POLÍTICA
La figurita más difícil
A una semana del cierre de listas de candidaturas a cargos legislativos, diputadas y referentes del campo social, político y de derechos humanos se reunieron en la Legislatura porteña convocadxs por el Parlamento de las Mujeres, para exigir la paridad de género electoral en las boletas de las próximas elecciones y cuestionar los lugares de decisión que ocupan los varones.
Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo.Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo.Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo.Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo.Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo.
Todes unides. la paridad de género en reclamo colectivo. 
Imagen: Constanza Niscovolos

A apenas cuarenta y ocho horas de la finalización del plazo para inscribir las alianzas electorales que competirán en las PASO de agosto y a una semana del cierre de listas de candidaturas a cargos legislativos, más de un centenar de mujeres realizaron una jornada de lucha en la Legislatura porteña por la paridad de género electoral y para exigir que las fuerzas políticas la cumplan en la integración de las listas. “Si no está en la ley, que esté en la boleta” es la consigna que reunió a referentes sociales, políticas y de derechos humanos históricas junto con legisladoras, legisladores y representantes de provincias pioneras en la materia, en un debate que planteó la necesidad urgente de sancionar la ley en el marco de esta coyuntura y de la última movilización de Ni Una Menos, para además denunciar y seguir visibilizando el desmantelamiento de áreas clave de asistencia y acompañamiento de las mujeres en situaciones de violencias múltiples, la ausencia de políticas públicas y presupuesto adecuado, y para seguir fortaleciendo el debate en el Congreso nacional del proyecto por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Los ejemplos de inequidad institucional desbordaron el encuentro. Se mencionó el caso del Poder Ejecutivo de la Ciudad, donde de once ministerios sólo tres tienen ministras y se desempeñan en temas desde siempre “vinculados” a las mujeres, relacionados con las tareas de cuidados: Educación, Salud y Desarrollo Humano y Hábitat. En lo que le toca a la Legislatura, de un total de sesenta bancas sólo veintiuna son ocupadas por mujeres, es decir el 35 por ciento. “La sanción de una ley de paridad es imperiosa en esta Ciudad que se caracterizarse por sus normas de vanguardia hace décadas, y hoy no avanza mucho más allá del 30 por ciento legal en la representación de género. Quedan pocos días de cara al cierre de listas y estamos exigiendo a todas las fuerzas políticas una integración que sea igualitaria”, dijo la diputada Andrea Conde (FPV), titular de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, que promueve el debate de la norma como ley particular, y no dentro del Código Electoral. 

Organizada por el Parlamento de Mujeres que encabeza Virginia Franganillo, el Centro de Estudios Carolina Muzzilli y la Fundación Friedrich Ebert Stiftung de cara al próximo cierre de listas el 24 de junio, durante la jornada del martes también expusieron las diputadas Sandra Paris (UCR), Rocío Giaccone (FPV) y Victoria Donda (Libres del Sur); Fabiana Ríos, ex gobernadora de Tierra del Fuego, Cristina Aboitz, del Frente para el Cambio de Chaco, y los legisladores Carlos Tomada (FPV), María Rosa Muiños (PJ), Natalia Fidel (Suma+), Adrián Camps (PSA), Javier Gentilini (Frente Renovador) y Victoria Roldán Méndez (PRO).  “El Parlamento de las Mujeres desarrolla acciones de incidencia para el logro de la paridad en la Ciudad presentando proyectos que no fueron tratados y buscando consensos transversales. Ante la negativa del PRO de no tratar el proyecto, lanzamos la campaña. Les estamos hablando a las fuerzas políticas”, explicó Franganillo. “La Argentina es el primer país del mundo en lograr el cupo y ahora hace punta en una nueva etapa del movimiento mundial de mujeres donde la paridad es un reclamo.”

Hace pocos días hubo una reunión ampliada del arco del Frente Para la Victoria en la Legislatura para impulsar la iniciativa desde ese espacio. Carlos Tomada, uno de los que participaron de esa ronda, se comprometió públicamente a sostener el reclamo pero advirtió que el análisis debía extenderse  a problemas centrales de la falta de equidad como la brecha salarial y la ausencia de  mujeres en las paritarias. “Las mujeres deben tener voz y voto directo en las negociaciones colectivas. Representan el 52 por ciento de la fuerza laboral y sin embargo la normativa que rige el trabajo es escrita y pensada para los varones. Hasta que no haya una legislación que proteja en paridad el trabajo del varón y la mujer, no vamos a generar condiciones para la igualdad.”

La legisladora Natalia Fidel, por su parte, señaló el “post cierre de listas” para comenzar a trabajar en la sanción de la ley de paridad no sólo en el ámbito legislativo sino en otros espacios de organización, sindicales y del Ejecutivo, donde no permea la tendencia. “Es un tema de justicia y de calidad de democracia. Todavía estamos subrepresentadas; veintiséis años después de la Ley de cupo nos quedamos en el 30 por ciento y las listas siguen lideradas por varones. Hay que hacer otras leyes para equilibrar la cancha, que termina siendo muy desigual sobre todo en el acceso de las mujeres a la toma de decisiones.” 

Para que “el 50 y 50”  propuesto en el proyecto de paridad de María Rosa Muiños sea efectivo en las listas definitivas y no sólo en las PASO se requiere de una ingeniería electoral que la Ciudad no parece dispuesta a construir, aún cuando se garantizan representación y paridad según el sistema D´Hont. “Otro punto central del proyecto es que se extienda a todos los organismos públicos porteños, incluyendo las empresas donde la Ciudad es parte societaria y tiene representación.” Las mujeres quieren estar en las listas, sostuvo Muiños, para hacerse ver y oír. “Nuestra mirada es diferente. Cada vez que pensamos un proyecto de ley lo hacemos con perspectiva de género y esto hay que ponerlo en todas las cuestiones que tengan que ver con la política pública.” 

Paridad es profundización de la democracia, igualdad en todos los ámbitos, dijo Clori Yelicic al cierre del encuentro. Arengó a dar las batallas que interpelen a todos los poderes del Estado para generar acciones concretas. “No queremos más punitivismo cuando las mujeres ya están muertas. Sí más recursos en Ciudad y Nación, que se aumente el presupuesto en la Dirección General de la Mujer, prácticamente desmantelada. Que se escuche el clamor masivo de las demandas de Ni Una Menos, que se reduzcan las cifras vergonzantes de los femicidios. Aún quedan muchas deudas pendientes, como el debate en el Congreso por la despenalización del aborto seguro y gratuito. Mejorando la vida de las mujeres mejoramos la vida de toda la sociedad.”