No los pueden vender, pero sí concesionarlos

Formalizan la entrega de los terrenos municipales a Juventud Antoniana

El Concejo Deliberante de Salta estableció las condiciones por las que pasarán los terrenos de calle Catamarca al club. Deberá realizar obras en un plazo de 10 años. Podrán usarse para generar ingresos.
la cancha de Juventud y atrás los terrenos donadosla cancha de Juventud y atrás los terrenos donadosla cancha de Juventud y atrás los terrenos donadosla cancha de Juventud y atrás los terrenos donadosla cancha de Juventud y atrás los terrenos donados
la cancha de Juventud y atrás los terrenos donados 

El Concejo Deliberante de la ciudad de Salta formalizó ayer la donación municipal de los terrenos ubicados frente al estadio Fray Honorato Pistoia, a beneficio del Centro Juventud Antoniana. La iniciativa fue aprobada en una nueva sesión realizada por plataforma virtual.

El proyecto, elaborado por el vicepresidente del cuerpo, Ángel Causarano, estaría dando una solución definitiva a un asunto que lleva cerca de sesenta años de marchas y contramarchas. Se trata de la transferencia al club de dos inmuebles, ubicados en las intersecciones de las calles Catamarca, Rioja y San Luis, de la capital salteña. Vale aclarar que el traspaso es a título gratuito.

Estos terrenos habían sido cedidos a la institución antoniana en 1962, con la condición de que el club realizara diversas obras. Al no cumplir éste con las obligaciones estipuladas, los predios volvieron a manos del Municipio en 1978, durante la intendencia del Capitán (Retirado) del Ejército, Víctor Montoya. En 2017, finalmente, los inmuebles fueron donados por segunda vez bajo la Ordenanza N°15.245. Sin embargo, la entrega nunca se concretó.

La iniciativa aprobada ayer, deroga entonces la ordenanza de donación sancionada en 2017 y establece los nuevos cargos que tendrá que cumplir la institución, para continuar como titular de los inmuebles: en un plazo no mayor a los diez años, deberá construir instalaciones deportivas y sociales en los terrenos en cuestión. Por otra parte, la cesión será únicamente con fines de uso institucional, deportivo, cultural y social.

El incumplimiento de estas obligaciones y cargos, tal como fija la ordenanza, “será motivo de la revocación de la donación” y en ese caso, los inmuebles volverán automáticamente al dominio público municipal.

“Con esta ordenanza cuidamos la imagen de la intendencia” sostuvo Causarano, durante el tratamiento del proyecto. El edil del monobloque Un Cambio para Salta recordó que cuando se decidió la entrega de los terrenos, “muchos dijeron que había una operación inmobiliaria por detrás”.

En una breve intervención, Causarano agregó que el espíritu de la ordenanza es “cuidar a la institución (Centro Juventud Antoniana)” y así, se comprometió a “apoyar y ayudar a todos los clubes”, entendiendo a estos como espacios de contención para niños y jóvenes.

Santo remedio

Si bien fue acompañado por todos los espacios políticos, el proyecto dio lugar a un extenso debate en el que varios concejales tomaron la palabra y, algunos de ellos, en más de una oportunidad.

La discusión principal tenía que ver con el artículo 3 del proyecto original, el cual la concejala Romina Arroyo propuso modificar. La presidenta del bloque Salta tiene Futuro, mocionó eliminar la prohibición de concesión, locación o sublocación total o parcial de los inmuebles, con el objetivo de dar a la institución “la posibilidad de que puedan generar ingresos y crecer”.

Por su parte, José Gauffín (Juntos por el Cambio), sostuvo: “La idea es fortalecer estas instituciones, darles las herramientas que hagan falta para que se puedan trasformar en una trinchera social para los niños”. En este sentido, el edil estuvo de acuerdo con la modificación propuesta por Arroyo.

De tal forma, el artículo 3 de la ordenanza, quedó redactado de la siguiente manera: “Queda expresamente prohibida la venta, dación en pago, cesión, transferencia, comodato o entrega a cualquier título a terceros de los inmuebles donados, como todo otro acto jurídico que signifique una merma en la libre disponibilidad y goce de los derechos de uso y disfrute social y deportivo de la masa societaria y de las autoridades estatutarias del Centro Juventud Antoniana. Asimismo, queda vedada toda posibilidad de constituir sobre los inmuebles Matrículas N° 107.018 y 107.019 del Departamento Capital, derechos reales de garantía, fianzas o avales de cualquier naturaleza”.

Por último, se estableció un plazo de treinta días para que el Ejecutivo municipal haga efectiva la entrega de los terrenos, a partir de la entrada en vigencia de la ordenanza.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ