Lula volvió a declarar ante Moro
“Cometí algo imperdonable: 12 años de aumentos salariales"
El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva declaró por segunda vez ante el juez a cargo del Lava Jato: negó haber recibido sobornos de Odebrecht y volvió a cuestionar la imparcialidad de Moro y del equipo de fiscales que lo acusan. "Cometí algo imperdonable para la élite brasileña: 12 años de aumentos salariales", dijo luego ante las cientos de personas que lo acompañaron a los tribunales.
Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba.Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba.Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba.Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba.Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba.
Cientos de simpatizantes del PT recibieron a Lula en Curitiba. 
Imagen: AFP

“¿Puedo mirar hoy la cara de mis hijos y decirles que vine a Curitiba a prestar declaración ante un juez imparcial?”, le preguntó Lula al juez Sergio Moro al término de su declaración de más de dos horas. El magistrado le objetó que como acusado no podía hacer preguntas, pero respondió con un escueto “sí”.

Ese fue el tono de la nueva declaración del ex mandatario brasileño ante el que es su principal rival político de cara a las elecciones del año que viene. Se trata del segundo cara a cara entre ambos y el primero después de que Moro condenara a Lula a nueve años y medio de prisión por “corrupción pasiva” al encontrarlo culpable de recibir un apartamento en la playa de Guarujá de la constructora OAS. Ese fallo aún espera la revisión en segunda instancia y podría frenar la candidatura de Lula.

El líder del Partido de los Trabajadores respondió hoy durante dos horas y diez minutos en el tribunal de Moro en Curitiba a acusaciones de que aceptó sobornos de la constructora Odebrecht, en forma de un terreno comprado por la empresa y destinado a ser la futura sede del Instituto Lula en el estado de Sao Paulo.

El ex mandatario negó todos los cargos. "Quiero enfrentar al Ministerio Público (...) para probar mi inocencia", dijo Lula. Apuntó contra su ex ministro de Hacienda, Antonio Palocci, quien acusó recientemente al ex presidente de haber hecho un "pacto de sangre" con Odebrecht para que la constructora se beneficiara de contratos con el Estado.

Palocci, miembro del Gabinente de Lula entre 2003 y 2006, está preso por acusaciones de corrupción y llegó a un acuerdo de cooperación con la Justicia para hacer una de las llamadas "delaciones premiadas" a cambio de beneficios en su caso. "Vi a Palocci mentir aquí", aseguró hoy Lula, quien dijo sentir "pena y no odio" por su ex ministro.

“Conozco a Palocci bien. Palocci, si no fuese ser humano, sería un simulador. Él es tan experto que es capaz de simular una mentira más verdadera que la verdad”, definió Lula. "El Ministerio Público de la Lava Jato está en un camino difícil, buscando a alguien para penalizarme. Hay una caza de brujas", afirmó.

Luego de la declaración, el abogado Cristiano Zanin Martins aseguró que “la mayor demostración de que Lula siente que no está siendo juzgado con imparcialidad es que el mismo, al final de su testimonio, le hizo una pregunta a Moro en ese sentido". "La fiscalía no logró vincular a Lula con cualquier ilícito de estos ocho contratos con Petrobras", dijo el defensor del líder del PT.

Lula ya anunció que quiere presentarse como candidato a presidente en las elecciones de 2018. El ex mandatario lidera actualmente las encuestas, con alrededor de un 30 por ciento de los apoyos, pero en caso de que la condena a nueve años y medio de cárcel fuera confirmada, no podría candidatearse.