Desde el año 2000 hubo 7.500 diagnósticos positivos del virus

Por año, 400 personas contraen VIH en Salta

Los datos son del Programa de Infecciones de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud. En el día mundial se realizaron actividades de concientización y testeos.
Actividad de concientización en MetánActividad de concientización en MetánActividad de concientización en MetánActividad de concientización en MetánActividad de concientización en Metán
Actividad de concientización en Metán 

En el día mundial de respuesta al VIH- Sida, la encargada del Programa de Infecciones de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud de Salta, Laura Caporaletti, indicó que 7.500 personas han adquirido el virus desde el año 2000. Son diagnósticos acumulados que incluyen a los fallecidos. 

La funcionaria informó que desde ayer y hasta hoy hay actividades de concientización y testeos en centros de salud y hospitales de la provincia. El activista Pako Lozada también colaboró con la tarea de sensibilización en la céntrica plaza 9 de Julio, y realizó una campaña por redes sociales. 

En Capital hubo actividades en la plazoleta 4 Siglos y en la plaza 9 de Julio. Por la pandemia de la covid-19 los testeos de VIH solo se hacen en centros de salud y en el Hospital del Milagro. En el interior también se llevaron a cabo tareas de prevención y testeos en los hospitales, algunas de las localidades que se sumaron a las iniciativas fueron Metán, Joaquín V. González, Cafayate, Pichanal, Orán, Tartagal, Chicoana

Caporaletti especificó que en Capital los testeos se hicieron el martes en los centros de salud de los barrios Santa Ana, Morosini y Manjón y en el Hospital del Milagro. El miércoles se realizarán en el Centro de Salud 45 y en el de Vaqueros

El Virus de Inmunodeficiencia Humana es una enfermedad crónica que tiene tratamiento pero no cura. "Las personas que saben su diagnóstico y siguen con acompañamiento de los equipos de salud, con tratamiento pueden estar perfectamente", explicó Caporaletti.

Si bien hay tres vías de transmisión del virus, la mayor parte de la gente, "entre un 96 o 98%", lo contrae por vía sexual, según indicó Caporaletti. Otras vías de contagio son la sanguínea y de madre al hijo en gestación o a través de la leche materna. La especialista precisó que la mayoría de quienes contraen el virus son personas heterosexuales y que hubo un incremento de adolescentes. Señaló que "los varones mayores de 40" están en riesgo porque no tienen incorporado el uso de preservativos y también sostuvo que hubo personas de más de 80 años que han contraído el virus. 

Caporaletti dijo que este año fue difícil el trabajo porque la mayor parte de los centros sanitarios estuvieron abocados a la pandemia. "Habitualmente tenemos 400 diagnósticos nuevos por año en la provincia", señaló. Dijo que es importante que la gente pueda hacerse el test de VIH cada año e incorporarlo como parte de un control. El análisis es voluntario y gratuito. 

"La medida de prevención más eficaz es el uso de preservativo" en las relaciones sexuales, sostuvo. Por ahora solo se distribuye de forma gratuita el preservativo masculino, el preservativo femenino solo se puede comprar en farmacias y su costo es más elevado, lo que implica una desigualdad de género. 

Caporaletti detalló que las estadísticas indican que los varones contraen más el virus, en proporción son dos por cada mujer.

"Han cambiado las prácticas sexuales o se habla más, por ejemplo, del sexo oral. En el sexo por vía vaginal, anal u oral debe existir el cuidado. El VIH y otras enfermedades son transmisibles por la boca", explicó la especialista . Además, contraer una ETS (enfermedad de transmisión sexual) como la sífilis implica "una puerta de entrada" para el VIH.

"Para la historia del VIH es fundamental la presencia de las organizaciones civiles", sostuvo. Destacó el acompañamiento en las actividades de las organizaciones de la sociedad civil. 

Caporaletti explicó que las personas con VIH pueden estudiar y trabajar, no tienen impedimentos físicos o mentales. Dijo que en algunos casos han podido acceder a subsidios, pero el VIH no se considera una incapacidad como para acceder a una pensión, por ejemplo. 

Otra forma de visibilización 

El diseñador de modas, modelo y activista Pako Lozada, fue diagnosticado en 2012. Es la primera persona conviviendo con VIH en Salta que se hizo visible y comenzó a hablar desde la propia experiencia.  

"Antes la mayoría de los que hablaban del VIH eran personal de salud. Cuando una persona que convive con el virus, habla de cómo es convivir, del diagnóstico, la gente le da otro interés", contó Lozada, quien colabora dando charlas en instituciones educativas. Años anteriores realizaba desfiles de moda, este año no pudo hacerlo pero realizó algunas actividades en redes sociales, como entrevistas a otras personas que conviven con el virus, y convocó a fotógrafos/as, a estilistas, diseñadores/as, a visibilizar el VIH. 

Lozada es parte del colectivo LGBTIQ. Destacó que el VIH no hace distinciones de género, raza o religión, que cualquiera se puede contagiar. En su visión, el virus es "más entendible", o "se puede hablar" del tema en el Colectivo LGBTIQ. En cambio, "en el ambiente hetero normativo es más complicado, depresivo".

El joven dijo que recibe muchas consultas de personas que contraen el virus, algunas tienen que ver con cuando se van a morir o si pueden tener hijos. Sostuvo que es necesario que las parejas que quieren tener hijos o hijas vayan a la consulta médica, se hagan estudios para ver qué patologías tienen. "Antes se hacían los estudios prematrimoniales", recordó y consideró que son importantes. 

Con la medicación, el virus puede ser indetectable. Lozada indicó que hay tres pilares: buena adherencia a la medicación, buena alimentación y buena salud mental. Esto último implica aceptación y empezar a convivir con el virus. "Es un huésped que está conviviendo en nuestro cuerpo", detalló.

Sostuvo que conoció muchas mujeres a quienes les transmitió el virus su marido o pareja estable. Dijo que hay casos en que los maridos mueren de SIDA, y que las mujeres no saben que tienen el virus. 

"Una vez al año hay que ir al médico. El hombre no va hasta que le duele hasta el alma y la mujer, porque tienen que cuidar al hijo u otra excusa. No hay cultura de ir a consulta médica. El análisis es gratuito, voluntario y confidencial", manifestó Lozada. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ