Denuncia de vecinos por una enorme estructura publicitaria al borde de la Panamericana
Jorge Macri tiene un problema de cartel
El macrismo de Vicente López aprobó el emplazamiento de una gran torre metálica mediante una “excepción” al Código de Planeamiento. Los vecinos denuncian que incumple las normas y temen por su seguridad. Cuando protestaron fueron amenazados por policías sin identificación.
La torre fue instalada en Echeverría al 600 el sábado, en un operativo relámpago.La torre fue instalada en Echeverría al 600 el sábado, en un operativo relámpago.La torre fue instalada en Echeverría al 600 el sábado, en un operativo relámpago.La torre fue instalada en Echeverría al 600 el sábado, en un operativo relámpago.
La torre fue instalada en Echeverría al 600 el sábado, en un operativo relámpago. 
(Imagen: Archivo)

“Esta obra es un reflejo de la impunidad en el municipio”. Así retrataron los vecinos de Villa Martelli el emplazamiento de un cartel de publicidad de 30 metros de altura, que apunta directamente a la Panamericana, ubicado frente a un centro de jubilados. La instalación de la torre, hecha en un tiempo record de 12 horas, implica varias irregularidades, entre ellas la excepción votada por el macrismo en el Concejo Deliberante de Vicente López que no incluyó el consentimiento de los vecinos lindantes al letrero y la ubicación en una calle distinta a la estipulada en el permiso municipal.

El sábado pasado, a las 8 de la mañana, personal de la empresa Look Media S.A., acompañado por oficiales de tránsito y dos policías sin identificación, vieron llegar las dos grúas contratadas para montar un cartel de publicidad al costado de la Panamericana. La elección del día y el horario no fue casual: los sábados se encuentra cerrado el jardín de infantes ubicado frente a la obra, hay menos jubilados en el centro de recreación y los vecinos de la zona aprovechan el descanso. Cuando los residentes detectaron la maniobra, se acercaron para pedir explicaciones. Dos oficiales, sin placa identificatoria, impidieron su paso. “Fue todo preparado y a las apuradas. Los propios obreros no tenían arnés ni cascos. Ningún vecino fue avisado de la construcción del inmenso cartel y para peor, la policía te prepoteaba, te quería arrestar o te mandaba a hacer la denuncia a una Fiscalía. Doce horas después, tenemos un gigantesco cartel de publicidad”, explicó Humberto Mastronardi, uno de los vecinos perjudicados por la edificación de la columna de 30 metros de altura.

“Es una lucha que llevamos hace 16 años acá en el barrio. Siempre es lo mismo, ellos (por el Concejo Deliberante) dictan una resolución para que empresas privadas levanten carteles de publicidad, viciada de irregularidades, y nosotros que estamos en la colectora de Panamericana nos presentamos en la Municipalidad para poder bajar el proyecto. Pero lo del sábado es el colmo, incluso el inmueble para el emplazamiento de la columna está aprobado para otra cuadra”, expuso a Páginal12 Juan Carlos Verde, cuya casa se encuentra pegado a la obra. Tanto en el permiso presentado por la empresa (Look Media), en la ordenanza municipal N°34318 del Concejo Deliberante y en el decreto del intendente de Vicente López, Jorge Macri, la colocación de la estructura publicitaria “se estipula en Padre Edmundo Vanini 602”. Sin embargo, el cartel de publicidad se levantó en la calle paralela, Esteban Echeverría al 600.

Para ubicar un cartel publicitario –de enormes dimensiones– en el partido de Vicente López, es necesario conseguir la autorización por escrito de los linderos, ya sean frentistas, contrafrentistas o que estén afectados por el cono de sombra que produzca la columna, de acuerdo con la ordenanza municipal N°22.816l (correspondiente al Código de Publicidad de Vicente López). 

Ahora bien, si todos los vecinos afectados se manifiestan en contra de la construcción, ¿cómo la empresa Look Media consiguió el permiso? El 19 de noviembre del año pasado, en un debate que terminó con 15 votos positivos y 8 en contra, el Concejo Deliberante de Vicente López sancionó una ordenanza municipal (N°34318) que permite a la empresa constructora exceptuar la presentación de la firma de los linderos. Es decir, se evitó la consulta a los vecinos. Catorce días más tarde, el reelecto intendente y presidente del Banco Provincia, Jorge Macri, firmó el decreto. “Genera impotencia saber que los únicos perjudicados por este cartel somos en realidad los únicos excluidos”, comentó a este diario Néstor Jáuregui, otro de los afectados por la construcción.

Precisamente,  uno de los objetivos centrales de Macri en la carrera por la intendencia fue el compromiso para “acabar con los ‘pedidos especiales’ de distintas empresas para la urbanización” de esta localidad que agrupa las localidades de Olivos, La Lucila, Vicente López, Villa Martelli, Villa Adelina, Munro, Florida y Carapachay. En un spot de campaña, el entonces candidato –Jorge Macri asumió por primera vez en 2011 y luego fue reelecto en las últimas elecciones– explicaba que “el desarrollo urbano ocurrirá de manera estratégica y discutido de cara a los vecinos. Las excepciones son sinónimo de corrupción y de injusticia”.

“Es moneda corriente la falta de planificación del gobierno de Jorge Macri. Estamos acostumbrados en esta gestión municipal que no se siga un esquema planificado a mediano y largo plazo y luego sucedan estas cosas: una empresa privada beneficiaria y vecinos perjudicados”, comentó a este diario Joaquín Noya, concejal de Vicente López por el Movimiento Evita e integrante de la comisión de Obras Públicas y Urbanismo en el Concejo Deliberante.

A partir de la construcción de la estructura –aún falta una marca que publicite–  el mayor miedo de los vecinos es el peligro de derrumbe. “En esta cuadra hay una plaza, un jardín de infantes, un centro de jubilados y varias casas. Si se cae, temo por el número de víctimas mortales”, advirtió Marilyn Seveso y continuó: “Además hay demasiadas complicaciones: la desvalorización de la propiedad, el cono de sombra para las casas, la contaminación visual para los que conducen por Panamericana”. 

Carlos Roberto, exconcejal del Partido Socialista y vecino afectado por la construcción, explicó que “los próximos pasos a seguir son dos. Por un lado conseguir, sabiendo la excepción que reglamentaron, que el Concejo Deliberante derogue esta inmensa columna, antes de que establezca la propaganda o bien, la vía judicial y la intervención de un juez. Las dos opciones, sinceramente, son muy complicadas”.

Informe: Jeremías Batagelj.