El escándalo en la Cámara de Casación

Ángela Ledesma también pide la renuncia de Gustavo Hornos

El Juez Hornos y la jueza LedesmaEl Juez Hornos y la jueza LedesmaEl Juez Hornos y la jueza LedesmaEl Juez Hornos y la jueza LedesmaEl Juez Hornos y la jueza Ledesma
El Juez Hornos y la jueza Ledesma 

El escándalo sigue escalando en la Cámara Federal de Casación después de que se revelara que el presidente del máximo tribunal penal, Gustavo Hornos, mantuvo reuniones con Mauricio Macri en la Casa Rosada. La jueza Ángela Ledesma se sumó este viernes al pedido de renuncia hecho el martes pasado por su colega Alejandro Slokar tras descubrir que en el acta donde Hornos había explicado su relación con el expresidente no figuraba tal descargo. En su presentación, Ledesma sostiene que se ha provocado un quiebre entre los jueces y el presidente de la Cámara a la que debe representar.

Tras la denuncia del diputado Martín Soria, Hornos explicó en una reunión ante los presidentes de las cuatro salas de la Casación que él mantenía una relación social con Macri, que había discutido política judicial, pero que jamás había conversado sobre los casos en trámite en el tribunal. Ese encuentro, realizado el 18 de febrero pasado, derivó en una serie de protestas de los jueces.

Pero la indignación fue mayor el martes pasado, cuando, en una nueva reunión entre Hornos y los presidentes de las salas, advirtieron que esas explicaciones no estaban volcadas en el proyecto de acta. En ese momento, Slokar pidió su renuncia y lo confirmó a los minutos por nota.

Este viernes, circularon entre los jueces las actas de las dos reuniones de superintendencia -- la del jueves 18 y la del martes 2 --. Pero, al comprobar la omisión, la jueza Ledesma se plegó al pedido de su colega Slokar.

"Todos estos hechos me llevan a poner de manifiesto que en su carácter de presidente ha generado un quiebre en la necesaria confianza que debe existir entre los jueces del cuerpo y su presidente. Este motivo constituye un impedimento para que me represente institucionalmente, razón por la cual le solicito la renuncia al cargo de presidente de la Cámara", escribió Ledesma en una nota a la que accedió Página/12.

Ledesma, que presidió la Casación hasta fines del año pasado, ya le había hecho saber a Hornos su malestar por las reuniones con Macri el 19 de febrero pasado. En ese momento, le dijo que había violado el Código de Ética Judicial Iberoamericano. Un día antes, habían hecho lo propio los jueces de la Sala II, Slokar, Guillermo Yacobucci y Carlos Mahiques.

El viernes pasado, tanto Ledesma como Slokar le pidieron a Hornos que convocara a un plenario para discutir si debe seguir al frente de la presidencia de Casación.

Las actas


Este viernes, circularon entre los trece jueces de la Casación dos actas a las que accedió Página/12: una correspondiente a la reunión del 18 -- cuando Hornos habló de su vínculo con Macri -- y la del martes pasado, cuando Slokar explotó al advertir que no aparecía consignado en el proyecto de acta lo que les había contado a él y sus colegas Daniel Petrone (Sala I), Liliana Catucci (Sala III) y Mariano Borinsky (Sala IV).

En la del 18 de febrero, sólo figura esta nota -- agregada al final del informe--: "Para dejar constancia que el Sr. Presidente, Gustavo M. Hornos, realizó consideraciones acerca de los hechos que son de público conocimiento". Nada quedó sobre lo que los presidentes de sala compartieron con sus colegas sobre una relación de larga data con Macri ni de sus charlas sobre política judicial. Tampoco hay mención a la aclaración de que jamás discutió casos en trámite ante la Casación.

En  el informe del martes último, aparece el contrapunto entre Hornos y Slokar, así como el silencio final del resto de sus colegas:

- Slokar le dijo que el acta no era el fiel reflejo de lo que había sucedido el jueves 18 de febrero.

- Hornos dice que fueron comentarios y expresiones que resultaron ajenos al acuerdo de Superintencia (la reunión del presidente de la Casación con los presidentes de las cuatro salas), que se trató de una cuestión previa e informal y que no hubo omisión ni falsedad, sino buena voluntad.

- Slokar le replicó que debería haber firmado él el proyecto de informe para no comprometer a los secretarios de la Casación.

- Hornos le respondió que previo a brindar explicaciones deberá conocer los términos de los cargos y que se reserva el derecho de ejercer su defensa ante los órganos competentes.

- Slokar concluyó que había perdido la confianza en él y que pedía su renuncia.

- Hornos preguntó al resto de los participantes de la reunión si querían decir algo y no hubo intervención.

Las reacciones

El tema escaló tanto que llegó al discurso de la apertura de sesiones del presidente Alberto Fernández. En la audiencia ante la Sala I de la Casación Federal -- que hasta ahora ninguno de sus integrantes se pronunciaron por el tema Hornos --, la vicepresidenta les preguntó qué iban a hacer frente a esa situación y sólo ameritaba reclamarle que deje la presidencia del tribunal.

En el Consejo de la Magistratura, avanza una investigación contra el camarista en base a la denuncia que presentó Soria. El presidente del cuerpo, Diego Molea, será el encargado de llevar adelante la pesquisa y podría pedir medidas en los próximos días. Soria, además, denunció penalmente al presidente de la Casación en el marco de la causa por la mesa judicial macrista.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ