Primer juicio oral por acoso sexual a menores en redes

Veinte años por grooming y abusos

El condenado tiene 41 años. A través de perfiles de Facebook contactaba a niñas y adolescentes, a las que exigía fotos y extorsionaba. En dos casos hubo abuso sexual.
La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación.La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación.La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación.La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación.La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación.
La fiscal Alejandra Raigal llevó adelante la acusación. 
Imagen: Andres Macera

Un hombre de 41 años fue condenado a la pena de 20 años de prisión en el primer juicio oral por grooming –acoso a niñas y adolescentes por internet– de Rosario, que incluyó dos hechos de abuso sexual. Juan Manuel González estuvo casi dos semanas sentado en el banquillo, acusado de delitos que tuvieron como víctimas a ocho adolescentes que tenían entre 12 y 16 años, en 2017, cuando fue detenido. Las denuncias de seis de ellas llegaron por parte de sus progenitores o familiares; mientras que en dos de los hechos el aviso llegó desde un organismo internacional que detectó imágenes de contenido sexual infantil en la web. El imputado llegó a usar hasta diez nombres de usuario diferentes en Facebook para engañar a las víctimas y solicitarles fotos íntimas. "Aprovechando su vulnerabilidad, obtenía el control", expresó el tribunal. 

El tribunal compuesto por Mariano Aliau, María Isabel Mas Varela y Alejandro Negroni condenó al acusado tras las pruebas que presentó la fiscal Alejandra Raigal, relacionada con delitos cometidos contra niñas y adolescentes a quienes González contactó mediante engaños, entre 2014 y 2017, para obtener fotos íntimas de las mismas y luego extorsionarlas.

"Parece una película pero fue realidad", advirtió Raigal en el inicio del debate, el 27 de julio pasado, sobre lo que se demostraría en el juicio. En ese momento, describió que el que llevó al tribunal fue "un caso serial de engaños, persecución, amenazas y abusos". Es que en dos de los casos el acusado mantuvo "contacto sexual" con las víctimas, en el marco del mismo plan de engaños.  

Según se evidenció, González desarrolló un modus operandi: con un mismo patrón o mecanismo repetido, contactaba a las víctimas a través de Facebook, mediante un perfil de "adolescente atractivo", y comenzaba conversaciones con ellas hasta ganarse la confianza. Incluso, en algunos de los casos llegó a hacerles creer que existía entre ellos una "relación sentimental (virtual) que le permitía pedirles fotos de ellas desnudas". Luego mediante otros perfiles solicitaba más imágenes y ante la negativa de las víctimas comenzaban las "amenazas", tendientes a "arruinarles momentos, como cumpleaños de 15, o su vida misma". En algunos de los casos llegó a difundir imágenes de las víctimas y contactarse con familiares de éstas. Luego, desde un perfil de "hacker salvador", les decía "que tenían que hacer un video con prácticas de sexo oral y así el hacker ingresaría un virus para eliminar las fotos de la computadora del extorsionador". Siempre era él quien las contactaba con perfiles truchos para hacerse pasar por diferentes personas. "En dos de los casos se concretó ese video", lamentó la fiscal, por lo que le achacó dos hechos de abuso.

Raigal advirtió al inicio del debate: "Tengan en cuenta el lenguaje y los descalificativos al género"; como el "estado de desesperación que les generaba a las víctimas". Ante ello, el tribunal analizó que el imputado "descargó una violencia psicológica extrema"; y que ponía a las víctimas en una "encerrona", "acorralándolas", con mensajes tales como "¿te gustaría que todos te vean así?" o "vas a ser señalada como la más putita". También plantearon que en las audiencias "pudieron apreciarse las dolorosas consecuencias en víctimas y familiares", ante el temor generado.

Tras el fallo, en el Centro de Justicia Penal, la fiscal celebró que "todos los delitos fueron acreditados", en la causa donde se pudo determinar que para cometer los hechos, el acusado se conectaba desde el wifi de una vecina. Ahora, resta esperar los fundamentos del tribunal sobre el monto de la pena para analizar si habrá apelación, ya que se habían pedido 40 años. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ