la provincia otras seis ligas del interior con fútbol femenino y que no tienen límite de edad

Las Futboleras Organizadas se reunieron esta semana con el ex basquetbolista Héctor "Pichi" Campana, a cargo de la Agencia Córdoba Deporte, y esta semana tendrán encuentros en el Ministerio de la Mujer –Claudia Martínez, la funcionaria a cargo, ya recibió el reclamo con interés y prometió acompañar la lucha porque la consideró una cuestión de género– y también con los clubes.

En un comunicado expresan que convocan a una mesa de diálogo para pensar en conjunto un plan de desarrollo real para el fútbol femenino, con todas las jugadoras adentro de la cancha.

La premisa es clara: seguirán defendiendo su derecho al juego.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ