La primera ministra de Finlandia fue cuestionada por su vestimenta en una entrevista

Lo que pasó con la foto de Sanna Marin: un escote que despertó críticas machistas y unión feminista en todo el mundo

La funcionaria recibió una oleada de comentarios misóginos que ponían en duda sus capacidades y la ridiculizaban por su elección de ropa. El ataque se condensó con una dosis extra de machismo, dado que algunos además se burlaron de su cuerpo, comparándolo con estándares hegemónicos. Usuarios de todas partes del planeta se unieron en su defensa. 

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, quien con sus 34 años se convirtió en la mujer más joven del mundo en ocupar el cargo de jefa de Estado, volvió a ser el blanco de duras críticas en las redes sociales por posar con un traje escotado en una revista de moda. Bajo el hashtag #ImwithSanna ("estoy con Sanna"), mujeres de todo el mundo subieron fotos con un escote similar para denunciar el machismo subyacente en las críticas.  

En el pasado, Sanna Marin ya había sido atacada por haber trabajado como cajera de supermercado y por haberse criado en un hogar con dos madres. Esta vez, las redes sociales se inundaron de críticas hacia la vestimenta que lució durante una entrevista para la revista de moda Trendi, donde la calificaron como "inapropiada", "ridícula" y hasta le llegaron a decir que con ese escote lo único que conseguía era "erosionar su credibilidad".

Aunque en la entrevista la primera ministra finlandesa contaba cómo vivió su mandato durante la pandemia del coronavirus y sus múltiples desafíos, los comentarios se centraron en las fotografías que acompañaron la nota, en las que se la ve posar con un traje negro escotado.  

En un blog, el famoso empresario finlandés Aki Pyysing llegó incluso a burlarse de sus pechos por pequeños y la acusó de querer únicamente llamar la atención con ese tipo de fotografías.

#ImwithSanna

Las respuestas no tardaron en llegar. Usuarias de todo el mundo denunciaron el machismo imperante en los ataques a la funcionaria por su condición de mujer y lanzaron una campaña imitándola junto al hashtag #ImwithSanna.

Sus seguidoras y seguidores también acompañaron el hashtag con fotografías de otros políticos con la camisa abierta o el torso descubierto, como Silvio Berlusconi o Vladimir Putin, preguntándose qué ofende más, el escote de la primera ministra finlandesa o el pecho desnudo de los políticos.

Una de las fotos que más circuló muestra una comparación entre la imagen de Sanna Marin y la del eurodiputado del Partido Finés, Teuvo Hakkarainen. "Conozca a nuestro Primer Ministro Marin (a la izquierda) y al miembro del Parlamento Europeo, en representación del Partido Finlandés, Teuvo Hakkarainen (a la derecha) en las recientes fotos de relaciones públicas. Se ha afirmado que una de las fotos es inapropiada y de mal gusto. ¿Adivina cual? Oh hombre", dice el tuit.

La editora jefa de la revista, Mari Karsikas, también salió en defensa de Marin: "El alboroto ha mostrado claramente que lo que se ve en las imágenes dice mucho sobre el espectador. Muchos no vieron el busto en absoluto. Vieron a Sanna Marin vestida con un traje de pantalón negro de moda", dijo. "Otros miraron la foto y vieron cómo la profesionalidad, la inteligencia y el saber hacer van unidos a la ropa y quizás a cuánto cubran la piel", agregó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ