Tras un megaoperativo detuvieron a Noray Nakis y a 21 barrabravas de Independiente
A Nakis y el Bebote los une la cárcel
Al dirigente de Deportivo Armenio y vicepresidente primero del club de Avellaneda lo acusan de estar involucrado en negocios espurios con el jefe de la barra Bebote Alvarez. Otro mandamás, El Polaco Petrov, ex custodia de Moyano, se resistió al arresto a los tiros e hirió a dos policías.
Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes.Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes.Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes.Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes.Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes.
Otros tiempos. Ritondo (vocal 1º), Nakis (vice 1º), Moyano (presidente) y Yoyo Maldonado (secretario), sonrientes. 

El mundo del fútbol se despertó ayer con su enésima noticia policial. De madrugada, un operativo terminó con la detención del vicepresidente de Independiente, Noray Nakis. Se lo acusa de pertenecer a una asociación ilícita que lavaba dinero junto a barrabravas del club que también fueron apresados. Uno de ellos, Roberto “El Polaco” Petrov, ex guardaespaldas de Hugo Moyano, resistió a los tiros e hirió a dos efectivos de la Bonaerense.  Los cargos constan en la causa que lleva adelante el juez de Garantías de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale. Entre los arrestados se encuentra Walter Nerón Iriarte, el arquero titular de Excursionistas que juega en el torneo de Primera C, imputado como integrante del grupo. El caso fue presentado en una conferencia de prensa que dieron la ministra de Seguridad de la nación, Patricia Bullrich y su colega de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo. También estuvo el responsable de la APreViDe, Juan Manuel Lugones, quien presentó la denuncia en marzo pasado. 

En los diferentes operativos que ordenó Vitale se secuestraron dinero, armas, banderas de Independiente y de otros equipos y varios artículos identificados con el club. Solo en la redada que cayó Petrov, en la localidad de La Reja, la policía incautó 4 millones de pesos. El barra brava había sucedido a Pablo “Bebote” Alvarez, sindicado como jefe de la asociación ilícita, quien ya estaba detenido desde el 27 de octubre pasado. Cuando llegó la comisión de la Bonaerense a su vivienda, la recibió a los tiros para resistirse a la detención. En el enfrentamiento hirió al subinspector Juan Benítez y al oficial Maximiliano Cano Sosa en sus miembros inferiores.

Nakis fue detenido en un hotel. Una curiosa coincidencia, si se toma en cuenta que la Justicia le atribuye la propiedad de un albergue transitorio en sociedad con Alvarez. Las escuchas que autorizó el magistrado fueron claves para determinar los cargos contra los acusados. En una de ellas le decía a Bebote: “Ese lugar lo voy a comprar. Yo quiero que seas vos el que sea socio mío en eso. ¿Entendés?” Lugones atribuyó ese comentario a que “Nakis le ofrecía ser socio en un albergue transitorio a Bebote Álvarez. Y hasta mandaron gente para que los trabajadores no vuelvan al lugar”. La denuncia la impulsó él mismo como titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APreViDe) que depende de Ritondo.

Luciano, el hijo del directivo ahora detenido y presidente del club Deportivo Armenio, fue el único que salió públicamente en su defensa: “El no tiene nada que ver con los negocios de la barra. Más de una vez dijo que los iba a sacar de una patada en el traste si se acercaban al club”, argumentó. En declaraciones a Radio La Red describió los medios de vida de Noray: “Mi familia es de clase media alta. Tenemos dos joyerías sobre la calle Libertad. Tenemos negocios desde antes de que mi papá fuera vicepresidente de Independiente y desde entonces no mejoramos, sino que empeoramos. Somos gente de trabajo y de bien. A Independiente no volvemos más”.

Nakis, aunque integra formalmente la comisión directiva que preside Moyano, había sido raleado de toda función ejecutiva en el club. Una fuente de la AFA le dijo a PáginaI12 que “en la nueva lista de la conducción de Independiente ya no figura”. Los que si integran la lista de detenidos que arrojaron los 35 operativos policiales dispuestos por el juez, son, además del dirigente y Petrov: Italo Ariel Romero (alias Cebolla), Damián Horacio Lagaronne, César Andrés Godoy, Carlos Nicolás Godoy, Jhonatan Ferrari, Pablo Martínez, Carolina Lilian Broncano y Facundo Alejandro Quintero –arrestados por la Policía Bonaerense– y Gabriel Adrián Bartone, Gastón Adrián García, Martín Adrián Parra y Walter Nerón Iriarte, a los que detuvo la Federal. 

Este último juega como arquero titular en Excursionistas, de la Primera C. Tiene 31 años y llegó al club de Belgrano hace dos temporadas proveniente de Deportivo Riestra. En la última fecha del torneo había atajado en el partido contra Luján donde su equipo perdió 1 a 0. 

La investigación judicial fue encabezada por los fiscales Viviana Giorgi y José Luis Juárez de la UFI N° 1 de Lomas de Zamora. El expediente ya superó las 300 fojas con pruebas que incriminan a los detenidos. La ministra Bullrich, tan afecta a los anuncios rimbonbantes en su declamada lucha contra las mafias, informó en la conferencia de prensa: “Nakis utilizaba a la barra como fuerza de choque para negocios propios como la compra de un hotel. Los negocios criminales no eran solo alrededor de la cancha. Se trata de una típica asociación ilícita. Una gran parte de esta mafia está presa. Hay prófugos, pero hay 14 detenidos y eso es muy importante”.

A su turno, el ministro Ritondo destacó “el trabajo de la dirigencia de Independiente que nos permitió utilizar las cámaras del club y padrones. Están detenidos Bebote, el Polaco y Cebolla o Tortuga. Se secuestró una gran cantidad de armas y dinero. Es la dirección correcta”. Lo dijo como funcionario y también como dirigente. Era inevitable.