Disculpas por si comentarios suyos fueron "malinterpretados como un coqueteo indeseado"

El intento de defensa de Andrew Cuomo ante las acusaciones de acoso sexual

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, emitió un comunicado de prensa en el que aseguró que “lamentaba mucho” si comentarios suyos habían sido "malinterpretados como un coqueteo indeseado" después de que una exasesora, Lindsey Boylan, diera detalles de cómo el político la acosó mientras trabajaba para él. A las ascusaciones de Boylan se sumaron las de otra exasesora, Charlotte Bennett.

“Nunca quise ofender a nadie ni causar algún daño”, aseguró Cuomo y admitió haber hecho bromas a quienes trabajan con él “sobre sus vidas privadas, sus relaciones, sobre si se casaban o no se casaban” como una forma de hacer más ameno el ambiente de trabajo.

“Ahora entiendo que mis interacciones pueden haber sido insensibles o demasiado personales y que algunos de mis comentarios, dada mi posición, hicieron que otros se sintieran de una manera que yo no pretendía -agregó el gobernador-. Reconozco que algunas de las cosas que dije han sido malinterpretadas como un coqueteo indeseado. A todas las personas que se hayan sentido de esa manera, lo lamento mucho”.

Las disculpas de Cuomo se hicieron públicas después de que su exasesora Charlotte Bennett, de 25 años, le contara al diario The New York Times que el gobernador la había acosado el año pasado.

Bennet contó que Cuomo le había hecho preguntas personales en junio del año pasado cuando estaban solos en una oficina y que le preguntó si pensaba que la diferencia de edad era un problema en las relaciones románticas. La joven aseguró que el gobernador de 63 años también dijo que él estaba abierto a tener realciones con mujeres veinteañeras. “Entendí que el gobernador quería acostarse conmigo y me sentí horriblemente incómoda y asustada”, afirmó.

Cuatro días antes de la publicacion de la entrevista en The New York Times, Lindsey Boylan -quien ya había denunciado a Cuomo el año pasado a través de Twitter- dio detalles de episodios en los que el gobernador hizo comentarios inapropiados y contó que incluso la besó sin su consentimiento.

Según el relato que Boylan en la plataforma Medium, cuando estaba por salir de una reunión en la oficina del gobernador en 2018, Cuomo “se paró en frente mío y me besó en los labios”. “Estaba en shock, pero seguí caminando”, contó la exasesora. Poco tiempo después, agregó, presentó su renuncia. Hoy Boylan es candidata a presidir el distrito de Manhattan.

Varios colegas demócratas pidieron la renuncia de Cuomo y que se investigue el caso de manera independiente. La senadora estatal demócrata Alessandra Biaggi se sumó a los repudios conta el gobernador y publicó un comunicado de prensa en el que afirmó que “como sobreviviente de un abuso sexual, le pido al gobernador Cuomo que renuncie”.

“Reconozco el coraje de Ms. Bennett y Lindsey Boylan por tomar la palabra. El acoso experimentado por estas exasesoras es parte de un claro patrón de abuso y manipulación por parte del gobernador y ese patrón hace que no merezca tener el mayor cargo de Nueva York”, escribió Biaggi.

El sábado, Cuomo comunicó que le había encargado a una jueza federal que realizara una “investigación completa” sobre las acusaciones. Pero su decisión fue fuertemente criticada por representantes de su partido como la congresista Alexadria Ocasio-Cortez o la senadora por Hawaii Mazie Hirono, quienes sostienen que la investigación debe ser conducida por la fiscal del Estado, Letitia James, y no por una jueza que ha trabajado al lado de Cuomo durante mucho tiempo.

El domingo a la noche, la consejera jurídica del gobernador indicó que Cuomo solicitó finalmente a James que designe a "un abogado privado" para dirigir las investigaciones, con quien el gobernador cooperará "voluntariamente" y "plenamente".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ