Hoy Sátira Hoy: El poder quiere ganar la batalla cultural
La guerra de las falacias

¿Cómo le va, lector, cómo anda? ¿Todavía está contando los votos? ¿Todavía no puede creer que el domingo 13 a la noche “ durante unas horas le hicieron creer que habían ganado en todos lados, pero resulta que no? ¿Todavía no puede creer que la manera que el nuevo gobierno ha elegido para integrarse a ese mundo del que estábamos tan aislados, haciendo papelones aquí y allá? Pues sí

¿Está tratando de convencer a su cuñado neoliberal, ese que jamás compra este diario, pero lo lee de ojito, que al menos una vez por semana lo compre? ¿Vio que dicen que circula un “manual del militante progre” donde dice que hay que comprar este diario una vez por semana, y además, hacer que otros lo compren, y que si en un café se encuentra con un diario oficialista, debe “intervenirlo” llenándolo de insultos contra el gobierno? 

¡Uy,  este clima parece “Los Protocolos de los Sabios de Sion”, esa nefasta publicación de principios del siglo XX, cuando los zares no sabían que hacer contener la crisis que se venía en Rusia, y no tuvieron mejor idea que escribir un librito donde decían que todo se trataba de una conspiración de los judíos. No, no era de los mapuches, era de los judíos. No, no, tampoco eran los armenios ( eso fue en 1915-23, en Turquía). NO, tampoco los de izquierda, ni los negros, ni los musulmanes, ni los gitanos, ni los gays, ni las mujeres, ni los pobres, ni los extranjeros. Todos ellos fueron alguna vez ”los culpables de todo”, pero en la Rusia zarista, ese honor les tocó a los judíos.

El “enemigo útil” que ni siquiera es enemigo, tiene que estar a mano, porque si usted les dice a los peruanos que “el enemigo está en Tailandia” va a ser complicado fomentar el odio hacia alguien tan lejano. La gente es fiaca hasta para odiar.

¡Eso Duran B lo sabe muy bien!

  El asunto es convencer a una gran cantidad de gente de que hay otra cantidad de gente que es culpable de todo. Sobre todo, de los males que los mismos acusadores provocan. Y para poder convencerlos, hay que conseguir que algunos miembros de “los otros” traicionen a su gente, a sus ideas y a su propia conveniencia, y nos den credibilidad. “No hay neoliberalismo sin traición” nos dice y demuestra Gustavo Campana en su esclarecedor libro “Prontuario” (recientemente aparecido)

Con una minoría poderosa, y un suburbio traidor, se puede salir a dar la batalla cultural, a convencer a los otros de que algo que parece un pato, nada, tiene forma de pato, y hace cuacuá , en realidad es un  tirabuzón.

Así nos tratan de convencer de que está buenísimo perder el trabajo, ya que toda crisis es una oportunidad de crecimiento. Ahora bien, muchos preferimos crecer sin tener que perder el trabajo en el camino.

El camino hacia la bienaventuranza parece ser el de piloto de dron, o el de la cerveza artesanal. Aunque uno tendría a pensar que si alguien tomó una buena cantidad de cerveza artesanal, mejor no se ponga a pílotear drones, porque lo más probable es que se estrelle contra algún sinceramiento.

Uno puede ganar las elecciones habiéndolas perdido, si deja que contar los votos a tiempo y se va a dormir. Puede poner o sacar a un juez porque no le gustan sus fallos. Puede tener mas empatía con un reclamo sindical respecto del impuesto a las ganancias  (antes de 2015) que por salarios, o puestos de trabajo.

Puede intentar relatar un país donde el lomo solamente lo comen los enfermos, donde “pagábamos demasiado poco por la luz y el gas” (¿y si fueran gratis?) y donde lo mejor es que el Estado no intervenga y deje que las personas resolvamos nuestras diferencias entre nosotros como buenos compatriotas.

¡Nada mas cerca de la posverdad y mas lejos de la verdad!

Incluso muchos de los que no los votarían ni en joda, se creyeron lo del Estado ausente. ¡El estado está más presente que nunca! ¿Quien reprime a los manifestantes? ¿Quien sube las tarifas ¿¡quien les quita los remedios gratis a los jubilados? 

No me digan que es la mano invisible del mercado, porque si lo fuera, quiere decir que se adueñó del Estado.

Una cosa es que el Estado no esté presente para ayudar a los más débiles, y otra cosa es que no esté.

Pero un triunfo en su batalla cultural, es hacernos creer que no hacen lo que hacen, y que sí hacen lo que no hacen.

 O que unos martillos y unos serruchos son armas de destrucción masiva. Ser ve que el concepto de “herramientas de trabajo” muy claro no lo tienen, algunos.

Y después, realmente hay que ser exquisitamente .cruel para lanzar la idea de que hay psicólogos K que están dañando la mente de sus pacientes. Como les diría el abuelo Sigmund: “¡No proyecten tanto, muchachos!”. NO digan que otros están haciendo en el diván, lo que ustedes hacen todos los días, todas las horas,. En todos los medios que pueden, que son los más.

Capaz que le agarraron bronca a Freud porque hace mas de un siglo dijo “Nos gobierna el inconsciente”, pero ¡no sean tan autoreferenciales, che! ¡Y en todo caso, véanlo con su psicoanalista macrista, ese que los primero que les dijo es que agarren todos sus síntomas y los pongan a nombre de su papá.

Tranquilo, lector, la batalla cultural no está perdida, no la ganaron. Tampoco la perdieron. Sigue. 

Quizás, aunque no lo se, se trate de no dejarlos avanzar en su lógica, es que da por sentado que “no hay que volver al pasado” sin ver que el pasado, económicamente hablando, son ellos mismos.

Se trata de usar nuestras propias neuronas, y no las de ellos, aunque nos dé fiaca. Si aceptamos su oferta, el primer pensamiento nos lo regalan, pero el segundo, lo vamos a pagar carísimo. Y encima, no va a ser de nuestro gusto, sin o del de ellos.

Y con la neurona de ellos, terminamos afirmando que el futuro es ser piloto de dron borracho de cerveza artesanal, que se robaron todo, y lo que no se robaron lo estamos gastando en nuestra lucha contra los dinosaurios. Que los siete enanitos eran unos vagos, pero ahora que gobierna Blancanieves, van a tener que trabajar

Estamos por cumplir 30 años (el mes que viene), no nos merecemos ser tratados así (si fuéramos bebés, tampoco)

De todo esto trata este suplemento. 

Hasta el sábado que viene, lector.

@humoristarudy