El gobierno porteño garantiza la provisión y el acceso

Anticonceptivos e ILE en tiempos de coronavirus

Desde la Coordinación de Salud Sexual, Sida y ITS del gobierno porteño enviaron una carta a directores de hospitales y centros de salud con recomendaciones específicas para garantizar ambas demandas, con premura y sin dilaciones. 
Imagen: Bernardino Avila

¿Qué sucede con la entrega de anticonceptivos gratis en hospitales públicos y el acceso a los abortos legales durante el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno? “El acceso a ILE sigue siendo prioritario y es una prestación de urgencia en el marco de la pandemia. También garantizar la entrega de métodos anticonceptivos. Estamos trabajando con cada una de las provincias y además, está disponible el 0800-222-3444 de Salud Sexual, para que las usuarias puedan llamarnos y podamos trabajar de forma conjunta para remover obstáculos para el acceso si hay problemas en algún lugar”, informó a Página 12 la directora nacional de Salud Sexual y Reproductiva, Valeria Isla.

Desde la Coordinación de Salud Sexual, Sida y ITS del gobierno porteño enviaron este miércoles una carta a directores de hospitales y centros de salud de la Ciudad con recomendaciones específicas para garantizar el acceso a ambas demandas, con premura y sin dilaciones. “Tenemos provisión de todo. Se están garantizando y tenemos insumos. Apostamos a que las mujeres se puedan llevar más de un blíster de los insumos que tengamos cantidad y pronto estamos haciendo una compra grande, con lo cual no tendremos problemas”, señaló a este diario Fabián Portnoy, coordinador de Salud Sexual y Reproductiva de la Ciudad de Buenos Aires.

“Sin duda la pandemia plantea múltiples desafíos. Para las mujeres, sostener su salud sexual y reproductiva es clave, porque afecta a ellas, sus familias, y el bienestar general. Por eso, prácticas preventivas como los anticonceptivos deben estar disponibles, sin obstáculos, sin requisitos irrazonables de estudios o barreras administrativas que sólo recargan al sistema de salud y disuaden a las mujeres del uso y apego a ellos”, destacó en diálogo con Página 12 la médica Mariana Romero, investigadora del Cedes-Conicet e integrante de la Red de Acceso al Aborto Seguro (REDAAS).

Romero recordó que el marco normativo en relación a la ILE también incluye “la violación, que puede darse en el marco doméstico, más aun en una situación de aislamiento social preventivo obligatorio”.

La guía que se distribuyó a directivxs de hospitales y centros de salud de CABA indica al personal médico “desestimar, hasta tanto se regularice la situación, aquellas actividades que pueden dilatar el acceso a los métodos, por ejemplo, charlas obligatorias o grupos de información”, y en el caso de los abortos legales “interpretar como urgencia la primera consulta y evitar que se postergue la atención” y “en la medida de lo posible, no derivar a la persona a otro centro del mismo nivel”.

Otras de las indicaciones a los equipos de salud sexual y reproductiva en relación a los anticonceptivos son:

• En el caso de los métodos de corta duración, garantizar que se entreguen 3 inyectables mensuales como mínimo, ya sea para el inicio o seguimiento de mujeres. Además, se aclara que en cuanto la Ciudad tenga “stock adecuado de pastillas para aplicar el mismo criterio”, les estarán avisando.

• Junto con los tres inyectables mensuales, “por favor entreguen las órdenes de aplicación para las fechas de manera diferida, a fin de dar una alternativa a las mujeres que puedan evitar ir al centro de salud”.

• Ampliar lo máximo posible la cantidad de integrantes del equipo habilitados para la provisión de métodos a las mujeres ya bajo tratamiento.

En cuanto a la Interrupción legal del embarazo (ILE), algunas de las indicaciones son:

• Interpretar como urgencia la primera consulta y evitar que se postergue la atención. En la medida de lo posible, no derivar a la persona a otro centro del mismo nivel.

• En segundo lugar, siempre en la medida de lo posible, resolver el acceso al procedimiento en la primera consulta.

• En los casos en que sea factible, realizar monitoreo y seguimiento telefónico para las consultas posteriores.

“El aborto es una prestación esencial de salud. Los servicios deben organizarse para minimizar las demoras en la atención”, señala, en la misma línea, una guía publicada en estos días por el Royal College of Obstetrics and Gynecology, que es la asociación profesional que nuclea a especialistas médicos y de otras disciplinas que trabajan en el campo de la obstetricia y ginecología, esto es, relacionados con el embarazo, parto, y salud sexual y reproductiva, en el Reino Unido. El documento, con recomendaciones de buenas prácticas y consejos de expertxs a los equipos de salud en relación con este tema, fue traducido en el país por la REDAAS. “La prioridad es la provisión de atención segura a las mujeres, incluyendo aquellas quienes son casos sospechosos o confirmados de COVID-19”, dice la guía.

“Durante la pandemia de COVID el acceso a los servicios puede interrumpirse. Para asegurar una atención del aborto segura y efectiva, podría requerirse atención a distancia o la realización de abortos con medicamentos de forma ambulatoria, especialmente en situaciones de aislamiento obligatorio o donde no se pueda acceder a una institución de salud”, agrega el documento al que se puede acceder en el siguiente link:

http://www.redaas.org.ar/nuestro-trabajo-documento.php?a=177

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ