Opinión
¡Abajo el sistema!
 

Fidel Castro solía decir que el presidente de los Estados Unidos no era una persona, sino un sistema. Emulando el escepticismo del líder cubano, Evo Morales repetiría esa idea una y otra vez cuando le preguntaban si prefería a Hillary Clinton o a Donald Trump para ocupar la Casa Blanca. Más optimistas, analistas, políticos y gente de a pie expresaron, luego de que candidato republicano ganara las elecciones, su confianza en que “el sistema” de frenos y contrapesos de la democracia norteamericana sería capaz de domesticar a la bestia y evitar que la irracionalidad y la incontinencia de Trump produjeran alguna catástrofe. 

Ayer, el presidente norteamericano decidió bombardear una base del ejército sirio, como respuesta a un supuesto ataque con armas químicas perpetrado el martes pasado por el gobierno de Bashar al Assad contra grupos rebeldes. Trump, además, acompañaría la acción militar con un llamado a conformar una “gran coalición de naciones civilizadas” para enfrentar al régimen alauita que gobierna Siria.

Ahora bien, ante todo este embrollo vale tener en cuenta dos cuestiones: 1) Siria es un aliado incondicional de Rusia. 2) Desde que Trump comenzó su campaña para la presidencia –tanto en las primarias como en el mano a mano con Hillary– expresó en reiteradas ocasiones que en su administración Estados Unidos iba a dejar de derrocar gobiernos y, además, iba a buscar un entendimiento con Vladimir Putin para administrar conjuntamente el tablero en Medio Oriente. Entonces, ¿qué pasó en el medio para que Trump decidiera ir contra el gobierno de al Assad y, con ello, efectuar una provocación directa a Moscú? Como sucede en toda cocina del poder, es probable que nunca lleguemos a conocer todos los ingredientes de la receta. Sin embargo, se pueden hacer algunas presunciones.

Al poco tiempo de que Trump ganara las elecciones, al interior de Estados Unidos comenzó a gestarse una intensa campaña por parte de sectores de inteligencia, económicos y políticos –secundados por importantes medios de comunicación– con el objeto de desentrañar los vínculos espurios que el presidente estadounidense tendría con su par ruso. Según se decía, Trump era un monigote de Putin y el Kremlin se había entrometido en las elecciones norteamericanas para beneficiar a su candidato. En este marco, el otrora asesor de seguridad nacional de la presidencia, Michael Flynn (hombre de su máxima confianza, había dicho Trump al momento de nombrarlo) tuvo que renunciar a su cargo tras revelarse que mantenía conversaciones secretas con la embajada rusa. A partir de allí, el conflicto fue escalando y el “affaire Rusia” se transformó para muchos en la eventual excusa perfecta para avanzar en un juicio político contra Trump. Flynn no es la única víctima de esta disputa. Varios funcionarios y asesores de Trump han quedado en la mira de la justicia estadounidense por la misma razón. Hace pocos días Steve Bannon –un trumpista de la primera hora, agitador mediático de la ultraderecha y defensor de la alianza con Putin– fue sacado por el propio Trump del Consejo de Seguridad Nacional, a pedido del nuevo asesor de seguridad, el general Herbert McMaster, quien considera al Kremlin una amenaza. En este contexto, el bombardeo en Siria estaría vinculado a cuestiones domésticas. De hecho, el saliente Flynn manifestó la semana pasada que estaba dispuesto a testificar ante el FBI si le otorgaban inmunidad penal, apelando a una especie de figura del arrepentido.

En definitiva, en caso que efectivamente estas cuestiones sean las que están marcando el pulso de la política exterior estadounidense, vale la pena tener en cuenta dos lecciones: 1) Que Trump, lejos de ser un loco irracional es, como buen empresario, alguien que busca siempre negociar para sacar el mejor rédito y, como buen político, alguien que apela al pragmatismo para poder sobrevivir en el cargo. 2) Que el “sistema” del que hablaba Fidel, lejos de aplacar toda iniciativa temeraria puede, más bien, llevar al presidente a ordenar un bombardeo indiscriminado y, lo que es peor, a un enfrentamiento entre las dos principales potencias militares del planeta. Es por ello que tal vez haya que preguntarse si no es mejor decir: “¡abajo el sistema!”.

* Investigador del Conicet. Politólogo-UBA.