La detención por el uso medicinal del cannabis
Una cultivadora que sigue presa

Adriana Funaro continuará en prisión domiciliaria. Así lo resolvió el juez de Garantías Horacio Hryb, quien ya había dictaminado de la misma manera a fines de febrero, luego de que la policía de Ezeiza allanara el domicilio de Funaro tras una denuncia de un vecino con quien mantenía un conflicto por una medianera. La militante del uso terapéutico del cannabis afronta una causa por infracción a la Ley de Drogas.

Familiares y distintas asociaciones de cultivadores de cannabis se movilizarán hoy a las 11 hasta los tribunales de Lomas de Zamora, donde tramita el caso, bajo el lema #NoSomosNarcos. Allí se realizará una audiencia para debatir el pedido de libertad realizado por la defensora Victoria Baca Paunero. “Adriana no es un riesgo para la sociedad, no posee antecedentes y no hay peligro de fuga”, indicaron desde la Asociación Cultural Jardín del Unicornio, una de las agrupaciones que convoca a apoyar a Funaro.

Funaro tiene 46 años y una artrosis hereditaria. Comenzó a utilizar aceite de cannabis hace tres años para paliar el dolor que le provoca la enfermedad. “Me siento decepcionada por la Justicia, que en vez de cuidarme, me está arruinando la salud y la vida”, dijo PáginaI12 desde la casa de su hija Micaela, donde se encuentra privada de su libertad. “Sin embargo, no esperaba otra resolución del juez Hryb, quien desde el primer momento mostró un ensañamiento hacia mi persona”, añadió.

“El Estado criminaliza sin investigar todas las pruebas que presentamos sobre el uso medicinal que hago del cannabis. Presentamos decenas de testigos que quieren declarar la verdad, pero la fiscalía mira para otro lado, mientras tenemos una ley injusta y obsoleta que criminaliza al usuario terapéutico”, amplió Funaro.

El fallo de Hryb se conoció un día antes de que el proyecto para legalizar el uso medicinal de la marihuana se discuta en la Comisión de Salud del Senado.