El lunes se pone en marcha finalmente el corrimiento del horario del servicio
El subte arranca y cierra más tarde
En los días hábiles, los trenes circularán entre las 5.30 y las 23.30. Ahora lo hacen de 5 a 23. Los sábados, el horario será de 6 a 24. Los domingos no habrá cambios.
El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó.El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó.El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó.El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó.El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó.
El cambio iba a implementarse el 1º de junio, pero se postergó. 
Imagen: Leandro Teysseire

Finalmente el subte cambiará de horario desde el 4 de diciembre, cuando comenzará a funcionar de lunes a viernes de 5.30 a 23.30 y los sábados de 6 a 24. La modificación que iba a entrar en vigencia el 1º de julio pasado, tras la votación de más de medio millón de personas en una consulta que a modo de marketing hizo el Programa de Participación Ciudadana del gobierno porteño, había sido postergada porque según Sbase y Metrovías necesitaban más tiempo para implementar el cambio.

El nuevo horario será oficializado hoy, a las 8.30, por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, durante un acto en la Plaza República Federativa de Brasil, en Julio Víctor González y Eduardo J. Couture. 

Las líneas de subterráneo correrán desde las 5.30 a 23.30 de lunes a viernes y de 6 a 24 los sábados, mientras que domingos y feriados el servicio mantendrá su horario actual entre las 8 y las 22. El horario actual del servicio es de lunes a viernes de 5 a 22.30 y los sábados de 5 a 23. 

En los hechos, la modificación implica que durante la semana el servicio terminará media hora más tarde que ahora y, para eso, comenzará también treinta minutos después de lo que lo hace ahora.

Los estudios de flujos de pasajeros en los que se basó el gobierno para impulsar la modificación detectaron que durante los días de semana viaja muy poca gente de 5 a 5.30 (menos de 2200 personas), al igual que los sábados entre las 5 y las 6, y se advirtió que la demanda aumenta al caer la noche.

Según esos mismos análisis, “el nuevo horario que entrará en vigencia  beneficiará a 140.000 personas”.

Sin embargo, los trabajadores del subte habían criticado la medida, porque “para abastecer a 30.000 pasajeros en la última media hora”, dejan a pie a mucha gente en la primera media hora del día.

En una entrevista de este diario, unos días después de que se anunciara el cambio, en mayo, tras la encuesta del gobierno, el metrodelegado Enrique Rositto advirtió que la modificación “no es una extensión”. “Es una versión mercantilista del transporte donde la rentabilidad de la media hora de la mañana es muy baja y la rentabilidad de la última hora es más alta. Pero el transporte es un servicio y no una mercadería. Es como plantear cerrar la guardia de los hospitales porque viene poca gente. El subte debería estar funcionando la mayor cantidad de horas posible” aseguró.

El cambio que iba a implementarse desde el 1º de julio, había sido votado  por el 83,6 por ciento de los votantes que participó de la consulta realizada por el gobierno de la ciudad, que se realizó entre el 3 y el 9 de mayo a través de redes sociales y en 17 puestos emplazados en las distintas estaciones de subte. De los 511.016 votos, 427.439 fueron favorables al nuevo horario.

Sorpresivamente, un día antes de que entrara en vigencia, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte postergó la medida tras una reunión con los metrodelegados y sostuvo que se necesitaba “más tiempo para realizar la readecuación”.