No se lo veía hace años

El efecto de la cuarentena: fotografían a un leopardo de las nieves, una de las especies más exóticas del mundo

Pudo ser divisado luego de que se redujera la circulación de personas por el aislamiento obligatorio.

Las medidas de aislamiento adoptadas en diferentes países para hacer frente a la pandemia de coronavirus obligaron a más de 3.000 millones de personas de todo el mundo a quedarse en sus casas. La reducción de la circulación del ser humano no sólo generó beneficios para el medio ambiente, sino que brindó mayor libertad a distintos animales, muchos de los cuales se animaron a regresar a sus antiguos hábitats. La última novedad vino de Rusia, donde se logró captar por primera vez en varios años al leopardo de las nieves, una de las especies más exóticas del mundo

El biólogo Aleksey Kuzhlekov compartió una serie de fotografías tomadas en el Parque Nacional Sailugem, al sur del país. Explicó que la hembra se dejó ver durante unos 30 segundos gracias a la ausencia de turistas.

“Caminé a lo largo del parque siguiendo los pasos de un hombre cuando vi a una especie muy grande que no había sido captado previamente por una cámara. Era necesario fotografiarlo para su posterior identificación. Nos encontramos con miradas casi en blanco. La distancia entre nosotros no era más de veinte metros. Cuidadosamente levanté la cámara y comencé a captarlo”, contó Kuzhlekov.

El leopardo de las nieves, también conocido como Irbis, es un mamífero carnívoro que vive en altitudes superiores a los seis mil metros. Debido al díficil acceso de su hábitat es poca la información que se dispone de ellos. Hasta el momento, se desconoce la cantidad de ejemplares que quedan en estado salvaje, pero se estima que quedan unos 5.000.

La reaparición del leopardo de las nieves, sin embargo, no es la primera postal insólita que generó la baja de circulación y el aislamiento de los seres humanos. En India se hizo posible a ver la Cordillera del Himalaya  desde 200 kilómetros –algo que no sucedía hace 30 años- gracias a la disminución de la contaminación que provocó el cese de actividades industriales y la restricción del tránsito. En Venecia , por su parte, el agua de los canales se volvió transparente luego de que se redujera drásticamente el turismo y la circulación de las embarcaciones.

En tanto, en Argentina la Agencia de Protección Ambiental de Buenos Aires (APrA) informó que la calidad del aire de la Ciudad mejoró en un 50 por ciento entre el 20 y el 25 de marzo, los cinco primeros días del aislamiento obligatorio que decretó el Gobierno por la pandemia, en comparación al mismo periodo del año pasado. Además, se registraron pingüinos paseando por las playas de Miramar, carpinchos en las calles de Necochea y ciervos de los pantanos en el del delta del río Paraná.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ