Trabajadores de Luz y Fuerza

Esenciales invisibles

El servicio eléctrico es fundamental para el sistema sanitario. Riesgos y desafíos
Imagen: Sebastián Granata

Entre los trabajadores esenciales en esta pandemia, muy pocas veces se tuvo en cuenta la esencialidad de aquellos dedicados a mantener funcionado el sistema eléctrico: Pilar básico para que funcione desde un respirador artificial hasta la cadena de frío que preserva las vacunas contra la covid-19. En ese marco, desde el sindicato de Luz y Fuerza Rosario evaluaron que “fue un año muy difícil el que pasó. Nos tuvimos que ir adaptando a la situación epidemiológica que se venía proyectando producto de la pandemia, nos fuimos adaptando a protocolos e íbamos consensuando con la empresa la mejor forma de atender el servicio”, relató a Rosario/12 el secretario general del gremio Alberto Botto. Y recordó que “aún tenemos una población de riesgo que hasta el día de hoy no ha podido regresar a sus puestos de trabajo y algunos lo hacen desde sus domicilios. Y en el caso del resto del personal, estamos trabajando con un porcentaje y el resto en la casa listos para reemplazar a los que se habían contagiado”.

Botto recordó que estuvieron "desde el primer momento tomando riesgos" porque prestan "un servicio esencial. Hubiese sido imposible sin energía eléctrica garantizar todo lo que significó en su momento el aislamiento social obligatorio, hubiese sido imposible dar batalla a la covid porque sin energía eléctrica, por ejemplo, no funcionan los respiradores para ir al ejemplo más extremo. Hemos tenido problemas de contagios, pero gracias a dios no han sido masivos”.

Como otros sindicatos, Luz y Fuerza también tuvo que ampliar sus lazos solidarios en medio de la crisis. “Tuvimos que ampliar las ayudas que hemos estado dando desde nuestra campaña solidaria permanente. Ya veníamos de una situación difícil en el país y la pandemia profundizó todo y la demanda creció notablemente. Obviamente que no somos el Estado pero dentro de nuestras posibilidades atendimos a comedores comunitarios, a personas que se acercaron individualmente. Donde hemos podido hacer algo por el que más lo necesitaba lo hemos hecho”.

El dirigente lucifuercista aseguró: “Queremos profundizar toda la ayuda que podamos, por ejemplo también con los electro dependientes. Fundamentalmente a través de la Fundación del Emperador que lleva adelante Fabián Fiori con el que venimos trabajando. La ayuda a los electrodependientes es uno de los objetivos de la fundación que hemos creado y le vamos a empezar a dar volumen porque entendemos que hay que pasar del discurso a la acción concreta porque la gente necesita soluciones, ya no necesita promesas”.

Botto analizó también el año que se viene en materia laboral y económica. “Entiendo que este año que recién empezó va a ser complicado, de mucha tensión entre salarios y precios. El tránsito hacia la salida de la pandemia va a ser complicado y esto va a exigir un gran esfuerzo de parte de todos los sectores para ir recomponiendo el poder adquisitivo de los argentinos que se han perdido enormemente”.

 

 

 

Y se mostró convencido de que “hay que recomponer en gran parte todo un tejido social para que se vuelva a activar el mercado interno y la única forma de hacerlo es actualizando salarios y generando una distribución más justa de la riqueza. Hay que hacer un esfuerzo enorme en ese sentido y tampoco olvidarse de los jubilados que es uno de los sectores vulnerables. Pero además, aquellos salarios que tenían un buen nivel y poder adquisitivo hoy están seriamente amenazados por el impuesto a las Ganancias que les resta muchísimo en el poder de compra a las economías familiares”, concluyó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ