El gobierno santafesino investiga si además de la bajante del cauce hubo otra causa 

Aparecieron miles de peces muertos en el río Salado

La bajante que experimenta desde hace varias semanas el río Salado provocó la mortandad de peces en la provincia de Santa Fe. Según los primeros informes realizados la modificación en el cauce del río y otras condiciones generaron un “déficit de oxígeno” en los animales y todavía no se sabe cuántas especies murieron a causa de este fenómeno.

La Subsecretaría de Recursos Naturales del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático informó que "este fenómeno de mortandad en la cuenca del Salado inferior, cuando entra a la provincia de Santa Fe, se verifica en distintos puntos del curso".

"La principal hipótesis que manejamos con los biólogos, es que se trata de un fenómeno natural por la bajante pronunciada histórica y extraordinaria, sumado a la poca lluvia y el calor", dijo Gaspar Borra, subsecretario del área.

Según dijo el funcionario a medios locales, están “sorprendidos por la magnitud, aunque es un fenómeno que se registra periódicamente”.

“Lo que ocurre en esta ocasión es que los parámetros hidrológicos son completamente diferentes a los habituales. Al estar tan bajo el río y las temperaturas tan elevadas, se origina lo que se denomina hipoxia (poco oxígeno), cercano a la anoxia (falta de oxígeno)”, explicó.

De todas formas, aclaró que desde la cartera de Ambiente y Cambio Climático se están realizando "numerosos estudios de peces y del agua para confirmar o descartar factores antrópicos, es decir, ocasionados por el hombre" y que "en este caso particular no descartamos ninguna hipótesis".

"Estos estudios los hace la Facultad de Ingeniería Química a través de su laboratorio. También el Instituto Nacional de Limnología (Inali) trabaja en esto, y contamos con la colaboración de la municipalidad de Esperanza", añadió el funcionario.

Mientras no se tengan los resultados, Borra afirmó que tomarán “todas las medidas que tenemos que tomar” en el caso de que no se trate de un fenómeno natural.

Está completamente desaconsejado consumir esos peces porque vienen de un proceso de putrefacción de muchos días. Ni los que ya están muertos, ni los que aún están boqueando buscando oxígeno, porque ya estuvieron en contacto con los otros en estado degradado”, dijo a El Tres y recomendó que las personas no se bañen en el río Salado.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ