"El que es de derecha toma cloroquina, el que es de izquierda toma Tubaína"

Bolsonaro hace chistes con el coronavirus mientras crecen los muertos

Imagen: EFE

Luego de que Brasil registrara más de 18 mil muertos por coronavirus y ayer superara el récord de mil fallecimientos en un solo día, el presidente Jair Bolsonaro no solo ratificó su inocua política sanitaria contra la pandemia sino que además recomendó entre chistes el uso de una droga que la comunidad científica no recomienda aun usar masivamente para el covid-19.


"El que es de derecha toma cloroquina, el que es de izquierda toma Tubaína", dijo entre risas en referencia a una bebida gaseosa del interior del estado de San Pablo.

La cloroquina es una droga que fue utilizada a principios de la pandemia en pacientes infectados por el virus y que más tarde la comunidad científica y médica determinó que podría tener efectos colaterales superiores a los males que se buscan combatir.

Luego, como si nada, Bolsonaro aprovechó la ocasión para hacer ironías sobre los médicos que no recomiendan ese medicamento y se burló del gobernador del estado de Pernambuco, Paulo Cámara, quien se contagió con el nuevo coronavirus y es del opositor Partido Socialista Brasileño (PSB). "Yo en lugar del gobernador, tomaría" cloroquina, lanzó

A pesar de la contraindicación a nivel internacional, el protocolo del Ministerio de Salud de Brasil permitía el uso de hidroxicloriquina, un derivado de la cloroquina, en pacientes en estado crítico avanzado. Y como si fuera poco, ahora lo hará extensivo para pacientes en el nivel inicial del contagio.

"La va tomar el que quiera tomar cloroquina. Nadie será obligado a tomar cloroquina, se le dará libertad al paciente para que pueda usar el remedio en caso de que se juzgue necesario", dijo el presidente de Brasil al anunciar el cambio en el protocolo médico.

El uso de esta droga en ese nivel de la enfermedad fue uno de los motivos por los cuales el oncólogo Nelson Teich renunció hace semanas al Ministerio de Salud, un cargo en el que fue reemplazado por el general Eduardo Pazuello, especialista en logística militar.

Bolsonaro, quien admitió que el efecto del remedio puede ser el de un placebo, además en su cargo a Pazuello: "Por el momento voy a dejar al general Pazuello, está haciendo un trabajo excelente".

El mandatario prosiguió la entrevista contando que recibió a dirigentes del club Flamengo para intentar reiniciar el fútbol. "Inicialmente sería sin público", arriesgó el mandatario.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ