Detrás de las protestas contra el racismo en Estados Unidos

Red de ayuda solidaria en Minneapolis

Las comunidades directamente afectadas por la destrucción se pusieron a trabajar ayudándose a sí mismas. Organizaron limpiezas, colectas, donaciones y ayudaron a los vecinos a construir sus edificios.
Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis.Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis.Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis.Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis.Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis.
Donaciones en la Sanford Middle School de Minneapolis. 

El primer día que, Ashli Henderson envió un mensaje pidiendo "cuando se produjeron los disturbios, nuestra tienda de comestibles fue uno de esos lugares afectados", dice Henderson. "Y dije:‘ Oye, vamos a necesitar comida. Vivo en esta comunidad, voy a necesitar comida. Soy móvil, pero mucha de nuestra gente en esta comunidad no es móvil. Así que establecimos una tienda justo donde se amotinaron,  en una ubicación central para que la comunidad camine desde sus hogares para venir a buscar comida y artículos para el hogar ". Ella agrega: “Comenzamos con una mesa, tres cajas de agua y una caja de fórmula. Ahora mira esto."  Al día siguiente, las redes sociales se habían extendido por todas partes. En una docena de mesas tenía suficiente comida y otros artículos esenciales para distribuir a cientos de personas.

"Todo esto es en amor y apoyo", dice Henderson, una comediante y activista que creció en el norte de Minneapolis. "Como dije, el hashtag ‘no podemos respirar’, estamos aquí para ayudar a las personas que no pueden respirar. Las personas que han estado lidiando con esto durante mucho tiempo. Y todavía estamos peleando esta pelea”.

Los esfuerzos de Henderson y otros como ella son parte de una notable historia de autoayuda que recibió sólo una modesta atención en la semana posterior a la muerte de George Floyd bajo custodia policial, lo que provocó protestas y disturbios masivos en Minneapolis y en ciudades de todo el país.

Si bien los medios de comunicación han estado dominados por imágenes de edificios en llamas y fotos de personas que sufren gases lacrimógenos por parte de la policía, las comunidades directamente afectadas por la destrucción se pusieron a trabajar ayudándose a sí mismas. Organizaron limpiezas, colecctas, donaciones y ayudaron a los vecinos a construir sus edificios.

También intervinieron para llenar el vacío creado por el cierre, o la destrucción, de supermercados y farmacias, muchas de ellas propiedad de personas de color. Y está sucediendo en innumerables lugares en las ciudades gemelas de Minneapolis y St Paul.

En el sur de Minneapolis, una donación en Sanford Middle School, cerca de donde ocurrió el primer daño, involucró líneas de automóviles que retrocedieron a cierta distancia, mientras la gente dejaba suministros. En St. Paul, un día de donación y distribución fue organizado por un estudiante de enfermería.

La Sra. Henderson, de 29 años, dice que se inspiró en lo que vio en el sur de Minneapolis y que quería hacer lo mismo para ayudar a su comunidad en el norte de la ciudad. Para el fin de semana, un gran estacionamiento ubicado en Broadway Ave estaba lleno de mesas con comida, pañales, artículos de tocador y suministros médicos. La fila de personas que esperaban pacientemente para recoger las cosas se extendía calle abajo.

"Hemos organizado esto bajo el liderazgo de Ashli", dice Keiona Cook, una maestra de escuela que ayuda a reponer las mesas. "Es una forma de llevar cosas a la comunidad". Cuando se le pregunta qué significan las largas filas de caras sonrientes, ella dice: "Me dice que la comunidad puede cuidar de la comunidad".

La distribución de alimentos y suministros médicos se realiza todos los días desde el mediodía hasta las 16 horas. Todos los artículos han sido donados por individuos o empresas, o bien comprados con dinero que las personas han donado.

Ed Broom, de 56 años, que forma parte de la cola de personas, está llenando un contenedor negro con artículos de primera necesidad. Dice que el cierre de tiendas había creado dificultades para las personas que no tenían acceso a un automóvil. En los últimos días, mientras las protestas continuaron, las autoridades tomaron la decisión de cerrar la mayoría del transporte público.

Michael Slaughter, de 30 años, está con su esposa, y la pareja espera poder obtener comida para ellos y sus dos hijos. "Tenemos algo de comida en casa, pero se nos acaba", dice. "No podemos ir a la tienda".

Renee Cannady, de 64 años, también es voluntaria. Era costurera de profesión pero ahora está jubilada. Dice que las personas ya estaban sufriendo debido a la pandemia de coronavirus. "Ahora están sufriendo más porque no pueden ir a donde compraban", dice. Cuando se le pregunta cuánto tiempo cree que pasará antes de que las tiendas vuelvan a abrir y las cosas vuelvan a ser como eran, responde: "No lo sé. Va a pasar algún tiempo”.

Los suministros médicos están siendo distribuidos por voluntarios de la Clínica de Medicina Familiar Broadway de la Universidad de Minnesota. La doctora Kelly Justeson, médica de familia, dice que no conocía a Henderson antes del fin de semana pasado, cuando se reunieron en el estacionamiento, una organizó la comida y la otra organizó los suministros médicos. Acordaron cooperar. "Nos preocupaba que los miembros de la comunidad no tuvieran acceso a los artículos, por lo que queríamos hacer algo por ellos", dice.

A menudo, en medio de las discusiones que han tenido lugar sobre los daños a las empresas causados por el saqueo y las protestas, se ha pasado por alto el hecho de que muchos eran propiedad de residentes negros o minoritarios.

Mientras que algunos manifestantes justificaron sus acciones diciendo que tiendas como Target eran grandes corporaciones, la gran mayoría de los dañados no lo eran. A lo largo de West Broadway Ave, varias tiendas tapiadas, llevaban las palabras "propiedad de los negros". Muchos de los barrios ya se denominaban "desiertos alimentarios" debido a la escasez de supermercados con alimentos frescos.

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12

Traducción: Celita Doyhambéhère

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ