La obra estaba denunciada por la UOCRA
Dos obreros murieron en un derrumbe en Villa Crespo
Cedió una medianera de una obra en construcción en Virasoro 1653 y dos personas quedaron atrapadas entre los escombros. "Cuando llegamos ya no había forma de asistirlas", señaló el titular del SAME, Alberto Crescenti.
Imagen: Twitter

Como ha sucedido en otras oportunidades en la Ciudad de Buenos Aires, la tragedia viste de luto al rubro de la construcción. Dos obreros de 30 y 32 años murieron hoy en el derrumbe de una obra en construcción ubicada en Virasoro 1638, en el barrio de Villa Crespo. Según trascendió, el incidente se produjo luego de que colapsara una medianera. El SAME, Defensa Civil y bomberos trabajaban en el lugar, donde rescataron a otras dos personas que resultaron ilesas.

“Hay dos personas fallecidas, una de 32 y la otra de 30. Cuando llegamos ya no había forma de asistirlas y ya están los bomberos en el lugar”, informó el jefe del SAME, Alberto Crescenti. “Era una obra en construcción de planta baja solamente. Se produjo el desprendimiento y dos trabajadores quedaron debajo de los escombros”, agregó.

Según trascendió, la obra estaba habilitada y se encontraba en etapa de excavación. La Agencia Gubernamental de Control (AGC) aclaró a este medio que hubo una inspección el 15 de septiembre y que no se encontraron irregularidades. Sólo se labró un acta por cuestiones administrativas. Desde la AGC señalaron que desde el 26 de junio, la obra fue inspeccionada en cinco oportunidades. "Nosotros no tenemos denuncias sobre la propiedad", indicaron sus voceros.

Sin embargo, desde la UOCRA confirmaron a Página/12 que la empresa a cargo de la demolición, Demolex Lazaro SRL, fue denunciada el 11 de julio por irregularidades ante la dirección general de Protección del Trabajo del Gobierno porteño, caratulada como "denuncia de obra urgente". El sindicato enumeró en su presentación una larga lista de incumplimientos en materia de seguridad e higiene. Dos  puntos de la denuncia podrían resultar críticos: "Falta afianzar las partes inestables de la construcción" y "falta apuntalar muros medianeros". 

La empresa también incumplió, según la UOCRA, con el uso de "andamios y arneses obligatorias" para ejecutar demoliciones. También verificó una "falta" en la "capacitación" de los obreros registrados, cuyo certificado de cobertura de ART no estaba actualizado. Los inspectores del sindicato tampoco encontraron personal responsable en materia de seguridad e higiene. 

La denuncia de la UOCRA también registró la ausencia de accesos y salidas seguras en "todos los lugares de trabajo", "faltan avisos visibles con números y direcciones de emergencias", "falta mantenimiento y control de orden", "falta ropa de trabajo" y "cascos de seguridad", "falta protecciones oculares" y "auditivas", "arneses". También marcaron la necesidad "verificar condiciones estructurales de escaleras". "Con todas estas irregularidades, la obra debería haber sido clausurada", dijo un vocero del sindicato a Página/12.