Trabajo prorrogó por 15 días la conciliación obligatoria
Unilever insiste con despidos
El gremio denuncia que la empresa -que ya anunció la cesantía de 65 obreros- quiere desprenderse de un número mayor de trabajadores para volver a contratar en condiciones más flexibles. Debe presentar un informe para que precise cómo seguirá funcionando.
Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos.Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos.Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos.Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos.Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos.
Trabajadores de Unilever manifestaron ayer en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos. 

El Ministerio de Trabajo provincial decidió ayer prorrogar otros 15 días hábiles la conciliación obligatoria por el conflicto laboral en la planta de Villa Gobernador Gálvez de la multinacional Unilever. Los representantes de la empresa insisten con despedir a 65 trabajadores, decisión que tomaron un día después de las elecciones, sin haber presentado un procedimiento de crisis y argumentando que tienen que reconvertirse tecnológicamente para ser más competitivos. Desde el sindicato de Jaboneros denuncian que están importando los productos que fabrican en la planta, y sospechan que van a desvincular más trabajadores para luego contratar en condiciones de mayor flexibilidad. El Ministerio convocó a una nueva reunión el próximo martes, instando a la empresa a presentar un informe para que precise cómo seguirá funcionando con menos trabajadores.

Las máximas autoridades de la cartera laboral provincial, encabezadas por el ministro Julio Genesini, participaron ayer de la audiencia realizada en la sede local del ministerio, mientras un grupo de trabajadores de Unilever manifestaba en la esquina de San Lorenzo y Ovidio Lagos. También estuvieron los diputados provinciales Miguel Solís, titular de la comisión de Asuntos Laborales, y Carlos Del Frade, el concejal Eduardo Toniolli (PJ), y el secretario de Gobierno de Villa Gobernador Gálvez, Esteban Lenci.

El representante de la multinacional, Rafael Wulfsohn, reiteró que la decisión de despedir a 65 operarios, para mejorar la competitividad, sigue firme. Además, el ejecutivo adelantó que en el proceso de reestructuración que pretenden realizar en la planta, diez trabajadores ya habían aceptado desvincularse, abonándoles el 200 por ciento de la indemnización.

Ante la postura inflexible de la empresa, el ministerio extendió la conciliación obligatoria hasta el 7 de diciembre. De todos modos, los funcionarios dispusieron un nuevo encuentro entre las partes para el próximo martes a las 12.

Desde que comenzó el conflicto, el titular del sindicato de Jaboneros, Matías Rodríguez, sostiene que no hay ningún tipo de inversión en tecnología que explique la necesidad de contar con menos trabajadores para continuar con la producción. El gremio denuncia que la empresa quiere desprenderse de un número mayor de trabajadores para volver a contratar en condiciones más flexibles, aprovechando el clima de época, cuando los niveles de producción son los mismos. Los números de las ganancias que obtiene Unilever no reflejan un escenario de crisis. El año pasado, tuvo utilidades por 24 mil millones de pesos, ubicando a la empresa entre las tres que más facturan en el país.

Aunque la empresa no lo confirma, en el gremio sostienen que van a cerrar la línea de producción del jabón Dove, que la multinacional abrió durante el gobierno anterior, cuando estaba cerrada la importación, un sector que emplea a 15 personas, sumando más preocupaciones entre los trabajadores. "Les exigimos que se generen certidumbres sobre cuáles son las condiciones a seguir, cómo se va a trabajar con menos trabajadores, cuáles van a ser las inversiones, que lo pongan en un papel. Queremos un compromiso de la empresa que no habrá despidos en los próximos años", dijo el abogado del gremio, Carlos Zamboni.

El concejal Toniolli llevó a la audiencia el proyecto de declaración del cuerpo en solidaridad con los trabajadores. "Acompañamos e hicimos los mismos cuestionamientos que hacen los trabajadores y el gremio para intentar tener algún tipo de respuesta sobre el por qué de los despidos, teniendo en cuenta que no hay baja en la facturación y tampoco una inversión en la planta que explique que requieren menos trabajadores; al contrario, la sospecha es que quieren bajar el número de integrantes para contratar bajo otra modalidad más flexibilizada", apuntó el edil.