“Intentan instalar una mentira”
Fernando Jones Huala

La aparición de un cuerpo flotando en el Río Chubut generó una gran conmoción en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, donde fue visto por última vez Santiago Maldonado el 1 de agosto. Los voceros de la comunidad, la querella y la familia de Maldonado aseguraron que el mismo lugar ya había sido rastrillado en tres oportunidades, sin resultado. De allí la sospecha de que el cuerpo haya sido plantado en forma deliberada para torcer el rumbo de una causa cuya investigación se concentra cada vez más sobre la actuación de la Gendarmería.

“En este nuevo intento de instalar una mentira, la propia investigación responderá en la medida en que sea una investigación seria”, dijo a PáginaI12 Fernando Jones Huala, el hermano del lonko detenido Facundo Jones Huala y vocero de la comunidad Pu Lof en Resistencia de Cushamen. 

–¿Cuál es el estado de ánimo en la comunidad? ¿A qué conclusiones llegaron a horas de que haya aparecido el cuerpo?

–La gente de la comunidad, más allá del dolor y la impotencia que hace sentir esta situación, siente el apoyo de la familia, las querellas y de los organismos que vienen acompañándonos. Pero más importante aún es el acompañamiento del resto de la sociedad, estamos esperanzados con que se va a saber la verdad y no va a ser nuevamente un acto de impunidad que se sume a tantos otros que han manchado la historia de este país.

–Algunos integrantes de la Pu Lof remarcaron que es imposible que el cuerpo haya estado siempre ahí, donde fue encontrado.

–No es solamente la comunidad la que remarca que es imposible, sino el hecho de que ese mismo lugar haya sido rastrillado tres veces antes del hallazgo. Es más, antes de comenzar el último rastrillaje uno de los buzos le dijo a una lamien (una mujer mapuche) que era todo un circo porque ellos ya habían revisado el lugar. Hay un video del 5 de agosto que no se ha difundido mucho, en donde se ve a un buzo metido en el agua, buscando entre las ramas.

–¿Quién pudo haber plantado el cuerpo allí y con qué fines?

–Quien haya plantado el cuerpo tiene complicidad con Benetton porque los únicos que tienen conocimiento sobre cómo es el territorio son los trabajadores de Benetton. Por otro lado, en el anteúltimo rastrillaje ordenado por el juez Guido Otranto, con helicópteros, drones y 400 efectivos, ¿qué fueron a hacer? ¿Fueron a pasar la tarde? ¿O fueron a investigar el terreno para plantar el cuerpo? Sabemos que Otranto no quiso hacer peritajes del teléfono de Pablo Noceti (el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad), que todos sabemos que ha cruzado llamadas con los protagonistas de los operativos del 31 de julio y del 1 de agosto. 

–Desde algunos sectores se está instalando la posibilidad de que la propia comunidad haya ocultado el cuerpo. 

–Es un nuevo intento de instalar una mentira, pero la propia investigación responderá en la medida en que sea una investigación seria. Aunque se haya ocultado información, hayan avisado para lavar las camionetas, más todo el encubrimiento judicial y mediático, si mínimamente avanza la causa con las pruebas que ya hay, la responsabilidad va a caer sobre la cúpula de Seguridad y el Ministerio de Justicia. En el documento emitido por las Naciones Unidas hace referencia a la estigmatización que sufre el pueblo mapuche. Queda claro cómo han usado al pueblo mapuche como chivo expiatorio para tapar las políticas del Gobierno contra el pueblo mapuche.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ