Una polémica que vuelve
Bati y Crespo
Imagen: AFP

Quince años después de la última vez en la que compartieron un plantel del seleccionado argentino, se sigue discutiendo si los ex centrodelanteros Gabriel Batistuta (foto) y Hernán Crespo podían haber jugado en el mismo equipo, algo que ocurrió durante sólo nueve minutos.

“El único que pensaba que no podíamos jugar juntos era el que mandaba: (Marcelo) Bielsa”, declaró Batistuta en una entrevista con el canal Fox Sports. Bielsa fue entrenador de la Selección entre octubre de 1998 y septiembre de 2004, cuando renunció a su cargo. En ese lapso dirigió al equipo que fue eliminado en la primera ronda del Mundial de Corea y Japón 2002.

En todo ese lapso, Batistuta y Crespo, autores de 56 y 35 goles vistiendo la casaca albiceleste, solamente jugaron juntos durante nueve minutos en un partido amistoso que Argentina disputó en marzo de 1999 en Amsterdam frente a Holanda y que finalizó 1-1. No tuvieron otra oportunidad para hacerlo. En la mayoría de los partidos, Bielsa se inclinó por darle la titularidad a Batistuta y sentar en el banco de suplentes a Crespo.

Inclusive, en el partido que marcó la eliminación Argentina en el Mundial de 2002, y con el equipo 0-1 ante Suecia, Bielsa reemplazó a Batistuta por Crespo cuando restaban pocos minutos para finalizar el encuentro. 

Dos años antes de aquella eliminación mundialista, a la que considera el mayor fracaso futbolístico de su carrera, Bielsa había explicado a la prensa su razón de por qué los dos centrodelanteros no podía integrar el mismo equipo. “Para que ambos jueguen juntos habría que renunciar a un wing o al volante creativo, y esa es una idea que no me atrae. Es mi predilección, pero en un entrenador la predilección es significativa”, explicó entonces el actual entrenador del Lille de Francia.

“Creo que cometió un error. Fue fiel a su idea, pero eso no quiere decir que no se haya equivocado. Me parece que se equivocó”, insistió Batistuta, quien, sin embargo, aseguró que Bielsa que el entrenador que más lo marcó en su trayectoria como futbolista.

Batistuta, inclusive, recordó que antes de la cita mundialista en continente asiático había marcado 21 goles en la Liga italiana vistiendo la camiseta de la Roma, con la que fue campeón aquella temporada. Crespo, en tanto, había sido el goleador del torneo con 22 anotaciones en la Lazio. “Nadie hacía más goles que nosotros”, recordó.

“Qué lástima! Hubiera sido divertido!”, escribió, por su parte, Crespo en su cuenta de Twitter tras citar las declaraciones de Batistuta.

Quince años después, con Jorge Sampaoli como entrenador, la Selección inició la búsqueda, entre otras variantes de juego, de quién será el centrodelantero del equipo que jugará el Mundial de Rusia 2018.

El último sábado frente al anfitrión de la Copa del Mundo, el atacante del Manchester City Sergio Agüero convirtió el gol del triunfo y se ganó la posibilidad de volver a jugar como titular hoy ante Nigeria.

En los siete partidos en los que lleva al frente de la Selección (tres amistosos y cuatro encuentros de eliminatorias sudamericanas), Sampaoli ya probó en el puesto de 9, además de Agüero, con Gonzalo Higuaín (Juventus), Joaquín Correa (Sevilla), Mauro Icardi (Inter) y Darío Benedetto (Boca).

Pero sólo durante muy pocos minutos de los siete partidos decidió compartir el centro del ataque con dos número 9. El 31 de agosto Correa e Icardi compartieron el campo de juego durante dos minutos, y el 3 de septiembre, ante Venezuela en Buenos Aires, Icardi y Benedetto estuvieron juntos 12 minutos.

En diferentes oportunidades durante su carrera, Sampaoli se reconoció como un admirador de Bielsa.