Lo ancestral, lo urbano y lo foráneo se unen en la Madre Tierra

Una serie con historias para vivir el ritual a la Pachamama en Salta

Agosto es el mes de la Pachamama, una celebración ancestral que se hace principalmente en el norte argentino, pero que se fue redescubriendo a nivel nacional y actualmente es cada vez más común que las ofrendas a la Madre Tierra se realicen en distintos puntos del país.

Si bien anteriormente era un ritual de carácter íntimo, en los últimos años había tomado una modalidad festiva comunitaria, que invitaba a la reunión de aquellos que querían agradecer y pedirle prosperidad a la Pacha.

La pandemia que azotó este 2020 obligó a volver al tono intimista de antaño y con ello se conocieron historias que desde la Secretaría de Cultura de la provincia quisieron registrar y dar a conocer.

Es por ello que el sábado se estrenó “Pachamama en casa” una serie de cuatro capítulos, que aborda a personajes que residen en la provincia y que, con el mismo sentimiento, tienen cada uno su manera particular de vivir el ritual.

El realizador de cada pieza fílmica es Santiago Lofeudo, nacido en Buenos Aires, pero que vive hace más de 10 años en Salta, donde formó su familia.

El cineasta admite que conoció el ritual cuando llegó a la provincia, y que este año por primera vez hizo las ofrendas. “Con cada una de las historias que contamos en la serie me siento identificado en algún punto, y las elegimos porque eran una manera de contar cómo personas tan diferentes y en ámbitos distintos tienen esa misma conexión sagrada con la Tierra”.

El primero de los capítulos fue grabado en Santa Rosa de Tastil, su protagonista es Chinguila, un campesino de la Puna que junto a su familia practican la ceremonia antes de iniciar la siembra de su tierra.

“A Chinguila lo conozco porque fue uno de los precursores del Festival de la Papa Andina en Alfarcito y conocía de la tradición familiar de honrar a la Pachamama que se transmite de generación en generación”, explico Lofeudo.

La segunda historia se traslada a la capital salteña para retratar a María Díaz, que se dedica a su emprendimiento de venta de empanadas. “Ella cuenta que tiene una necesidad cotidiana de conectarse con la Tierra y la forma de hacerlo en su caso, en plena ciudad, es levantando una baldosa”.

El tercer capítulo tiene que ver con una pareja que no es de Salta, sino que hace muchos años vinieron y ahora son campesinos en Vaqueros, llegaron de una vida urbana y tomaron una decisión de vida vinculada con el trabajo con la tierra, de una manera ecológica y orgánica”, explica el realizador.

Lofeudo además dijo que lo conmovió una frase de Olga, la protagonista del tercer episodio, que señala que: “no importa donde nació uno, sino donde eligió morir”, “y con eso resumió lo que muchos que vinimos a Salta desde otros lados sentimos”.

"Lo que intentamos mostrar con la serie no son las coincidencias sino las diferencias, y desmitificar que hay una sola manera de honrar a la Pachamama, sino que son muchas y todas válidas”, agregó Lofeudo.

Finalmente, el último capítulo se trata de un homenaje a la Pacha mediante un baile que realizan integrantes del Ballet Folclórico de la Provincia “General Martín Miguel de Güemes”, con la coreografía de la maestra Mariana Jiménez y musicalizada por el grupo Marcama. En tanto, el resto de la serie cuenta con la banda de sonido original interpretada por el grupo HUK.

La producción no solamente se puede ver en el canal oficial de youtube de la Secretaría de Cultura, sino que se emitirá por los canales de aire salteños y en la TV Pública.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ