Teletrabajo: una modalidad reconocida

El teletrabajo es la oportunidad de seguir con la producción, de manera creativa, a través de la integración de sectores y regiones que antes estaban más distanciados. Además, es una oportunidad para profundizar la federalización de la producción, sostenida en los ejes de la inclusión, la perspectiva de género y el cuidado del medioambiente.

El teletrabajo es una modalidad de trabajo y no una actividad en sí misma, en esto coincidimos todos y todas. Es indispensable dar el debate en relación a la definición de horarios, los gastos de conectividad e infraestructura, y sobre cómo las ART deben considerar esta modalidad, así como también hay que actualizar la ley de contrato de trabajo, en función de reconocer su existencia.

Para muchos sectores, el teletrabajo fue una oportunidad para sostener actividades en este contexto de aislamiento social, lo que nos plantea el interrogante de cuál es el camino a andar para incluir a más sectores en esta posibilidad de teletrabajar y cuáles son las necesidades de infraestructura para lograr la inclusión digital de todos y todas, porque se debe pensar a un país de manera federal. En este aspecto, es fundamental definir si las comunicaciones y la conectividad son servicios esenciales, garantizados por un Estado presente y proactivo.

¿Cuánto impacta en el desarrollo local y regional el acceso a las nuevas tecnologías y la conectividad? ¿Y en las posibilidades de exportar en un mercado cada vez más globalizado? El teletrabajo, no sólo genera divisas al país, sino también progreso para las personas, y una sociedad más pujante, más moderna y con más capacidades para afrontar desafíos desconocidos, como el covid-19.

Si pensamos a la inclusión en un sentido amplio, se necesita más desarrollo tecnológico, más profesionales y científicos desarrollando procesos, además de empresas y proyectos de valor agregado con enfoque en nuevas tecnologías (porque el "teletrabajo" es consecuencia del avance tecnológico ante un escenario cultural que cambió, y demanda nuevas soluciones).

Hay que sumar más tecnología y más desarrollo, para que el teletrabajo esté cada vez más a disposición de las empresas y de los trabajadores. El ejemplo de las clases virtuales dejó en evidencia que existe una amplia brecha digital. Si pensamos en igualdad de oportunidades, es clave avanzar en la inclusión digital, para que todos tengan las mismas posibilidades y recursos, en la construcción de la Argentina del futuro.

Finalmente, hoy es tema de la agenda parlamentaria. Los legisladores consideraron que es una nueva modalidad de trabajo y en ese sentido, apuntaron a establecer las condiciones de trabajo particulares a esta modalidad, la seguridad informática, la perspectiva de género (por ejemplo, en la carga laboral, con las tareas de cuidado), porque si bien se legisla durante la pandemia, esto quedará escrito para la nueva etapa.

* Verónica Tenaglia: MBA UCA. Referente Pymes Sur. Integrante de la MNUP (Mesa Nacional de Unidad Pyme)

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ