Arte

La voz de un diario íntimo

Emergencia en cámara lenta es un recorrido especial y sonoro por la muestra de Diane Arbus, In the beginning, a cargo de la escritora Mercedes Halfon.

A fines de octubre termina la extraordinaria muestra In the beginning, sobre los trabajos tempranos de la fotógrafa neoyorquina Diane Arbus, quien en los inicios de los `60 resignificó el concepto de retrato fotográfico de un modo que aún no tiene precedentes. Acompañando esta muestra de exquisita puesta, los miércoles 27 de septiembre y 4 de octubre, se podrá acceder a un modo novedoso de recorrido.

Se trata de una visita sonora ideada por la periodista, escritora y dramaturga Mercedes Halfon. Emergencia en cámara lenta se llama esta novedosa propuesta que dura treinta y cinco minutos y a la que se puede acceder por el mismo valor de la entrada al MALBA, donde la muestra tiene lugar.

El trabajo de Halfon, original en su especie, se basó en los diarios y libretas que Arbus llevaba a la vez que fotografiaba con su mirada impiadosa los seres aparentemente arrumbados de la ciudad.

Efectivamente, como acompañante constante y silencioso de su fotografía, Diane Arbus llevó durante muchos años libretas y cuadernos de anotaciones que dan cuenta de las relaciones que la unían con los espacios y personas que fotografiaba. En estas páginas manuscritas anotaba recuerdos, pensamientos sobre su trabajo, imágenes y sueños o simplemente ideas bajo la forma fragmentaria de una nota o una observación. El origen de la voz de Arbus en esa escritura es lo cotidiano y el secreto, al igual que sucede en los diarios íntimos.

Muchas de estas notas fueron publicadas póstumamente en el libro Revelations y con ellas Halfon llevó adelante este recorrido sonoro y performático en el que pone en diálogo la escritura de Arbus con sus imágenes. El dispositivo propone una recorrido privado por la muestra haciendo de ella un tránsito personal por la sala del museo, allí el/la visitante es acompañadx por la palabra de la artista y transita solx, empapadx de sonidos y palabras que simulan la voz de la fotógrafa.

En estos textos, a los que recién el Metropolitan Museum de Nueva York tuvo acceso en 2005 por parte de sus hijas herederas, no poseen una cronologíìa pausada ni constituyen un registro consciente del paso del tiempo. “Es una escritura iìíntima que llega a nosotros traficada en algunos de sus libros, para echarle apenas una mirada furtiva -explica Halfon-. Aun asíì, en estos diarios rotos aparece una voz inquietante, que susurra visiones flamíìgeras. ¿Qué se proponíìa con ese material? Probablemente nada, solo un testimonio, un subrayado del presente. Siempre la lectura de un diario iìíntimo es diferida. Se escribe en el instante con la premura de lo cotidiano, pero para leer despuéìs, mucho despuéìs, quizáìs medie la muerte. En el medio opera una transformacióìn misteriosa. Algo parecido a lo que ocurre con la fotografíìa.” 

Los diarios y agendas de Arbus demuestran que, a diferencia de Henri Cartier-Bresson, Robert Frank y tantos otros fotógrafos de su época, ella solía conocer a alguien y trabar una larga relación con esa persona. Podía tardar hasta diez años en producir las mejores fotos. La mayoría de los artistas coetáneos fotografiaban sujetos a los que no conocían ni deseaban conocer pero Arbus fue una médium para muchxs de sus retratadxs haciendo con esto parte de la gran diferencia en su obra. 

Para realizar el recorrido se requiere disponer de un celular inteligente (smarthphone o dispositivo que permita conexión wi fi) y se sugiere el uso de auriculares. La traduccióìn de los diarios fue realizada por Juan Tessi y Tomás Colombo, las voces del recorrido corresponden a Carla Crespo y el diseño sonoro a Diego Vainer. “Arbus dice que es un secreto acerca de un secreto -remata Halfon-. Hay algo que se oculta, que se guarda para luego revelarse. Quizáì parte de este tráìnsito de la oscuridad a la luz, y de la luz a la oscuridad, ocurra en este recorrido”. 

En el Malba. Av. Figueroa Alcorta 3415. CABA.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ