El edil eyectado afirmó que apelará la decisión

Expulsaron del Concejo de Pichanal al hermano del intendente

Seis de los nueve concejales decidieron que su par, Marco Antonio Domínguez, cumplió funciones incompatibles con su cargo al haber tomado decisiones administrativas en la Municipalidad dirigida por su hermano, Sebastián Domínguez.
Sesión del Concejo Deliberante de PichanalSesión del Concejo Deliberante de PichanalSesión del Concejo Deliberante de PichanalSesión del Concejo Deliberante de PichanalSesión del Concejo Deliberante de Pichanal
Sesión del Concejo Deliberante de Pichanal 

En la sesión del miércoles último dos tercios de los concejales de Pichanal, en el departamento Orán, decidieron expulsar del cuerpo legislativo al concejal Marco Antonio Domínguez. Lo hicieron tras concluir que había incurrido en incompatibilidad de funciones al haber realizado acciones en el Ejecutivo Municipal a cargo de su hermano, Sebastián Domínguez.

El concejal sancionado adelantó a Salta/12 que apelará la decisión ante la Corte de Justicia de Salta y entendió que dado que esta presentación tiene efecto suspensivo, todavía sigue siendo concejal y como tal adelantó que concurrirá a las sesiones del Concejo Deliberante de los miércoles.

“Junto a mis compañeros nos hemos ajustado a lo que dice el artículo 18 de nuestra Carta Orgánica”, dijo por su parte el concejal Iván Basterra, uno de los autores del dictamen que generó la expulsión de Domínguez. Afirmó que se presentó un informe con la investigación realizada antes de tomar la decisión, y se presentaron todas las pruebas.

Los argumentos fueron expuestos en la sesión especial del lunes pasado, a la cual Domínguez no fue. Esta se convocó tras los 15 días que se le dio al concejal cuestionado para hacer su defensa. Basterra afirmó que la notificación de la sesión llegó al domicilio del concejal expulsado. Domínguez, por su parte, sostuvo que nunca fue notificado y por ello considera que se violó su derecho a defensa.

“Estuvimos debatiendo tres horas”, sostuvo Basterra al referirse a la sesión del miércoles en la que sí estuvo Domínguez. Recordó que se lo había sancionado con anterioridad por 15 días. Respecto de las pruebas que sustentan la expulsión, Basterra dijo que entre ellas se encuentra la firma de algunos pagarés o la intervención en cuestiones laborales de los trabajadores municipales.

“Yo no tengo ningún cargo en la Municipalidad”, sostuvo por su lado Domínguez. Basterra, por su parte, afirmó que si bien es cierto que su par expulsado no está con nombramiento formal en la Municipalidad, en los hechos cumple funciones que son propias del Ejecutivo Municipal.

La relación entre la mayoría del cuerpo deliberativo y el intendente Domínguez es un tanto accidentada desde su asunción en diciembre pasado. Basterra afirmó: “Venimos siendo ninguneados por el gobierno municipal actual”. En este punto aseguró que el Ejecutivo emite ordenanzas que “no pasan por el Concejo”, siendo todas ellas ad referéndum. Aunque el conflicto de poderes fue expuesto ante la Justicia provincial, afirmó que siguen "esperando el veredicto, pero no hay respuestas”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ