El muñeco de nieve, con Michael Fassbender, Rebecca Ferguson y Charlotte Gainsbourg
Cuando revienta el dique de la oscuridad
Tomas Alfredson trabaja con una historia en un universo de claroscuros, tanto fotográficos como de narración.
En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.
En el film, el rojo de la sangre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado. 

Los antecedentes más recientes del cineasta sueco Tomas Alfredson permitían hacerse ilusiones con el estreno de El muñeco de nieve, un policial basado en la oscura novela del escritor noruego Jo Nesbo. Esperanza que en la previa consigue ir incluso en contra del resquemor que produce su origen de bestseller, que no es más que un lugar común, un prejuicio de difícil justificación. El estreno se produce seis años después de su película anterior, El topo, que consiguió tres nominaciones a los Oscar, incluyendo la de Mejor Actor para Gary Oldman, y a casi una década de la sublime fábula gótica Déjame entrar, que nada casualmente son dos extraordinarias adaptaciones de sendos bestsellers. Teniendo en cuenta el carácter escabroso del libro original de Nesbo y que en aquellas dos películas Alfredson demostró ser capaz de descender con asombrosa precisión narrativa y elegancia visual hasta el fondo de dos infiernos bien disímiles, resultaba fácil pensar que aquello de que no hay dos sin tres sería en este caso un hecho consumado.

Y en cierta forma lo es. El muñeco de nieve cuenta con unos cuantos puntos a favor que revalidan los elogios que el director sueco cosechó con sus películas anteriores. Igual que en aquellas se trata de historias encapsuladas en universos de claroscuros en los que el blanco y el negro se entrelazan en un delicado balance. Claroscuros que en primer término son fotográficos (aunque en realidad en Déjame entrar predomine un negro nocturno, en El topo la gama de los grises y aquí el blanco indeleble del invierno nórdico), pero que asimismo se extienden sobre el tejido de la narración. 

Comenzando por la vida del protagonista, Harry Hole, un detective de Oslo para quien la vida parece carecer de sentido, tan perdido se encuentra entre su adicción al alcohol, sus dificultades para vincularse con su ex y el hijo adolescente de ambos (que aún desconoce la identidad de su padre), y el tedio de pertenecer a una fuerza ociosa en virtud de la ausencia casi absoluta de conflictos en la capital noruega. Tanto que el departamento de policía se parece más a las oficinas de Google, con los agentes jugando al ping pong y tomando cafés, que al destacamento de una fuerza armada. En ese contexto, Hole (interpretado por Michael Fassbender) es la mosca blanca, wl único que preferiría tener un asesinato para investigar antes la famosa paz social de las naciones escandinavas.

Como ocurría en la saga Millenium, basada en la serie de novelas del sueco Stieg Larsson, otro autor nórdico de bestsellers –cuyas dos últimas películas fueron dirigidas por Daniel Alfredson, hermano mayor de Tomas–, esa aparente tranquilidad de una sociedad blanqueada de conflictos no es otra cosa que el corcho tapando la rajadura de un dique de oscuridad a punto de reventar. Apenas la superficie en calma de un universo de turbulencias soterradas en donde cuando la violencia por fin aparece, lo hace sin escatimar en golpes de efecto. En ese sentido, El muñeco de nieve se parece a una versión albina de Pecados capitales, de David Fincher, cuya fotografía tendía a un anaranjado pringoso. Sórdida y sangrienta como aquella, esta película tampoco ahorra en escenas de alto impacto en las que el rojo siempre se destaca como una explosión sobre la claridad del paisaje nevado.

Alfredson vuelve a mostrar virtuosismo en la construcción kinética y exquisitez en la forma de componer sus planos, que siempre se organizan aprovechando las características propias de cada espacio para destacar con una naturalidad que es solo aparente aquello que se desea. La fotografía del ganador de un Oscar Dion Beebe se encarga de potenciar aquellos claroscuros que están presentes en el paisaje, en el entorno social y en la vida del protagonista. En contra de esa capacidad, el relato por momentos se vuelve predecible y en otros demasiado retorcido, haciendo que la rosca del misterio termine dando algunas vueltas de más. También intercala toda una subtrama que se parece más a una falsa pista que a un McGuffin, puesta para distraer al espectador. Por no hablar de un final excesiva e innecesariamente “feliz”, incongruente con el espíritu sombrío y trágico que gobierna las casi dos horas previas de la película y que de alguna manera traiciona todo lo que hasta ahí se había construido con paciencia casi artesanal.

7 - EL MUÑECO DE NIEVE

The Snowman, Reino Unido/ Noruega/Estados Unidos, 2017

Dirección: Tomas Alfredson

Guión: Hossein Amini y Peter Straugham, basados en la novela homónima de Jo Nesbo.

Fotografía: Dion Beebe

Duración: 122 minutos

Intérpretes: Michael Fassbender, Rebecca Ferguson, Charlotte Gainsbourg, J. K. Simmons, Val Kilmer, Toby Jones, Chloë Sevigny.