Amenaza de cierre de la Fundición Martínez por el costo de la energía
Reclama la solución de fondo
Ignacio Boero, titular de la empresa de Granadero Baigorria que fue recuperada en 2015 para salvar 80 puestos de trabajo, pidió una reunión con el gobernador ya que no podrá continuar luego del receso estival debido a los costos fijos.
Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo.Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo.Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo.Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo.Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo.
Fundición Martínez estuvo a punto de quebrar en febrero de 2015 y vuelve a estar en riesgo. 
Imagen: Andres Macera

Ignacio Boero, titular de Fundición Martínez, la metalúrgica ubicada en Granadero Baigorria que emplea a 80 trabajadores, envió notas al gobernador Miguel Lifschitz, a la secretaria de Energía, Verónica Geese, a los ministros de Trabajo y de la Producción, Julio Genesini y Luis Contigiani, y al titular de la UOM, Antonio Donello, advirtiéndoles que debido a los incrementos de los costos energéticos y la apertura de importaciones no pueden mantener la fábrica en marcha. En ese marco, el empresario solicitó una reunión urgente con el gobernador para encontrar una solución de fondo que apunte a disminuir los valores del costo fijo de la Empresa provincial de la Energía (EPE). Caso contrario, avisó, van a cerrar la fábrica luego del receso vacacional de enero del 2018. El panorama es preocupante porque hay otras empresas electrointensivas que se encuentran en la misma situación.

En la nota enviada al ministro Genesini el pasado 6 de octubre, en las que solicitaba la intervención de la cartera laboral, el titular de Fundación Martínez ya advertía que la empresa había sufrido desde el 2015 incrementos del orden del 1.000 por ciento en el costo del valor del kw/h por parte de Camesa, la empresa mayorista que distribuye la energía, y del 130 por ciento de los cargos fijos de la EPE, aumentando muy por encima de la inflación del país.

Según precisó el empresario -quien aclaró que están realizando gestiones con el gobierno nacional por la parte del cargo variable del kw/h- los números representan un 17 por ciento del costo total del producto terminado, versus un 3 por ciento en el 2015 cuando se hicieron cargo de la empresa. Además, desde el 21 de diciembre del 2015 se importaron unas 10 mil campanas. Estas variaciones, subrayó, transformaron en insostenible la actividad.

Si bien Boero reconoció y agradeció que los funcionarios, desde sus posibilidades, ofrecieron créditos blandos para intentar comprar algo de tiempo, consideró que son herramientas insuficientes para lograr alguna solución de fondo que les permita sustentar la actividad laboral y poder sostener las fuentes de trabajo. En la carta, el empresario adelantaba que al no tener una respuesta de los funcionarios provinciales se veían obligados a abandonar el proyecto de la Fundición.

"Lamentablemente, bajo las condiciones que venimos atravesando durante los años 2016 y 2017, la empresa se torna inviable, originado fundamentalmente por el aumento disparatado del cuadro tarifario de energía eléctrica, profundizado con la apertura indiscriminada de las importaciones de campanas de freno de fundición", resumió Boero en la carta enviada a Donello el pasado lunes.

En todas las notas, el empresario destacó que Fundición Martínez es una empresa recuperada. Luego de graves dificultades y estando concursada estuvo a punto de tener sentencia de quiebra en febrero de 2015, y en respuesta a un pedido de la UOM para evitar perder las fuentes de trabajo, iniciaron su gestión en la planta de Granadero Baigorria al mes siguiente después de más de medio año de tener paralizada la producción, lo que les permitió salvar 80 fuentes de trabajo.

"Hemos intentado por todos los medios a nuestro alcance que las autoridades, tanto de la EPE como de los diferentes ministerios dispongan de las herramientas pertinentes para readecuar el cuadro tarifario, y en especial ajustar al 50 por ciento los cargos fijos que hoy perciben, a fin de lograr un equilibrio que permita mantener la empresa en marcha", planteó Boero en la nota al titular de la UOM.

"Sin embargo, ante la falta de respuestas por parte de las autoridades mencionadas, en estas condiciones nos resulta inviable mantener la fábrica, y muy a pesar de todos los esfuerzos realizados durante casi tres años por todo el equipo de Carlos Boero SRL, Fundición Santiago Martínez, la UOM y toda la gente que colaboró en este proceso, luego del receso estival no nos queda otra alternativa que discontinuar la producción en Fundición Martínez", concluye la nota a Donello, en las que adjuntó las enviadas al ministro Genesini y al gobernador Lifschitz, en este caso con copia a la secretaria Geese.