El Gobierno armó un operativo con policías, gendarmes y vallas para la seguridad de Macri
En La Matanza pero lejos de la gente
La intendenta Magario lo consideró una falta de respeto al pueblo matancero. Macri inauguró un centro de Trasbordo rodeado de los candidatos de Cambiemos, pero a la gente no se le permitió acercarse a menos de tres cuadras.
Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento.Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento.Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento.Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento.Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento.
Macri se mostró junto a los candidatos de Cambiemos; a Magario la invitaron a último momento. 

En medio de un gran operativo de seguridad y con la gente a más de 300 metros por las vallas, el presidente Mauricio Macri inauguró un Centro de Trasbordo en La Matanza. “El cambio no llegó a todos los argentinos”, sostuvo Macri junto a los candidatos del oficialismo para la provincia de Buenos Aires. La intendenta de La Matanza Verónica Magario consideró la presentación como “una falta de respeto para el pueblo matancero” y que no entendía “a que le tienen miedo”, apuntando al mega operativo desplegado que incluyó cerca de mil efectivos entre policías y gendarmes que aislaron la zona central del acto.

“Fue un operativo de seguridad innecesario y exagerado. Nunca vi tantos gendarmes para un solo acto”, señaló Magario destacando el abultado número de efectivos a los que había que sumar los policías que se distribuyeron en los alrededores de la intersección de las rutas 3 y 21, en González Catán. “Por más que la gente lo esté pasando mal no va a agredir a nadie. Los vecinos quedaron muy lejos y no pudieron presenciar la inauguración del centro de trasbordo”, afirmó la dirigente justicialista quien estimó que la valla más cercana había dejado a las personas que se acercaron a ver al presidente a tres cuadras del lugar central.

El distrito con mayor peso electoral de la provincia de Buenos Aires fue el lugar elegido por el macrismo para poner a rodar la campaña. Macri fue acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal, y por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Pero también estaban los precandidatos a diputados y senadores de Cambiemos para el territorio bonaerense como Graciela Ocaña, el dirigente social Héctor “Toty” Flores y el ex ministro de Educación, Esteban Bullrich, contradiciendo al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que semanas atrás había advertido que no veían “ninguna posibilidad que los candidatos desnaturalicen su rol al inaugurar obras”.

“Esperábamos a los representantes institucionales. Nos sorprendió la presencia de tantos candidatos en el acto”, destacó Magario que reclamó por “la falta de respeto hacia el municipio y los vecinos de La Matanza. No hubo una invitación formal hasta el sábado a la tarde”. Apenas finalizó el evento, Magario reconoció en la conferencia de prensa la inversión del Estado en el Centro de Trasbordo que recibirá a más de doscientos mil pasajeros por día para trasladarse en colectivo o en la línea de tren Belgrano Sur, aunque con ironía agradeció “todo el acompañamiento que tuvimos hoy de los candidatos. Parece que este ha sido además de un acto de inauguración uno de campaña: han venido todos los candidatos de Cambiemos en la provincia”.

Unos meses atrás, el Presidente acudió al mismo escenario para anunciar el primer tramo de la conexión del Metrobús en la provincia de Buenos Aires. Allí el vallado y los cordones policiales permitieron que los vecinos se acercaran a una zona donde los funcionarios nacionales podían ver los carteles con sus reclamos. Los mensajes contra los despidos, la inflación y la política económica del macrismo fueron interpretados como un escrache hacia Macri, que pareció responder con el poblado operativo de seguridad que blindó el centro de la escena ayer en González Catán. “No entiendo a qué le tienen miedo, este es un pueblo pacífico”, señaló Magario apuntando a la decisión del oficialismo de alejar a la población del acto. 

Al finalizar el acto la intendenta mantuvo un cruce de palabras con el Presidente. “Le pedí que le devuelvan al municipio los 1300 millones de pesos que puso la intendencia para esta obra y que correspondía pagar al Estado nacional”, aseguró la funcionaria municipal y agregó que también le reclamó “a la gobernadora 700 mil pesos” de deuda por motivos similares. “No corresponde a obras paradas. Son obras que finalizó el municipio, como la nueva sede de la universidad, los hospitales, pavimentos, obras hidráulicas, 150 aulas para las escuelas entre otras tantas que se llevaron a cabo”, explicó y destacó que “entre las dos deudas suman casi el cincuenta por ciento del presupuesto que tiene La Matanza para todo el año”.