El Movimiento Sindical Rosario resistirá la reforma laboral
Los derechos no se negocian
Los gremios nucleados en MSR se declararon en estado de alerta, movilización y sesión permanente por los cambios que el gobierno enviará al Congreso, tras acordar con la CGT. "Tenemos una postura clara contra el ajuste", dijo Botto.
Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores.Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores.Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores.Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores.Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores.
Los gremios del MSR creen que cualquier modificación será en menoscabo de los trabajadores. 

El Movimiento Sindical Rosarino (MSR) se declaró en estado de alerta, movilización y sesión permanente por la reforma laboral que el gobierno nacional, tras acordar con la CGT, enviará al Congreso para su tratamiento. Desde el MSR rechazaron "cualquier intento de reforma del régimen laboral, previsional o de seguridad social que perjudique los derechos de trabajadores activos o jubilados". Según los gremios locales "no existe posibilidad de alterar la ley laboral sin que implique un menoscabo para los trabajadores". El secretario General de Luz y Fuerza y titular del MSR, Alberto Botto, dijo a Rosario/12 que los gremios rosarinos tienen "una postura clara contra el ajuste, porque no es reforma, lo que no sabemos es hasta dónde llega el impacto de este ajuste". Por otra parte, y ante la firma del pacto fiscal entre el presidente Mauricio Macri y 23 provincias, desde Amsafé provincial señalaron ayer que el acuerdo "ajusta a los trabajadores".

Luego de una extenso encuentro que finalizó el jueves a la noche, los sindicatos nucleados en el MSR -Luz y Fuerza, La Bancaria, Sadop, Municipales y judiciales, entre otros- rechazaron el proyecto de reforma laboral que el gobierno nacional anunció que enviará al Congreso tras haber arribado a una acuerdo con la CGT. "Declaramos nuestra oposición a cualquier negociación que en nombre del Movimiento Obrero perjudique a los trabajadores activos o jubilados", advirtieron.

"Las bajas de indemnizaciones, los blanqueos del fraude laboral, las nuevas figuras contractuales que esconden modelos de flexibilización en el trabajo u otras concesiones por el estilo no son materia negociable", plantearon. "Si lo que preocupa al gobierno nacional es la generación de empleo estamos dispuestos a discutir políticas de impulso del mercado interno, control de las importaciones, impulso de la industria nacional y fuertes regulaciones a la especulación financiera", agregaron.

Los gremios rosarinos proponen "debatir un nuevo régimen tributario que apunte a la equidad contributiva sin recargar a los que menos tienen para favorecer a los poderes económicos concentrados". En consecuencia, se declararon en estado de alerta, movilización y sesión permanente mientras dure el trámite parlamentario de la reforma laboral.

El MSR forma parte del Movimiento Obrero Santafesino (MOS), que integran la CTA provincial, cinco regionales de la CGT, Festram, ATE Consejo Directivo provincial y Amsafé provincial. Hace unos días, el flamante espacio sindical publicó una solicitada en la que remarcaron que el proyecto de reforma laboral "sólo acrecienta la ganancia empresaria", y que de aprobarse "arrasará con los derechos laborales en beneficio exclusivo del sector empresario".

La firma del acuerdo fiscal entre el presidente Mauricio Macri y las provincias, con excepción de San Luis, motivó una fuerte reacción desde Amsafé provincial. El gremio docente señaló que el pacto fiscal tendrá un fuerte impacto para los trabajadores. Por el acuerdo, las provincias deberán congelar la planta de sus trabajadores. "No se crearán mas cargos y no se fundarán escuelas", advirtieron.

Además, los docentes plantearon que "la disminución de ingresos brutos traerá que las grandes empresas paguen menos y los trabajadores a través del impuesto inmobiliario recibirán un fuerte aumento". También remarcaron que a través del acuerdo "se producirá un fuerte desfinanciamiento del Ansés en los próximos años, llevando al sistema previsional argentino a la quiebra". Finalmente, desde Amsafé provincial indicaron que "están en peligro todos los regímenes especiales de jubilación, entre ellos el docente".