La justicia le devolvió la personería a Metrodelegados
Con el poder de la firma
La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo porteña revió la resolución que había tomado en marzo y reconoció la representación de los Metrodelegados al tiempo que consideró que es la Corte Suprema la que tiene que definir la cuestión de fondo. La Unión Tranviarios Automotor cuestiona legalmente al nuevo sindicato.
Néstor Segovia y Roberto Pianelli de MetrodelegadosNéstor Segovia y Roberto Pianelli de MetrodelegadosNéstor Segovia y Roberto Pianelli de MetrodelegadosNéstor Segovia y Roberto Pianelli de MetrodelegadosNéstor Segovia y Roberto Pianelli de Metrodelegados
Néstor Segovia y Roberto Pianelli de Metrodelegados 
Imagen: DyN

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo porteña aceptó un recurso extraordinario presentado por los Metrodelegados y abrió la instancia para que la Corte Suprema resuelva definitivamente la representación gremial de los 3.500 trabajadores del subte. La Sala II, la misma que había aceptado un recurso de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para suspender la personería gremial de los Metrodelegados a principios de marzo, consideró que el tema contempla una "causa federal suficiente" en violación a la ley de asociaciones sindicales, por lo que revió su decisión y ahora el máximo tribunal deberá definir sin plazo. 

"La decisión pone blanco sobre negro que quienes han sido elegidos por la votación de los afiliados son quienes tienen también el poder para firmar los acuerdos", destacó el secretario de prensa de los Metrodelegados, Enrique Rositto, a PáginaI12 y advirtió que la paritaria del subte "lleva 75 días de retraso y Metrovías no ha respondido". El pliego paritario presentado por los trabajadores contempla un 35 por ciento de aumento salarial. 

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtysp), representada por Roberto Pianelli y Néstor Segovia, consiguió la personería gremial en los últimos días del gobierno kirchnerista tras una larga lucha de representación con la UTA, encabezada por Roberto Fernández. En noviembre de 2015, tras varias presentaciones judiciales para demorarla, el gremio de la CGT decidió no presentarse a la compulsa. El gremio de Pianelli sostiene contar con 2 mil afiliados sobre el total de 3.500 trabajadores.     

Sin embargo, la UTA presentó un recurso ante la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo un recurso para anular la personería gremial al objetar “irregularidades formales” en el proceso de compulsa al que no se presentó. El 10 de marzo, la Sala II decidió hacer lugar al reclamo del gremio de Roberto Fernández y ordenó al Ministerio de Trabajo, comandado por Jorge Triaca, rehacer el trámite. 

Pianelli y Segovia sostuvieron entonces que se trataba de un fallo "político", que el Gobierno apuesta a "disciplinar" y señalaron "el lobby de la UTA". Presentaron el recurso extraordinario para llegar a la Corte y argumentaron que el fallo de la sala porteña ponía en peligro "los derechos de la libertad sindical establecidos por la Constitución y el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo". "La Cámara entendió que existe una violación a los derechos de la ley sindical, por lo que queda vigente la personería gremial, y al tratarse de un agravio federal pasa a la Corte, que no tendrá plazo para resolver el conflicto", explicó Rositto a PáginaI12. 

"En el Subte llevamos 75 días de atraso en la discusión paritaria, ya que el acuerdo del año pasado venció el 28 de febrero. Hasta el momento hubo una sola reunión, en la que presentamos a Metrovías el pliego votado por los trabajadores con un pedido de 35 por ciento de aumento salarial", señaló el secretario de prensa de Metrodelegados. 

Rositto descartó que el atraso en la negociación tuviera relación con el fallo inicial de la Cámara, que ocurrió diez días después del vencimiento del acuerdo paritario. "Metrovías no nos ha respondido absolutamente nada. La empresa sabe que la única dinámica real es con nosotros sentados a la mesa. Aún cuando aquel fallo nos suspendió la personería para que el acuerdo tenga un valor real, tenemos que estar en la conversación".  

"La decisión de anular la suspensión de la personería unifica el poder formal y el poder real, pone blanco sobre negro que quienes han sido elegidos por la votación de los afiliados son quienes tienen también el poder para firmar los acuerdos", concluyó a la espera de que retome la mesa de negociación y la Corte finalice con una disputa de representatividad que lleva casi diez años.