Carlos Heller con Agustín Rossi en Rosario en el Segundo Foro por la Soberanía
"Por acuerdos programáticos sólidos"
El diputado nacional por el Partido Solidario aseguró que si las alianzas electorales no se consolidan por el lado de las ideas, después "nos pasa que tenemos legisladores que votaron en contra de los intereses populares", aseguró.
Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales.Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales.Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales.Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales.Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales.
Heller por Capital y Rossi por Santa Fe ya están lanzados como candidatos nacionales. 
Imagen: Sebastián Granata

"No hay duda que las alianzas electorales en cada distrito deben conformarse con acuerdos programáticos que garanticen la llegada a los cuerpos parlamentarios de aquellos legisladores con probada trayectoria y voluntad política de respeto por esos acuerdos. El gobierno nacional no hubiese podido llevar adelante el endeudamiento externo y todas las medidas en contra de los intereses de los sectores productivos y del trabajo nacionales, si no hubiese contado con el apoyo y el voto  de muchos de los que olvidaron cómo llegaron a las bancas", dijo el diputado nacional Carlos Heller, fuerte figura  del movimiento cooperativo de créditos y dirigente del Partido Solidario que integra el Frente para la Victoria. Heller estuvo ayer en Rosario y conversó con este diario antes del cierre que junto al diputado del Parlasur, Agustín Rossi, hizo del "2do. Foro por la Soberanía‑ Encuentro por el conocimiento, la producción y el Trabajo", convocado por el espacio kichnerista que conforman La Corriente Nacional de la Militancia y el Partido Solidario. El foro se presentó días antes de que se defina la participación y la característica de la disputa dentro de la estructura del PJ santafesino con miras a las primarias del 13 de agosto. La certeza y característica de esa participación aparecerá con claridad luego del congreso partidario justicialista del próximo 24 de mayo, mientras las candidaturas de ambos ‑para regresar al Congreso Nacional en el caso de Rossi y para renovar su escaño en el de Heller‑, fueron lanzadas hace tiempo.

Este 2do. Foro por la Soberanía abarcó las más diversas temáticas que en el torrente de la vida del país ponen en juego la soberanía nacional. Además del cierre a cargo de Rossi y de Heller, la tarde de ayer en el salón Terrazas de la Estación Fluvial, tuvo panelistas con miradas temáticas sobre la producción, el trabajo, la ciencia y la cultura, entre ellas  las de Patricia Mounier, secretaria general seccional Santa Fe del Sadop, de Iván Pérez, gerente de la filial Litoral del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, del ex concejal y candidato para volver al Concejo rosarino, Roberto Sukerman, y de Juan José Sisca, dirigente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios.

Los ejes programáticos a los que Carlos Heller hizo referencia son los que están relacionados con las políticas llevadas adelante durante el gobierno de Néstor Kirchner y luego de la ex presidenta Cristina Fernández que en el terreno internacional le hizo decir: "Repetían que estábamos fuera del mundo, sin embargo (Mauricio) Macri fue a China y volvió a rubricar lo que ya se había firmado" y a ubicar la peligrosidad que para los pueblos de la región supone que se haya "desbaratado el proyecto de integración regional y continental en el que el gobierno argentino de los doce años de liderazgo kichnerista jugó un rol tan importante, también en relación con la soberanía argentina que tuvo ese mismo proyecto integrador". El diputado del PS  señaló que tanto (Donald) Trump como el premier japonés, Shinzo Abe, ubicaron al presidente Mauricio Macri como un líder regional "Ese señalamiento no se realizó por logros que tengan que ver con la industrialización y el crecimiento de la economía  argentina, sino que respondió a la orientación marcadamente neoliberal del gobierno, un atributo que lo hace muy atractivo para las potencias y para los intereses económicos más concentrados... Y el peligro para el desarrollo soberano de la región ya se ve y los ejemplos más cercanos están en Brasil y Venezuela".

Carlos Heller es autor del proyecto de reforma de la Ley de Entidades Financieras, vigente desde febrero de 1977 cuando fue firmada por el dictador Jorge Rafael Videla y un exponente de la sociedad civil que acompañó al gobierno durante los años de plomo, José Alfredo Martínez de Hoz. Ese proyecto concibe a las entidades financieras como motores al servicio de la producción y el desarrollo nacional a través de la función social del crédito. En esta oportunidad, el diputado que representa la alianza del Frente para la Victoria en la ciudad autónoma de Buenos Aires, volvió a poner en un primerísimo plano la necesidad de reformar la 21,526 y además la norma que regula el rol de las inversiones extranjeras en función de la protección del interés nacional. También abogó por la necesidad de que el Congreso Nacional pueda poner límite al endeudamiento externo "rasgo común en las políticas de los años '70 y '90" y a la cesión de nuestra soberanía‑dijo‑, "porque el gobierno actual no podría haber llegado a este nivel de endeudamiento sin legisladores que le dieron su apoyo y lo permitieron:  con ironía digo que una parte importantísima de la pesada herencia que invocan las políticas neoliberales, es haberse encontrado con un país desendeudado que le permitió al gobierno de Mauricio Macri cubrir el enorme déficit fiscal que tiene. Ahora el futuro está muy comprometido y esos efectos se harán sentir con más rigor a medida que se tengan que pagar los intereses de esa deuda usada para la especulación y no para el desarrollo productivo e independiente de los argentinos".

Heller recordó aquel discurso pronunciado por José A. Martínez de Hoz en julio de 1980 cuando al hacer un balance de gestión desarrolló dos ejes: el concepto de subsidiariedad del Estado para el avance y desarrollo de los privados en resortes fundamentales de la economía y la soberanía y la apertura irrestricta de Argentina al mundo. "Fueron doce ítems que más allá de un cambio en la manera de decir, son los mismos que el gobierno nacional hoy lleva adelante con la eliminación de todo tipo de regulación cambiaria, de restricciones a las exportaciones e importaciones, con la desaparición de subsidios a los servicios públicos, con la 'bicicleta financiera' y el ya señalado endeudamiento, todo lo que afecta a la producción nacional y el empleo".