El presidente de Brasil lleva 16 días con la "gripezinha"

Jair Bolsonaro se hizo un tercer test de coronavirus y volvió a dar positivo

Además, un informe del Tribunal de Cuentas de Brasil informó que el ministerio de Salud subejecutó su presupuesto durante la pandemia.
A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia.A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia.A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia.A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia.A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia.
A pesar de estar enfermo Bolsonaro dio un discurso el miércoles en Brasilia. 
Imagen: EFE

Jair Bolsonaro no se cura. Así lo indicó el tercer examen realizado al presidente de Brasil, quien desde hace poco más de dos semanas se encuentra infectado con coronavirus. Un informe de la presidencia confirmó la noticia y señaló que el exmilitar evoluciona de buena manera. Sin embargo debió suspender su agenda prevista para los días posteriores a la curación. A pesar de eso, en la última semana el mandatario de 65 años transgredió en varias oportunidades el confinamiento obligatorio. Además, un informe del Tribunal de Cuentas informó que el ministerio de Salud subejecutó su presupuesto durante la pandemia.

"Gripezinha" nao tem fim

Bolsonaro había dado positivo al test de la covid-19 el 7 de julio. Ya van 16 días en que tiene que soportar la “gripezinha”, tal como había llamado a la pandemia cuando se registraron los primeros casos en Brasil. Un comunicado de la presidencia confirmó el tercer test positivo del mandatario en dos semanas. "El presidente Jair Bolsonaro sigue con buena evolución de salud, siendo acompañado por su equipo médico de la Presidencia de la República", señaló la Secretaría de Comunicación del gobierno. Bolsonaro deberá mantener el distanciamiento social y seguirá su recuperación en el Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial. 

Así y todo, el exmilitar está saliendo al atardecer a los jardines de la Alvorada para comunicarse con sus seguidores. El domingo pasado caminó al encuentro de decenas simpatizantes que lo vitorearon durante unos 50 minutos. Entre aplausos, Bolsonaro alzó entre sus manos una caja de hidroxicloroquina, el medicamento que afirma estar tomando combinado con azitromicina. También se quitó la máscara de protección para hablar durante unos pocos minutos. No obstante, la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas, en un informe publicado recientemente, instó a los profesionales de salud a dejar de recetar ese medicamento. Así como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo cuestionó su efectividad y resaltó los posibles daños colaterales que puede provocar el tratamiento con esa droga.

Segundos en el peor ranking

Además de Bolsonaro, los infectados en Brasil suman 2.159.654 . En la actualidad, es el segundo país del mundo con mayor cantidad de casos y fallecidos, detrás de Estados Unidos. El martes, tuvo su peor día de las últimas cuatro semanas con 1.367 muertes en 24 horas. De esta manera el total se elevó a 81.487 el desde el inicio de la pandemia. Por otra parte, el Ministerio de Salud que se encuentra a cargo del general Eduardo Pazuello fue objetado por el Tribunal de Cuentas de la Unión. Según un informe de la entidad, desde marzo Salud sólo gastó el 29 por ciento de lo previsto en su presupuesto. En este marco, el presidente sufrió anoche otro revés político. En este caso fue en el Congreso. La cámara de Diputados aprobó el aumento escalonado del aporte del gobierno federal al Fondo de la Educación Básica hasta 2026. De esta manera se logró asegurar el salario de los maestros estatales en todo el país. El gobierno brasileño quería eliminar el fondo como parte de su política de ajuste.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ