Comedia con Billy Crystal, en Flow

"Standing Up, Falling Down": ensayo acerca del éxito

Construida desde la empatía, la opera prima como director del productor Matt Ratner tiene su herramienta más poderosa en la pareja protagónica, integrada por Ben Schwartz y el gran Billy Crystal, entre quienes la química fluye.
Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película.Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película.Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película.Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película.Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película.
Crystal & Schwartz, los perdedores que hacen al éxito de la película. 

Standing Up, Falling Down               6 puntos

EE.UU., 2019

Dirección: Matt Ratner.

Guión: Peter Hoare.

Producción: TNT Original/Particular Crowd.

Duración: 91 minutos.

Intérpretes: Billy Crystal, Ben Schwartz, Kevin Dunn, Grace Gummer, Eloise Mumford, Debra Monk, David Castañeda, John Behlmann.

Estreno: disponible en Flow.

De manera muy simple, la comedia Standing Up, Falling Down, ópera prima del hasta ahora productor Matt Ratner, consigue convertirse en un modesto ensayo acerca del éxito. O más precisamente, sobre qué significa ser exitoso en el siglo XXI y la presión que las sociedades occidentales ejercen sobre los individuos para escapar de la etiqueta de perdedor, un estigma que el sentido común ha instalado como frontera entre la felicidad y el fracaso. Así, sintiéndose un fracasado, es como Scott vuelve a su pueblo tras haber intentado convertirse en un artista de Stand-up en el circuito de la ciudad de Los Ángeles. Justamente, ese regreso sin la gloria esperada, en el que el ya no tan joven protagonista retorna a la casa familiar como si fuera un adolescente, funciona como certificación de su carácter de perdedor. Pero lejos de sumarse al bullying que suelen recibir en el cine los personajes como Scott, la película de Ratner se pone de su lado.

Es cierto que al principio el pobre tipo se encuentra con un panorama desalentador: su papá es un laburante que cuando está en casa lo único que hace es mirar la tele, su mamá lo sigue tratando como si tuviera 14 y con su hermana menor –que tampoco es tan menor y trabaja como encargada en un local de comida rápida en un shopping— se chucean porque saben que para el mundo, fuera de la burbuja familiar, los dos son unos perdedores. Pero los venenosos dardos dialécticos que se lanzan los hermanos también funcionan como un juego de espejos, en el que cada parte se ataca a sí misma en el reflejo que le devuelve el fracaso ajeno.

Tironeado entre la necesidad de ver a sus viejos amigos y la vergüenza de haber regresado con la cola entre las patas, Scott encuentra un inesperado alivio en Marty, un borrachín simpático que conoce en un bar, pero que termina siendo el dermatólogo que lo ayuda a curar unas llagas que el estrés le deja sobre la piel. El vínculo es satisfactorio para ambos no solo por la amistad sincera que se brindan, sino porque cada uno representa una figura sustituta. Marty tiene la edad del padre de Scott, pero un carácter opuesto: mientras uno es hosco y conservador, el otro está dispuesto a vivir el día. Y Scott tiene la edad del hijo de Marty, solo que con él pude hablar y el otro se niega a verlo desde hace años.

Construida desde la empatía, Standing Up tiene su herramienta más poderosa en la pareja protagónica, integrada por Ben Schwartz y el gran Billy Crystal, entre quienes la química fluye. Sin embargo no se trata de una comedia explosiva, sino de una que busca crear climas, aunque a veces la obnubile la voluntad manifiesta de causar impacto (incluso a costa de sacrificar a algún personaje). Pero a pesar de todo, la película consigue poner a su favor incluso esos excesos, generando un clima amable en el que el éxito se encuentra más cerca de lo anímico que de la materia.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ