"Es muy doloroso sentirse injuriados" 

Respuesta del Malbrán a las acusaciones de "compras irregulares"

Los trabajadores de ANLIS-Malbrán manifestaron su "más absoluto repudio por la falsedad y animosidad" de las versiones periodísticas que acusan al organismo de manejos espurios. Publicaron un completo informe y aclaran que toda la información es pública. "No hay nada que no esté contemplado en los procedimientos”, aseguran.
Imagen: Guadalupe Lombardo

Trabajadores de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS)-Malbrán se pronunciaron luego de las denuncias periodísticas en torno a compras irregulares dentro del organismo. En los últimos días circuló la noticia de que el Malbrán -dependiente del Ministerio de Salud- había favorecido a la empresa Tecnolab en seis licitaciones, en casos en que ofertó precios mayores a los de competidoras, y también a través del mecanismo de compra directa. En un completo informe al que tuvo acceso Página/12, desde el Malbrán detallan cómo fueron los hechos.

“Se hizo todo bien. Nada que no esté contemplado en los procedimientos”, aclaró Marcelo Mazzone, interventor del departamento de Administración de Bienes, Compras y Licitaciones de ANLIS. El Malbrán quedó en la mira por varios motivos. El más fuerte fue la supuesta simulación de un proceso de contratación para la compra de termocicladores que habría encubierto una compra directa realizada a la firma Tecnolab. Según la denuncia, un medio periodístico había informado el precio y el ganador dos días antes de la presentación de ofertas, y además se acusó a la administración de pagar un precio más caro que el ofrecido por otras empresas.

El documento del Malbrán explica que el precio que se había difundido con anterioridad era estimado (52.798.375 de pesos) y no coincide con el final, que fue menor (48.003.375). La información siempre fue pública y se halla en la plataforma COMPR.AR. La convocatoria incluyó tres tipos de equipos diferentes (termocicladores, cabinas de seguridad biológica y ultrafreezer de -80), se emitió en seis invitaciones a proveedores del rubro, la Unión Argentina de Proveedores del Estado y Mercados Transparentes.

Un dato fundamental es que la compra en la que se centró la denuncia surgió de un pedido del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Agudas (INEA), que solicitó termocicladores específicamente de la marca BioRad, de la cual Tecnolab es representante exclusiva en todo el país. Son equipos aprobados por el centro de referencia internacional (de Atlanta, Estados Unidos) para la detección del virus influenza y que responden a protocolos estandarizados. ¿Por qué compran por marca? "Es una razón científica o técnica que no puedo explicar. No tengo los avales para decir cuál es el mejor equipo. Lo que sé es que lo último que evalúa un científico es el precio", dice Mazzone.

La directora científico técnica de ANLIS, Claudia Perandones, autorizó y aprobó toda la compra. Explicó que estos equipos fueron utilizados por la Red Nacional de Laboratorios en 2009 en la pandemia de influenza H1N1. Los integrantes de la red están capacitados en su utilización. "Su adquisición permitió evitar las demoras asociadas a la necesidad de validar el protocolo para la detección de SARS-CoV 2", añade el informe. "Era la opción más segura, eficiente, rápida para que (los laboratorios) pudieran empezar a diagnosticar covid-19. Tecnolab tiene la representación exclusiva pero podría no haber sido de ese modo", dice Perandones.

En el centro de la escena quedó la figura de Pascual Fidelio, director del Malbrán, quien según diferentes notas ha sido “sumariado en su trabajo anterior” por irregularidades al frente del Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad de Córdoba. Se traza una conexión entre el dueño de Tecnolab -Roberto Faivovich- y el funcionario. El Malbrán recalca que no es Fidelio quien determina qué se compra. “Las solicitudes no las define el titular de la ANLIS ni el jefe de compras. Las definen usuarios –científicos y técnicos- de institutos y centros que solicitan bienes y servicios en la mayoría de sus casos de una determinada especificidad técnica, basándose en las necesidades y sus características”, explica el informe.

Especifica además que para el renglón de termocicladores se presentó también la empresa Lobov, que ofreció dos alternativas de mayor valor. Un informe técnico elaborado por la jefa del Servicio de Virus Respiratorios del INEA ponderó de Tecnolab tanto el precio como la marca solicitada.

El Malbrán fue cuestionado por hacer compras directas a Tecnolab. El total en la pandemia habría sido de 100 millones de pesos dirigidos a esta empresa. “La contratación directa o compulsa abreviada por montos está prevista en la normativa, es cuando una compra no supera 1.600.000 de pesos. Lo otro que denuncian fueron adjudicaciones simples por emergencia. Son sin límite de monto, pero había renglones con solicitud de marca. Esto posibilita que se presenten un montón de proveedores, pero no es responsabilidad nuestra que Tecnolab represente exclusivamente a esa marca”, detalla Mazzone, y agrega que trabaja en la oficina de compras desde hace dos décadas y nunca debió enfrentar una polémica similar. 

“Lamento profundamente, como trabajadora y directora del instituto que realiza el trabajo de diagnóstico e investigación de covid, que se desconozcan las necesidades requeridas para poner a punto una técnica y los requisitos de insumos específicos al implementar técnicas validadas internacionalmente. Todos los trabajadores y trabajadoras estamos poniendo mucho esfuerzo en la respuesta que el país necesita y es muy doloroso sentirse injuriados", sostuvo Viviana Molina, directora del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI).

Descargo de los trabajadores

Por su parte, los trabajadores de ANLIS-Malbrán manifestaron en la página web del organismo su "más absoluto repudio por la falsedad y animosidad" de las versiones periodísticas que circularon. "Sostenemos que todos los procedimientos administrativos tendientes a realizar las compras de bienes y/o servicios llevados a cabo por esta administración fueron realizados respetando el marco normativo vigente en materia de contrataciones", indicaron.

"Dichas compras siempre fueron respaldadas por criterios científicos técnicos orientados a garantizar la mejor calidad y resultado en el diagnóstico laboratorial del covid-19. En este sentido, no vamos a permitir que estas malintencionadas afirmaciones vertidas en medio de uno de los momentos más difíciles que atraviesa la humanidad, empañen el esfuerzo de los trabajadores que diariamente vienen demostrando su profesionalismo, enfrentando situaciones de alto riesgo a los fines de proteger la salud de la población de nuestra patria", expresan.

"En aras de permitir a la comunidad toda el acceso" a la información pública, añaden los links que exponen los datos relativos a las compras que estuvieron en el ojo de la tormenta: se hallan en la página de ANLIS Malbrán (www.anlis.gov.ar ) y el sitio COMPR.AR (www.comprar.gob.ar ). Es una invitación a que cada quien "pueda discernir por sus propios medios de qué lado está la verdad".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ