Pedirán auditar la distribución de bolsones

Demoras, falta de entrega e insuficiencia de alimentos en las comunidades

La muerte de dos hermanitos por desnutrición se dio en simultáneo a la denuncia de la falta de llegada de los módulos alimentarios a la comunidad a la que pertenecían.
Imagen: Adrián Pérez

“No. Nada hasta ahora”, la respuesta del cacique de Vertiente Chica (en la jurisdicción del municipio de Santa Victoria Este, en el departamento Rivadavia), Eliberto Frías, hace referencia a la llegada de los bolsones.

Las palabras se escuchan en un video que filmó el secretario de Obras Públicas de Santa Victoria Este, Pedro Lozano, cuando visitó en esa comunidad a los padres de un niñito de un años y tres meses que falleció en su domicilio la madrugada del 25 de marzo. 

Ese mismo día Lozano filmó aún con vida a la hermanita de esa criatura, desvanecida en un colchón. La nena falleció ese mismo 26 de marzo (día en el que se hizo el video), por la noche por desnutrición severa mientras era trasladada al Hospital de Tartagal, en el departamento San Martín.

El reclamo no es el primero que se escucha entre las comunidades. Un referente de Santa María, que se encuentra a unos 10 kilómetros de Santa Victoria Este, afirmó a Salta 12 que los bolsones de Nación no llegaron a la zona. La situación se complica con la cuarentena y su prolongación. 

Ya en esa zona los precios son más altos que en las ciudades más grandes. Y la gente también tiene menos recursos económicos para adquirirlos. “Un kilo de azúcar nos está saliendo 80 pesos. Y hay lugares en donde el litro de nafta está a 100 pesos”, sostuvo el referente que solicitó resguardar su identidad por temor a represalias. La falta de llegada de los bolsones agrava la situación.

Agapito Ceballos, cacique de la comunidad de Rancho El Ñato, confirmó alguna vez los bolsones llegaron. Según las condiciones establecidas, se entrega uno de casi 20 kilogramos a las familias con un niño de hasta seis años, y dos para quienes tienen dos o más niños hasta la edad señalada. 

Pero “hace más de un mes que llegaron y no trajeron más”, sostuvo Ceballos. Agregó a su preocupación que pese a las disposiciones del Ministerio de Educación de que los comedores escolares reemplacen los almuerzos de los niños con módulos alimentarios, en el caso de Rancho El Ñato ello no ocurrió.

Las respuestas de los consultados se suman a las ya escuchadas en distintas comunidades en donde se aseguró que los bolsones, además, nunca alcanzan.

Una distribución poco clara

Según la respuesta de la provincia “todas las acciones están publicadas en los comunicados oficiales” tras la entrega de los bolsones. Sin embargo, no se vio sistematizada la información de cuántos módulos alimentarios que reemplazaron la Tarjeta Alimentar fueron entregados hasta ahora a las comunidades, y a cuáles de ellas.

Estos módulos, cuya composición fue dispuesta por nutricionistas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, cuentan con: dos paquetes de 800 gramos de leche entera en polvo fortificada con vitaminas A y D, dos botellas de aceite de girasol por 700 cm3, dos paquetes de azúcar común tipo A, un paquete de sémola de maíz, dos paquetes de fideos semolados, dos latas de tomates perita pelados, enteros, comunes, por 400grs, dos paquetes de arroz de un kilogramo, una lata de pan de carne de 340 gramos y dos paquetes de harina de trigo 000 por 1 kilogramo.

También incluye un paquete de yerba de medio kilo, una lata de caballa en conserva al natural de 300 gramos, dos unidades de dulce de membrillo o batata por medio kilo, dos latas de picadillo, un kilo de frangollo blanco, dos latas de 450 gramos de arvejas, 1 kilo de lentejas y 2 paquetes de 200 gramos de cacao azucarado. Se estima que el módulo está valuado en más de dos mil pesos.

El diputado nacional Lucas Godoy indicó que por las informaciones que se lograron obtener, desde Nación se depositó el 27 de enero pasado un total de 324.800.000 de pesos para 40.000 módulos reforzados a entregarse de manera mensual, durante cuatro meses. A ello se sumaron 20 millones de pesos depositados para contar con 20 mil módulos alimentarios para repartir ante situaciones de emergencias críticas (como inundaciones).

Incluso en algún momento la provincia habló de descentralizar la entrega de los módulos con las intendencias. Pero hasta el momento eso no ocurre y se sumaron problemas a algunos mandatarios comunales por los reclamos. También se había habilitado un número para hacer el reclamo pertinente, que desde el gobierno provincial dieron luego de baja ante la saturación de llamados y la falta de respuestas.

“De la distribución se vio poco y nada de eso”, sostuvo Godoy. Afirmó que al hablar con la ministra de Desarrollo Social de Salta, Verónica Figueroa, la funcionaria había adjudicado el problema de las demoras a una situación particular de los proveedores.

A fin de clarificar la situación, Godoy con los otros salteños del bloque, Verónica Caliva y Juan Ameri, presentarán un proyecto de Declaración en el Congreso solicitando que la Nación audite cuál fue el destino de esos fondos y cuántos bolsones se van entregando hasta el momento.

Además adelantó que para que la iniciativa tenga un seguro ingreso y tratamiento, Godoy solicitará que se enmarque en las acciones paliativas que se tomaron ante la pandemia del COVID 19 en el país, dado que la situación que se vive en el norte y las comunidades wichí también surge en medio de una crisis socio sanitaria.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ