Violencia machista: el otro virus que cobra vidas  

En los próximos días se cumplirán 5 años del movimiento de mujeres más grande y más influyente de nuestro país --en el año 2015--. La ciudad estaba sumergida en un luto colectivo, el detonante final había sido el femicidio de una niña de 14 años asesinada a golpes por su novio de 17 años.

Este estallido femenino puso en la agenda pública la necesidad de implementar políticas que apunten a erradicar la violencia contra las mujeres.

Ya en el año 2009, Cristina Fernández de Kirchner había presentado el proyecto de ley contra la violencia de género, como informó este diario en su momento. Finalmente se promulgó la Ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales. Esta ley vino para garantizar todos los derechos reconocidos por la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Asimismo, en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se sancionó la Ley 1.688 en el año 2005 para la Prevención de la Violencia Familiar y en el 2015 la Ley 5.466 sobre los Centros Integrales de la Mujer para dar asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género.

La Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Programa Atención Integral a las Víctimas de Violencia Doméstica y Sexual cuenta con quince Centros Integrales de la Mujer (CIM). Los CIM son espacios de atención integral donde las mujeres pueden acudir para obtener información y asesoramiento sobre sus derechos, como así también las herramientas necesarias para hacer frente a situaciones de violencia y lograr su empoderamiento. En los centros se cuenta con atención psicológica individual, grupal, asesoramiento y patrocinio jurídico, y un área de atención social.

Hace dos años este diario visibilizaba la necesidad urgente de habilitar estos espacios en las distintas comunas de la Ciudad de Buenos Aires.

En el año 2018, luego de largas luchas y reclamos del movimiento de mujeres y de las organizaciones sociales, se logró finalmente que la mayoría de las comunas de CABA tengan un CIM para auxiliar a cientos de mujeres vecinas, víctimas de violencia machista.

En la comuna 15 del barrio de Chacarita, el CIM “Fenia Chertkoff” está resultando insuficiente como espacio de atención y abordaje para el conjunto de problemáticas que se presentan en los distintos barrios de la comuna vinculadas a la violencia de género. El horario acotado --de 8 a 15, de lunes a viernes-- dificulta y en muchos casos imposibilita el acercamiento por parte de aquellas mujeres que se encuentran siendo víctimas de violencia de género en el interior de sus hogares, y así tornar efectivos los derechos anteriormente nombrados y promulgados. Sumado a que en la actualidad solo funcionan los CIM que poseen convenios con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y no los Cim pertenecientes al Gobierno.

El contexto actual de aislamiento preventivo, social y obligatorio derivó en un aumento de las denuncias de violencias por motivos de género. El correlato es una disminución presencial de los recursos disponibles para las mujeres y diversidades que, en el marco de la emergencia sanitaria, atraviesan estas situaciones, motivo por el cual el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad reforzó los mecanismos, dispositivos y acciones extraordinarias a nivel nacional para garantizar la atención de las personas en situación de violencia por motivos de género en el marco de la Emergencia Sanitaria.

A su vez, dadas las dimensiones de la comuna 15, resulta necesario que se evalúe la posibilidad de establecer otro punto de atención que refuerce la tarea encomendada a ese centro. Urge multiplicar los mecanismos y equipos de abordaje. Esto deja a la luz la falta de perspectiva de género del Gobierno de la Ciudad a la hora de invertir en obra pública. Esto es muy fácil observarlo al recorrer los barrios populares y conversar con las mujeres que día a día padecen violencia doméstica en sus hogares.

Debido al mencionado incremento y las múltiples problemáticas a atender, se convocó especialmente al Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad de la Provincia de Buenos Aires y al Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a conformar un Comité de Seguimiento de la situación de las mujeres y personas LGBT en situación de violencia por motivos de género, desde los dispositivos de gestión de la Línea 144 en esas jurisdicciones y mientras permanezcan vigentes las medidas de aislamiento social, preventivo, obligatorio. El colectivo LGTBes el que más ha dejado a la intemperie la elitista Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A través de una resolución de la ministra Elizabeth Gómez Alcorta, se determinó que la atención de la Línea 144 se considera un servicio indispensable en el marco de la emergencia sanitaria. Los datos oficiales brindados por el mismo ministerio indican un 39% de incremento en las llamadas a la Línea 144 a nivel nacional.

A través de Nancy Bolaño (presidenta del Área de Trabajo de Genero Diversidad y Derechos Humanos de la junta comunal de la 15) y Valentina Gleyzer (presidenta de la Comisión de Genero del Consejo Consultivo Honorario de la Comuna 15), hemos hecho llegar esta preocupación a la legislatura. Es preocupante cómo frente a esta situación además se revictimiza a las víctimas debido al destrato, comenta Flavia Vitale (Referente Territorial de Violencia de género – Reconquista).

Consideramos que el Gobierno de la Ciudad debe poner en agenda una respuesta inmediata a la grave situación que atraviesan las mujeres en nuestros barrios, sobre todo en este contexto de pandemia, fundamentalmente las que no cuentan con un espacio habitacional adecuado debido a la falta de inversión en planes deviviendas sociales y al desmantelamientoque vienen haciendo con los programas y subprogramas de asistencia y asesoramiento a mujeres víctimas de violencia de género en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es imprescindible que se tome conciencia de la gravedad y desesperante situación de las vecinas de nuestra comuna, que se gestione de manera responsable y en favor de las necesidades de nuestro territorio. Mientras tanto y hasta que no dejen de maltratarnos seguiremos gritando Ni Una Menos en nuestros barrios.

*Dra. Nancy Bolaño: Presidenta del Área de Trabajo de Genero Diversidad y Derechos Humanos de la junta comunal de la 15

**Lic. Flavia Vitale - Referente Territorial de Violencia de género – Reconquista

***Dra. Valentina Gleyzer Presidenta de la Comisión de Genero del Consejo Consultivo Honorario de la Comuna 15. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ