DATOS ÚTILES
La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady.La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady.La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady.La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady.La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady.
La Boheme Café, para un alto de degustación de dulces típicos en Vinohrady. 
Imagen: Graciela Cutuli
  • Dónde alojarse:
  • Courtyard by Marriott Praga: Lucemburska Street 46, a metros de la estación de metro Flora, de la avenida Vinohradska y de un gran centro comercial que permanece abierto hasta tarde. Ofrece cómodas y amplias habitaciones con wi-fi y TV; gimnasio y fitness-center. El restaurante The Farmer’s Market Bar & Grill, que brinda un completo desayuno, se especializa en cocina internacional e incluye algunas especialidades locales en la carta. En lugar de frigobar, las 24 horas hay disponible un kiosco de comidas y bebidas en el lobby del hotel, donde también se pueden comprar tickets de metro con tarjeta (ya que muchos visitantes no cambian coronas checas y se manejan con euros, pero no suele ser posible para el pasaje de transporte). www.courtyardpraguecity.com
  • Vienna House Diplomat Prague: muy bien situado a 100 metros de la estación de subte Dejvicka y a 1,6 kilómetros del Castillo de Praga. Además de agradables habitaciones de diseño moderno, en categoría de estándar a suite, tiene wi-fi en todo el hotel y computadoras con impresoras en la planta baja a disposición del pasajero. Ofrece un abundante desayuno con muchos productos típicos y promueve el cuidado del ambiente con una iniciativa particular: si el huésped considera que no es necesario que se limpie su habitación un día, puede indicarlo y recibirá a cambio una pequeña sorpresa. En la esquina del hotel hay un minisupermercado con todo lo necesario para el viajero, abierto hasta las 20.00. www.viennahouse.com/en/diplomat-prague
  • Cómo moverse: se puede usar la red de tranvías, metros y buses con un ticket de transporte público que cuesta según su duración (24 coronas, algo menos de un euro, por 30 minutos; 32 coronas, o 1,22 euros, por 90 minutos; o 110 coronas, 4,22 euros, por 24 horas). Sí o sí hay que validarlo en las máquinas al subir al tranvía o antes de entrar al metro (los checos no suelen hacerlo porque usan otros pases). 
  • Más información: Oficina de Turismo de República Checa – CzechTourism. E-mail: [email protected]. www.czechtourism.com