HOY Sátira HOY

@humoristarudy

¿Como le va, lector? ¿Qué nos dice, que nos cuenta, que tiene para alegrarnos esta semana?  ¡Vamos, lector, en medio de la Revolución de la Alegría que laya lleva dos años de exitoso ajuste nacional 

¡No nos va a decir que usted se quedó afuera y no tiene nada, pero nada, que pueda compartir con el resto de nuestros lectores y alegrarles el fin de semana a todas y todos, o por lo menos a algunas y algunos, que es lo que se usa ahora!

A ver, lector, lo vamos a ayudar, le damos a dar un exquisito menú de buenas noticias, o al menos de posbuenas noticias. Si hay posverdades que no son verdaderas,  ¿Por que no “posbuenas noticias” que nos arranquen, no digamos una carcajada, pero al menos una mueca interesante y que pueda ser mostrada a cámara para desmentir a los tremendistas de siempre?

Miré, acá tiene, elija “ su” buena noticia y compártala

  • Mi tía Eulalia se estaba por jubilar e iba a cobrar una miseria, pero ahora, gracias a la reforma provisional que se viene, va a poder trataba unos cuantos años más
  • Mi primo José tenía una pyme, y durante el gobierno pasado le iba bien, para vergüenza de mi familia que siempre se preocupaba que hacía nuestro primo,  con lo inteligente que es, en una empresa tan chiquita? Ahora gracias a la importación, cerró su empresa  y está trabajando en mantenimiento en una multinacional
  • Mi primo el JuanMiguel se estaba por casar, y se quería meter en un crédito para tener su casita de dos ambientes. Pero ahora, gracias a los nuevos planes, en unos años, con ese mismo crédito, va a poder deberle al banco tres palacios enteros,. Y elegir una novia mas adecuada a su nueva situación
  • Mi vecino Ricardo tiene la mala suerte de trabajar a sueldo., y todos los años le aumentaban de acuerdo a las paritarias que negociaban el sindicato y la patronal. Y a él siempre le parecía poco, y encima tenía que pagar ganancias. Ahora, si todo dale bien, va a poder negociar en su propio nombre con la empresa, defender sus propios intereses.
  • Unos vecinos de mi cuadra se pasaban toda la tarde tomando mate en la calle con los chicos que gritaban y los perros que ladraban alrededor de la Pelopincho. Pero ahora se mudaron a Nordelta y van a estar finalmente con gente de su nivel
  • Mi viejo se pasaba el día mirando en la tele las malas noticias. Ahora ya no dan más malas noticias, y mi viejo es más feliz, sobre todo desde que decidió no tener más cable para poder comprarse los medicamentos que no le da más el PAMI, ¡Él que se estaba quedando sin voz, ahora grita todo el día!
  • ¡Van a aumentar los impuestos sobre las bebidas alcohólicas y las gaseosas! Yo no sabía como convencer a mis pibes que se alimenten mas sanito!  Ahora sí
  • ¡Metieron presos a  De Vido y a Boudou! Sí, ya sé, no les hicieron el juicio correspondiente. Bueno, cualquier cosa después les piden disculpas. pero seguro que no va a hacer falta, porque está demostradísimo que ellos  formaron parte del gobierno anterior, y eso debería ser prueba suficiente para que sean condenados, en los tribunales, o al menos en los grandes medios, que  es donde realmente importa
  • ¿Se acuerda lector que durante mucho tiempo la gente se quejaba porque sacaba un crédito y luego tenía que pagar muy altos intereses? ¡Bueno, lector, eso no pasa más. Ahora usted saca un crédito, y los intereses no suben. ¡Lo que va subiendo automáticamente es el capital! ¡ No es maravilloso? ¿No le da status?

¡Vio, lector? ¡Le ofrecemos buenas noticias! ¡Posbuenísimas!

¿ya eligió la suya? Comparta, dele, sea feliz usted, que “La angustia es el otro”.

Claro que pasan cosas maravillosas en estos tiempos. Porque no era cuestión de ganar las elecciones y después olvidarse de la gente que los votó, y sobre todo, de los que no lo votamos.

¡Nononononono! Este gobierno se acuerda de todos y cada uno, y de los que no se acuerda, revisa en las redes sociales, para no equivocarse. Y por primera vez en la historia, cumple con sus promesas. 

Dijo que iba a haber ajuste ¡ hay! Dijo que iba a haber tarifazos ¡hay!  ¡Dijo que iba a haber represión? ¡ Ay. Ay, Ay!

Y todo, con palabras tan cool, con lenguaje tan moderno, que uno se pregunta donde se habrán educado estos muchachos, quien les habrá enseñado a decir las cosas más terribles, las que quizás le empeoran la vida a millones de personas, sin que se les mueva un  milímetro la pos-sonrisa

¡Es como si festejaran los goles del equipo contrario!

¿O será que son el equipo contrario?

Nos vemos la semana que viene, lector.